Entre Nos ... Urge poner orden

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos … Urge poner orden … Sinceramente, en nuestra comunidad urge que alguien ponga orden, ante la displicencia existente por parte de quienes deberían hacerlo: tránsito, estacionamientos, banquetas, higiene y más son letra muerta, gracias a que se tiene la idea de que Victoria es la ciudad de los influyentes: todo mundo tiene a alguien cercano en el gobierno, más cuando el gobernante en turno es local.

Es inconcebible, sinceramente, ver la capacidad que tenemos para evitar todo cumplimiento de las leyes que tenemos: este lunes hicieron gala los irresponsables automovilistas de su prepotencia, inconsciencia y falta de inteligencia.

No lo creerá el lector, pero hay quien utiliza las DOS manos para enviar mensajes por redes sociales y manejar a la vez; obviamente, esta “gracia” la hemos consignado de parte de jovencitas irresponsables, de esas que no tienen seguramente quien les ponga orden en su hogar, y que están acostumbradas a sentir que el mundo les debe algo y se manejan con una prepotencia incalculable, superlativa, que hace ofender a cualquiera.

Esas que se sienten bellas e inteligentes y no son ni tan bellas ni tan inteligentes, desde el momento en que manejan sin observar la ley.

Aunado a ello, vemos una ciudad donde la basura está en nuestras calles. Ya tendremos ese grave problema ahora que llueva, y que las alcantarillas tengan su crisis y nos inundemos, culpando por lógica, a la autoridad que no supo limpiar la porquería que todos colaboramos a sumar y almacenar en cada esquina.

Seguimos culpando a los demás de nuestra irresponsabilidad, y eso es muy grave.

Siguen los que tienen automóviles recientes y no son capaces de pagar sus placas y andan circulando ilegalmente, ante la complacencia oficial. Aquí es importante recordar que en España y la Unión Europea los vehículos deben salir de las agencias con placas y seguro; en caso contrario, son multados los compradores, las agencias y son sujetos a sanciones exageradamente fuertes.

Es una asignatura que deberán resolver nuestros diputados: obligar en la entidad a que quien tenga capacidad para enfrentar el gasto de un vehículo nuevo, que tenga también la precaución de pagar sus derechos oficiales, sean los que sean.

En nuestras calles se oferta de todo en los tianguis, como el que se ubica en la colonia La Presita, y que invade totalmente las calles donde deberían circular los vehículos.

En ese sector los paseantes y virtuales compradores se pasean con todo cinismo y autoritarismo posible, con la idea de que los automovilistas tenemos que parar a fuerza, porque ellos tienen derecho a ver los puestos.

Nada hay más irritable que ver esa actitud de quienes se sienten con más derechos que nadie.

Debemos recordar que todos, absolutamente todos los que vivimos en la capital tamaulipeca tenemos los mismos derechos: somos mexicanos y ciudadanos tamaulipecos con derechos y obligaciones iguales en todo sentido.

Pero es aquí donde se debe aplicar todo tipo de leyes. No permitir que se condonen infracciones, evitar que la gente sea abusiva y ponga barreras frente a sus casas como si fueran dueños de la vía pública. Castigar fuertemente a los miles que a diario se pasan la luz roja con todo el cinismo posible, así como a aquellos que se pasean en automóviles ilegales en todo sitio y momento.

Acciones de esta naturaleza son las que esperamos la mayoría de los ciudadanos que no tenemos más representación popular que nuestro enojo, y que aspiramos a ser escuchados por nuestros legisladores, para que, en un acto de congruencia, nos representen y obliguen a quien tiene que hacerlo a cumplir y hacer cumplir la ley.

Solamente de esa manera podríamos ser una comunidad con derecho de justicia equitativo, donde todos, autoridades y ciudadanos tengamos las obligaciones conducentes, y todos cumplamos cabalmente lo que nos toca.

De otra forma, no tenemos derecho a reclamar nada. Si no cumplimos, a callar y aguantar, pues.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas