Opinión Económica ... Informe en tiempos difíciles y desesperados

Por Dr. Jorge Alfredo Lera Mejía

Opinión Económica … Informe en tiempos difíciles y desesperados … Enrique Peña Nieto, presidente de México dio su mensaje de Tercer Informe de Gobierno reconociendo que México enfrenta una situación de tiempos difíciles con altos grados de desconfianza en lo interno y de incertidumbre en lo exterior, para ello citó los hechos ocurridos en Tlatlaya, Estado de México e Iguala, Guerrero.

También recordó cuestionamientos muy seriamente repetidos por los medios de comunicación, y en especial por las redes sociales por presuntos conflictos de interés, que obviamente se interpretó como los casos de la Casa Blanca de su esposa y la casa de Maninalco de Luis Videgaray.

Afirmó este miércoles 2 de septiembre desde Palacio Nacional que “El último año ha sido difícil. Nuestro país se vio profundamente lastimado por una serie de casos lamentables: los hechos ocurridos en Iguala -donde desaparecieron 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa-, la fuga de un penal –el escape del narcotraficante más buscado en México, Joaquín el Chapo Guzmán- nos recuerdan situaciones de violencia”.

Agregó incluso que los “señalamientos de conflicto de interés que incluso involucraron al titular del Ejecutivo (…) han generado molestia e indignación en la sociedad mexicana“. Con este mensaje volvió a repetir una especia de “mea culpa”, como el expresado el mismo día de la intervención del secretario de la Función Pública.

Después de esa especie de reconocimientos que prometía un Informe diferente y autocrítico con la parte de promesas a mitad de su gobierno, el cual promete que en los próximos tres años se verán hecha realidad las respuestas de las grandes reformas, por lo que Peña Nieto aseguró que la respuesta de su administración a esos hechos es “enfrentar los desafíos con claridad de rumbo y absoluta determinación (…) Vamos a seguir moviendo a México implementando las reformas transformadoras (…) vamos a mostrarle al mundo que somos un país confiable (…) vamos a seguir siendo un país atractivo a las inversiones”.

Al referirse de las reformas, que siguen siendo el tema reincidente de una administración reformista varada en la inmovilidad, Peña Nieto destacó que se han aprobado 90 reformas a 51 artículos; 13 de ellas estructurales, las cuales “constituyen una nueva plataforma para el crecimiento y desarrollo sostenido de nuestro país”.

Se amparó en las declaraciones de organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos(OCDE), que reconoce en México como el mayor país transformador de los últimos años entre las 34 economías que integran ese organismo.

Cabe resaltar que este informe viene dándose en una etapa de mayor incredulidad de un presidente de las últimas décadas con los niveles menores de aceptación popular, por lo que se reconoce que la presidencia de la República atraviesa tiempos inéditos de dificultad, donde tiene que remas contra la corriente para demostrar a propios y extraños que ahora sí se verán resultados palpables en favor de la población más desprotegida.

Partiendo su discurso del tema toral que ha afectado a todos los mexicanos, como es el caso de la inseguridad pública el presidente habló que de acuerdo con cifras del INEGI, el número de homicidios en este año ha sido menor a 2012 y 2012; y que la tasa de homicidios se ha reducido de 22.1% en 2012 a 16.4% en 2014. “En diversas regiones la tranquilidad está volviendo”. Sin dar  detalles sobre las situaciones de violencia que han marcado su gobierno, el presidente destacó que en sus tres años de gobierno han disminuido la mayoría de los delitos de algo impacto.

Al tocar el tema de la economía, en los tiempos difíciles de continuación d ela caída del precio del petróleo, junto la baja de la producción petrolera mexicana, la devaluación constante del peso contra el dólar, la amenaza del espectro de la inflación que no tarda en aparecer, la desigualdad desempleo y pobreza, reconoció dentro del programa de Combate al hambre y la pobreza que en México hay 2 millones más de personas en pobreza. Sin embargo, destacó que la Cruzada Nacional contra el Hambre ya beneficia a 4.5 millones de personas, quienes reciben alimentos en comedores comunitarios.

El discurso más sensible y virulento lo expresó al abordar el tema de la reforma educativa que tantos dolores de cabeza ha provocado a su presidencia y que terminó por remover al secretario de Educación apenas hace una semana, el presidente reiteró que “no habrá marcha atrás” en la reforma educativa. “A pesar de dificultades, la reforma educativa llegará hasta el último rincón y escuela del país”, parece que lo determinó para que sea escuchado con seriedad por los dirigentes y seguidores de la CNTE de Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Morelos y Chiapas.

Hablando de temas fiscales, ante una oleada de declaraciones tanto de los nuevos diputados del PRD y del PAN que proponen una contrareforma fiscal, declarando la actual reforma como “Tóxica” se comprometió nuevamente que en 2016 no habrá nuevos impuestos ni aumentos de los actuales.

Reconociendo que gracias a esa reforma muy criticada también por los empresarios, en 2014 los Ingresos Tributarios crecieron en 186 mil millones de pesos. Además declaró que en el primer semestre de 2015, los Ingresos Petroleros sólo representaron 18.6% de los Ingresos Públicos Totales.

Presumió que en julio de este año, la Tasa de Desocupación se ubicó en 4.7% de la Población Económicamente Activa, tratándose del nivel de desempleo más bajo para un mes de julio, desde 2008.

También subrayó los descuentos ofrecidos en las tarifas de electricidad y telefonía, declarando que desde la entrada en vigor de la Ley secundaria de la Reforma de Telecomunicaciones, a la fecha, el costo del servicio telefónico local fijo ha bajado 4.2%.

De esa forma pareciendo querer convencer a los incrédulos y molestos miembros de las clases medias y más pobres de este país, el presidente terminó su informe ante distinguidos invitados que representan salvo escasas excepciones, a la clase política más beneficiada y no a los más de 50 millones de mexicanos que no terminan de ver como saldrán de la pobreza y la desesperación ante los embates de una economía difícil que amenaza en empeorar entrando el próximo año de 2016, por la constante crisis económica y financiera de EUA , Europa y China.

 

Notas relacionadas