Compartir
Para algunas mesas directivas graduaciones son vistas como negocio: Rodrigo Tavares

Para algunas mesas directivas graduaciones son vistas como negocio: Rodrigo Tavares

Rodrigo Tavares García, presidente del Comité Estatal de Jubilados y Pensionados de Educación en Tamaulipas. (F. AVILA)
Rodrigo Tavares García, presidente del Comité Estatal de Jubilados y Pensionados de Educación en Tamaulipas. (F. AVILA)

José Luis Ávila / Reportero

Cd. Victoria, Tamaulipas.-  Para algunos profesores y mesas directivas las graduaciones son vistas como puro negocio, por la razón de que tratan de sacar provecho lo más que se pueda en la obtención de recursos económicos a costa de los alumnos que concluyen su educación pre escolar, primaria y secundaria.

El presidente del Comité Estatal de Jubilados y Pensionados de Educación en Tamaulipas, Rodrigo Tavares García, dijo al respecto que sin embargo hay planteles que aprovechan estas ceremonias próximas a realizarse, para buscar recursos para el sostén de las mismas escuelas.

Por ejemplo en las secundarias de la localidad, sobre todo aquellas de prestigio aprovechan la entrega de los certificados a los alumnos que concluyen el tercer año para obtener dichos apoyos en mejoramiento de las mismas.

Pero también existen algunos planteles que sus directores hasta prefieren realizar las ceremonias de graduación en  centro cívico y teatro Juárez, cuando esta podría desarrollarse en los patios de las mismas escuelas, además que ello no generaría costo alguno, “pero los directores y mesas directivas aprovechan el momento para obtener recursos”.

 “Los estudiantes no están concluyendo con sus estudios, ni mucho menos se están recibiendo, solamente están terminado una etapa de educación para continuar en otra y proseguir el camino hacia la graduación de una profesión. Yo creo que algunos directores exageran en rentar locales para esta ceremonia cuando realmente se puede realizar en la institución”.

Las graduaciones son un acto cívico y social pero en ningún momento debe convertirse en un negocio como ocurre en algunas de  las instituciones educativas, sobre todo de las consideradas de más prestigio en la ciudad.

Este tipo de ceremonia solo son vistas por un pequeño grupo de directores y mesas directivas como recaudatorias porque quieren exprimir al máximo este tipo de eventos porque alquilan la sillas, venden el agua, cobran la entrada incluso para ir al baño o bien venden el distintivo a los graduantes cosa que no debería ser así.

Dejar un Comentario