Entre Nos ... Aumenta gasto en salud

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos … Aumenta gasto en salud … Cierto o no, las noticias provenientes de la Ciudad de México, capital de la Nación nos dejan estupefactos: se espera que para el año 2020, es decir, dentro de cinco años, el sector Salud ocupe el 10 por ciento del total del PIB –Producto Interno Bruto- del país, en un alarmante incremento en gastos de esta naturaleza.

Llama la atención saber que en los últimos años ha subido muchísimo el consumo de tabaco: se ha disparado en más de un 25 por ciento y se espera otro tanto para esa fecha según la noticia aparecida en un noticiario de proyección nacional.

Además, el envejecimiento comenzará a hacer presa a nuestro país: somos más los que vamos para allá que quien viene empujando fuerte, cambiando la forma de la pirámide poblacional actual, y seremos más viejos, lo que significa que habrá mayor gasto en enfermedades crónico degenerativas y propias de la senectud.

Los viejos costamos mucho más que los jóvenes, y eso es una ley natural. Aunado a ello, se habla mucho de los sistemas de pensiones, donde los jóvenes que han comenzado a trabajar hace pocos años no tendrán la cobertura de este beneficio, es decir, tendrán que buscar su seguridad para cuando se hagan viejos, porque un injusto sistema social mexicano les arrebatará lo que algunos de nosotros todavía alcanzaremos, pero no por mucho tiempo.

Las pensiones han sido tema de mucho tiempo y parece que se estarán recortando para prevenir gastos en el país, cuando entendemos que habría otros rubros que bien se podrían haber recortado y no la salud, que afectará a todos los mexicanos sin excepción.

En ese sentido, estamos llamados, OBLIGADAMENTE a preservar lo poco –o mucho- que tenemos de hábitos saludables, costumbres y falta de enfermedades: no somos inmortales, pero es cuando tenemos que hacer ajustes en nuestra forma de vida y colaborar con las autoridades competentes, porque tendremos que buscar no enfermar tanto, para que la seguridad social no se pierda y entonces no tengamos problemas mayúsculos ya de viejos.

Hay que prevenir, pues, y es la premisa fundamental de este tiempo.

No es nada grato saber que dejamos a nuestros hijos un mundo difícil, más difícil que el que nos heredaron nuestros padres, porque la generación actual hemos demostrado una enorme incompetencia para sobrellevar las situaciones delicadas de dineros, presupuestos, captación de recursos y tranquilidad.

Es grave, muy grave, y tenemos que enfrentarlo.

Mayor índice de obesidad significa mayor número de casos de diabetes, hipertensión, embolias, infartos y más, que nos matan lenta pero irremediablemente.

Hay que entender los consejos y orientación de quienes se dedican a ofrecer este servicio tan útil, y que proviene de las autoridades de Salud en la entidad, con un ejército de promotores que  tratan de hacer conciencia en nosotros acerca de la necesidad de mejorar hábitos y adoptar una vida saludable.

Es fácil decirlo, pero…

No podemos dejarnos; en la Federación Internacional de Diabetes se calcula que dentro de una década habrá el doble de casos en el mundo, México incluido y con mayor razón por nuestra genética peculiar.

Ante ese panorama, a cuidarse se ha dicho, adoptar medidas emergentes, escuchar a la autoridad, ponernos la pila y trabajar en el tema, porque si lo seguimos dejando nos va a pasar lo que a la mayoría de los pueblos condenados a morir por la falta de medidas de prevención.

Realmente alarma  este tipo de noticias, pero lo mejor que podemos hacer es no espantarnos sino tomar medidas: salga a realizar actividad física cotidiana con los suyos, trate de mejorar los hábitos de alimentación en la medida que nos deje la crisis y lo difícil de una situación hacendaria propiciada por una pésima administración, consideremos las recomendaciones de integrantes del sector médico, y entonces, a tratar de vivir con calidad, que esa, pese a todo lo que pensemos, es responsabilidad única y exclusivamente nuestra.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas