Hipódromo Político ... La UAT empieza a resquebrajarse

Por Carlos G. Cortés García

En los últimos días, los problemas al interior de la Universidad Autónoma de Tamaulipas empiezan a complicarse. Y caso concreto, desde la Dirección de Valores UAT, la Universidad Autónoma de Tamaulipas empieza a desquebrajarse.

Y es que pasando por alto la autonomía universitaria, hay funcionarios de la actual administración rectoral de Enrique Etienne Pérez del Río que intentan a toda costa incorporar sacar raja política y presupuestal de la máxima casa de estudios de Tamaulipas. Tal es el caso de David Vallejo Manzur, Secretario de Extensión y Vinculación de la UAT, quien quiere incorporar a elementos no universitarios al trabajo de la UAT.

Vallejo Manzur, en los últimos días se siente tan poderoso, tanto como el propio Rector, a grado tal que quiere a toda costa integrar a la Dirección de Valores a burócratas del Gobierno del Estado, para que en el cambio de administración sus amigos, o amigos de alguna otra persona que esté atrás de Vallejo, logren un acto trapecista y caigan parados.

Claro que para lograr tal incorporación, a Vallejo Manzur se le ha metido la idea de despedir a los verdaderos universitarios de la Dirección de Valores UAT para abrir los espacios de sus compromisos personales.

Para nadie es un secreto que la Dirección de Valores UAT sobresale entre las direcciones de la Universidad por los buenos resultados que su equipo de trabajo ha entregado a la máxima casa de estudios de Tamaulipas, bajo la dirección de la Maestra Irma Esperanza Ibarra Flores.

El pasado miércoles 9 de septiembre por la mañana, David Vallejo Manzur llegó a la Dirección de Valores UAT y le ordenó a la directora Irma Ibarra incorporar a los burócratas a la estructura de la dependencia universitaria a pesar de no haber las plazas ni los lugares físicamente hablando en sus oficinas. A tal grado es el problema de escasez que hay escritorios que comparten dos y hasta tres funcionarios y los equipos de cómputo son insuficientes. Y aún así, Vallejo Manzur quiere meterlos con calzador a sus “recomendados” a sabiendas de las restricciones presupuestales y materiales. Lo contradictorio es que en 2014, el propio Vallejo Manzur no dejó que nadie se integrara la Dirección de Valores UAT.

Ante la negativa de la Directora Irma Ibarra a despedir a su gente, quien por cierto cuenta con un magnifico historial profesional y en los cargos que ha ocupado en la Universidad tiene una reputación envidiable, Vallejo se ofreció “amablemente” a correr a la gente necesaria para que se abrieran los espacios, situación a la que la maestra Ibarra se opuso.

Ante la insistencia del Secretario, quien por cierto no es Universitario, la maestra Ibarra le advirtió que si tanta necesidad tenía en pasar sobre su autoridad, que ahí de dejaba la silla y el cargo que le había otorgado el Rector, pidiéndole a Vallejo Manzur que hablara con honestidad.  Y es que la actitud de Vallejo Manzur no da otra cosa que pensar que no sea que el Secretario se anda pasando la autoridad del Rector por el arco del triunfo. Así de sencillo.

Al sentir que las cosas podrían salirse de control, David Vallejo Manzur  fue con el Rector a quien no se sabe que tantos cuentos le dijo. Etienne Pérez del Río, al conocer esta historia, molesto, le ordenó a Vallejo que arreglara “el problema que has generado porque esto se puede salir de control”.

Y es que toda la Universidad conoce la calidad del trabajo que la maestra Irma Ibarra ha hecho, no sólo en Valores UAT, sino desde que se desempeñaba como Directora de la Escuela de Trabajo Social.

Por cierto, el señor Vallejo no sólo intenta meter a sus amigos a la Universidad Autónoma de Tamaulipas, sino que además protege aviadores, como es el caso de Laura Robledo Cantú quien no se ha presentado a laborar desde el pasado mes de abril pasado, y cuando se le cuestiona sobre esta persona, nerviosamente, sólo atina a decir que “ella cuenta con un permiso especial”. ¿De quién? Sólo él lo sabe.

Por cierto, es una pena, hablando de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, que con el presupuesto millonario que ejerce y con los cobros excesivos que hacen a los estudiantes, estén dando un pésimo servicio en las Unidades Académicas, a grado tal que ni papel tengan en los baños.

De hecho, la Auditoría Superior de la Federación detectó Irregularidades por un monto de 177 millones 698 mil pesos en 2014, por pago de prestaciones improcedentes y pagos excedentes al tabulador dispuesto por la SEP para personal administrativo y docente del Programa de Educación Superior de Calidad, al fiscalizarse los recursos federales transferidos a la UAT. Y del tema, localmente, no se ha dicho nada.

Asimismo, habrá que evaluar los dineros que son transferidos al equipo de futbol y hacer una valoración de si vale la pena o no seguir invirtiéndole recursos multimillonarios a un equipo que ni contentos tiene a los aficionados.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @ccortesgarcia.

Notas relacionadas