Opinión Económica ... FMI Crecer o no crecer esa es la cuestión

Por Dr. Jorge Alfredo Lera Mejía

Opinión Económica … FMI Crecer o no crecer esa es la cuestión … Las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI) sólo ven los grandes números de la macroeconomía, sin importarles lo que afecta a la economía social. Basan sus pronósticos en simple crecimiento preconcebido en el Producto Interno Bruto (PIB), en recortes calificados como “ahorros fiscales adicionales” y como una “forma de ganar eficiencia”, y con ajustes finales a su gasto público.

El objetivo siempre se marca en aumentar los ingresos públicos y la reducción de la deuda. Nada se dice de políticas fiscales progresivas, y sí de regresivas: aumentar el IVA siempre es la gran propuesta cuando no se tienen más opciones fiscales.

Ortodoxa visión basada en una receta de “corte y pega” (copy page) que se adscribe a todos los países sin excepción, como si fuera una ley económica imbatible, no encuentran apoyo en otros expertos que profesan una ideología tan liberal como la que emana del Fondo. En la crisis actual que dura seis años, se está ante un “estancamiento secular” relacionado con la evolución demográfica y la falta de inversión.  Se aboga por un incremento del gasto público, una política monetaria expansiva y el desarrollo de inversiones.  La tesis reciente del FMI es más desigualdad a costa de una efímera recuperación económica.

Desde el siglo XIX hemos asistido a crecimientos económicos con inflaciones relativamente bajas. Mayor inflación, correlacionada con un aumento salarial, contribuye a engrasar la economía, una mayor perspectiva para el consumo, la inversión y la reducción de la deuda pública.

En la crisis la óptica no convencional se dibuja de nuevo frente a la ortodoxia neo-liberal. No sólo el fracaso del sistema financiero alimentó la Gran Recesión. Otros aspectos de calado deben ser tenidos en cuenta: la liberalización en el comercio global, las TIC´s que allanaron la globalización económica, el envejecimiento de la población que cambió el balance entre ahorro e inversión en economía avanzadas.

El resultado es una economía mundial con sobreabundancia de ahorro y escasez de inversión, canalizado este de los países emergentes a los avanzados, que crearon a su vez burbujas. Por ello reformar el sistema financiero parece ineludible. Pasa por la capacidad de los gobiernos para “crear dinero” y financiar así los déficits gubernamentales desde los bancos centrales, que deben sopesar la cantidad de dinero que se puede imprimir sin incurrir en tensiones inflacionistas.

Dentro de esta lógica rebuscada, el FMI acaba de revisar ligeramente a la baja sus previsiones del crecimiento mundial (9 de julio). Es un ejercicio parcial de previsiones y en otoño dispondremos del análisis completo. Estados Unidos crecerá un 2.5 % en 2015, una tasa envidiable vista desde Europa, pero medio punto menor que su previsión de hace tres meses.

En el primer trimestre la economía estadounidense se estancó y el FMI ha corregido su error de previsión. No obstante, los datos de empleo mantienen su vigor y los indicadores de órdenes de bienes duraderos anticipan un aumento de la inversión empresarial. Por lo tanto, el FMI anticipa un crecimiento próximo al 3 % en 2016 para la que sigue siendo la locomotora de la economía mundial.

Las mayores revisiones a la baja han sido en Latinoamérica. México ve como le revisan medio punto a la baja pero seguirá creciendo cerca del 2.5%. En Brasil también les revisan medio punto a la baja pero tendrán una dura recesión del 1.5% en 2015, la mayor caída del PIB desde 1990. El conjunto de Latinoamérica crecerá un anémico 0.5% en 2015.

Asia próxima al 6% y África al 4%. En la Eurozona, el Fondo mantiene sus previsiones y espera un crecimiento próximo al 1.5% para 2015 y 2016. Francia y Alemania crecerán cercanas al promedio e Italia por debajo del promedio. Rusia se hundirá más en la recesión, con una contracción del 3.4% y China crecerá 6.8% con dificultades (se está desacelerando el otrora gigante mundial).

En Grecia la incertidumbre de previsiones es máxima. Si salen del euro podemos ver caídas del PIB de dos dígitos. Si se queda la recesión será muy intensa en el segundo trimestre, dependiendo del ajuste fiscal que aplique Syriza y más intensa cada día que pasen los bancos cerrados.

España crecerá al 3% en 2015. Para 2016 el FMI espera una aguda desaceleración para acabar en el último trimestre con crecimientos próximos al 2% anual. Esto es coherente con el crecimiento potencial próximo al 1.5% y el agotamiento de las perturbaciones que han favorecido su crecimiento en 2015. El FMI se aleja del crecimiento sostenido del 3% que el Gobierno español envió a Bruselas en el Programa de Estabilidad en abril y tendrá graves repercusiones fiscales.

El FMI, redujo su previsión de crecimiento económico mundial para este año a su nivel más bajo desde la recesión de 2009. El PIB mundial debería aumentar solo un 3.3%, 0,2 puntos menos que las previsiones de abril y ligeramente por debajo del 3.4% registrado en 2014.

“Los acontecimientos en Grecia no han provocado hasta el presente un contagio significativo. Medidas apropiadas deberían permitir hacer frente a los riesgos si éstos se materializaran”, señaló la directora gerente del FMI,  Christine Lagarde. Pero la reciente alza de las tasas de interés sobre la deuda de “algunos países de la zona euro” podría anunciar problemas. “Algunos peligros de un retorno de las tensiones financieras permanecen”, advirtió la institución.

En forma de conclusión, para el FMI todo parece ser como la máxima de William Shakespeare “Ser o no ser”, en su máxima obra de la literatura inglesa Hamlet: ¡Ser, o no ser, es la cuestión!— ¿Qué debe más dignamente optar el alma noble entre sufrir de la fortuna impía el porfiador rigor, o rebelarse contra un mar de desdichas, y afrontándolo desaparecer con ellas?

En economía para el FMI: ¡crecer o no crecer… esa es la cuestión!— ¿Qué debe más dignamente optar el alma noble entre sufrir de la fortuna impía el porfiador rigor, o REBELARSE CONTRA UN MAR DE DESDICHAS ECONÓMICAS QUE SON MARCADAS POR LOS GRANDES GRUPOS ECONÓMICOS INTERNACIONALES, Y AFRONTÁNDOLO DESAPARECER CON ELLAS? O SEA LOS FACTORES DE PODER… ¡ESA ES LA CUESTIÓN!

Notas relacionadas