Escultores urbanos piden ayuda al Gobierno

Los escultores urbanos los oriundos del estado de Michoacán, Humberto y Mario Herrera piden ayuda al Gobierno
Los escultores urbanos los oriundos del estado de Michoacán, Humberto y Mario Herrera piden ayuda al Gobierno

“Aunque me vaya al infierno mis obras aquí se quedan”, asegura el artista urbano Humberto Herrera al hablar de su trabajo

 

 

Ramón Mendoza S. / Reportero

Cd. Victoria, Tamaulipas.-  Los escultores urbanos  los oriundos del estado de Michoacán, Humberto y Mario Herrera piden ayuda al Gobierno, ellos llegaron a tierras tamaulipecas hace casi 37 años, con la ilusión de una vida mejor, pero jamás pensaron que aquel oficio que aprendieron en Pátzcuaro se convertiría en su único modo de vida.

“Los talibanes” como se les conoce son más artistas que artesanos, sus obras con tintes góticos en madera, han hecho el deleite de quienes han tenido la suerte de apreciarlas.

 No pertenecen a ninguna asociación de expertos ni de ecologistas, pero tienen muy claro que del aprovechamiento sustentable pueden surgir piezas maravillosas.

Actualmente los hermanos Herrera trabajan en un proyecto municipal para llenar de arte urbano la ciudad, además presentaron un proyecto ante el Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes (ITCA), con la idea de realizar una magna obra.

“Un amigo nos puso así (talibanes)  por nuestro aspecto”, responde Humberto Herrera para luego comentar que ahora viven en el Ejido Magueyes municipio de San Carlos. Sitio donde junto a su hermano hace lo posible por subsistir.

¿Oiga y si se vive de hacer esculturas o no?

“Muy apenas pero si, además no conocemos otro trabajo, por eso le pedimos al gobierno más facilidades de trabajar en ébano, porque no es una madera que se destruya con el tiempo como otras… Y aquí la hacen carbón”, indicó.

Y remata “los seremos humanos muy pronto vamos a estar en el infierno pero las piezas no, esas aquí se quedan, será nuestro legado, por eso queremos hacer mejores cosas cada vez, y de ahí la importancia de trabajar en mejores materiales y no solo con deshechos como lo hacemos ahora”.

Explican que tienen un proyecto muy ambicioso en mente, mismo que ya presentaron en el ITCA. “Queremos hacer el águila gigante en ébano, para donarla a la Casa del Arte, pero necesitamos el apoyo del gobierno, ya hace ocho días fuimos al ITCA y dijeron que iban a hablar más arriba para ver si se puede hacer, yo creo que si habrá la oportunidad… Porque sería significativo que la ciudad tuviera una escultura de esa índole”, concluyó.

Notas relacionadas