Compartir
Entre Nos… Se llegó la hora del voto

Entre Nos… Se llegó la hora del voto

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos… Se llegó la hora del voto… Con veda electoral y ley seca entre otras cosas, este domingo los mexicanos deberemos elegir a quienes nos representarán en el Honorable Congreso de la Unión en la próxima legislatura, conformada por 500 personas que vivirán muy bien durante tres años, cobrando lo que muchos nunca imaginaron, y con el compromiso de hacer nuestro marco legal justo y respetable, en la medida que el Sistema se los permita.

Ya los candidatos de todas las fuerzas políticas hicieron su labor tratando de convencer a la gente: pocos, muy pocos esgrimieron razones de peso para que la gente sepa por qué debe votar por ellos y por ellas; algunos otros, dedicaron el gasto de sus campañas y tu valioso tiempo a denostar y difamar a los contrincantes, como si por esa razón fueran a ganar.

En México entero, esperemos se pueda celebrar la votación, amenazada por grupos de vándalos y delincuentes disfrazados de una de las más nobles profesiones que tiene el ser humano.

Hemos visto una serie de promocionales de parte del Instituto Nacional Electoral en los que se exhorta a la población a salir a votar, garantizando que habrá equidad y lo que es más importante: un profundo respeto a la voluntad popular que, nos consta, se ha respetado en los últimos años, al menos en Tamaulipas, donde la decisión de la ciudadanía, justa o no, ha sido la que prevalece en una elección.

Ya nos dijeron qué harán, que pretenden y más:; algunos caminaron muchos kilómetros haciendo campaña de convencimiento por ese método, y otros trataron de aprovechar el tiempo para difamar. Pocos, realmente pocos aprovecharon la magnificencia de las redes sociales y dejaron ese recurso para después, denostando su importancia y la forma en que es consultado hoy en día.

Ya pasó el tiempo de convencer, el de reflexionar, y ahora toca el de comprometerse con el sistema democrático que nos ocupa, aunque no estemos convencidos de que funciona a la perfección, pero hemos de apoyar el mismo en aras de mantener la esperanza de contar con un Congreso elegido por la ciudadanía, en relación a los votos que se obtengan, y que los problemas, esperamos, sean menores: que no haya esas pataletas que algunos ya preparan para esgrimir fraude y esas cosas, y que otros puedan reconocer cuando ganen o pierdan, que sepan reconocer la valía y fuerza de cada uno de sus opositores.

No hay enemigo pequeño aunque muchos se hayan echado sobre los presupuestos en forma por demás canibalesca y optado por devengarlo en aspectos personales que de campaña; hoy toca elegir y ya.

Los partidos registrados tienen a sus candidatos prácticamente preparados para la jornada electoral. Hoy toca, a cada uno de ellos, ejerce r su propio derecho al voto y emitir su opinión a favor de alguien de la lista de pretendientes al cargo. Ya es hora de la verdad y queremos hacer énfasis en la necesidad de acudir a ejercer ese derecho y obligación y no dejar que otros decidan por nosotros.

Qué bueno fuera obtener porcentajes de esos fuera de serie, donde quien gane y los perdedores ocupen más del 70 por ciento u 80 de las votaciones.

Sabemos que los porcentajes son bajos en elecciones intermedias, pero estamos esperanzados en que haya un levantamiento en la cantidad de personas interesadas en participar, y que el resultado sea lo mejor para todos los que habitamos esta Nación y este estado tan castigado por las últimas circunstancias.

No olvide temprano acudir a la casilla que le corresponde, buscar su derecho a votar y emitir su opinión, en el desarrollo de la encuesta más importante de todo el proceso que tiene que ver directamente con la forma en que nos conduzcamos cada uno de nosotros.

Es la hora de votar, ya pensamos, ya vimos, ya sabemos, hoy, tenemos que elegir, y no hay otra opción.

Comentarios: [email protected]

 

 

Dejar un Comentario