Puente Roto historia del Mexico de Hoy

Por Dr. Jorge Alfredo Lera Mejía
El 24 de septiembre de 2014, se publicaba en el Portal tampiqueño “Mis Noticias Mx”, sobre el último colapso del llamado popularmente ” Puente Roto ” de Altamira que:
(…) Altamira, Tamaulipas.- A punto de colapsarse el Puente Roto por las grietas y hundimientos que con las lluvias se han hecho más grandes lo que causaría en cualquier momento el desgajamiento de su terraplén.

En las grietas colocaron hules para que el agua no se filtrara, aunque hasta arbustos han crecido arriba del puente que costó 170 millones de pesos y fue inaugurado a finales del 2010 por el ex presidente Felipe Calderón, pero en junio del 2011 lo cerraron porque comenzó a hundirse.

El director de la Administración Portuaria Integral de Altamira (API), José Carlos Rodríguez Montemayor indicó que el tema del Puente del Libramiento Altamira con el Puerto Industrial sigue en tribunales y mientras no exista un fallo no se puede reparar.

En el 2012 API Altamira interpuso una denuncia en contra de la constructora “Dufrosa” quien fue la encargada de la obra por no aplicar la fianza de vicios ocultos que asciende a 10 millones de pesos para reparar el terraplén, sin embargo la empresa también presentó sus argumentos, aseguró que el proyecto realizado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) era el que presentaba errores y no la obra.

Desde que el puente fue cerrado a la circulación se han presentado un promedio de 56 accidentes automovilísticos con un saldo aproximado de 24 personas muertas, mientras que su reparación se calcula en un monto superior a los 70 millones de pesos, es decir que el costo total del proyecto se elevaría a 240 millones.

Hace algunos meses las autoridades del puerto confirmaron la demolición parcial del puente, mismo que está descuidado, tiene dos postes caídos, se robaron la tapa del registro de energía eléctrica y el asfalto presenta daños considerables (…) (Fuente: Mis Noticias Mx, 24/09/2014).

Lo citado aquí es una historia que ya dura cinco años desde que el ex presidente Calderón inauguró la obra fallida en septiembre de 2010 y fue cerrada en junio de 2011 por fallas estructurales, o sea duró sólo seis meses en uso.

Lo lamentable del caso es que ante la demanda legal por la ÁPI Altamira contra la constructora responsable “Dufrosa”, se está impedido en actuar para su reparación y reapertura de tan importante obra que ya debe más de 24 vidas en 56 accidentes. Eso si ya no tiene costo de por sí altamente lamentable.

Por lo citado, es de bastante significado que el día de ayer una ciudadana consciente se haya presentado ante la visita por Altamira del Gobernador Egidio Torre Cantú, para solicitarle su intervención para agilizar la solución del caso, que a la misma ciudadana citada le había perjudicado en su persona por un accidente.

Se entiende que este asunto es de carácter Federal y no Estatal, por ser una obra ejecutada a través de la ÁPI Altamira. Pero también se entiende que si los tres órdenes de gobierno, municipal, estatal, federal y el organismo Descentralizado federal ÁPI no intervienen pronto, seguirán registrándose lamentables accidentes viales, muchos con fatales consecuencias.

Este solo hecho, de por sí justificable por las vidas humanas, seguramente provocara que el Gobernador Egidio Torre Cantú intervenga a través del Secretario estatal de Obras Públicas, para que se coordinen con la ÁPI Altamira y sin menoscabo de exigir la reparación del daño por la constructora responsable, se tomen cartas y se reconstruya de una sola vez la obra que simboliza la irresponsabilidad de muchas de las constructoras que concursan obras públicas mal desarrolladas.

Este ejemplo se puede citar en gran parte de la obra pública que se desarrolla en el México moderno, que reclama por un replanteamiento para que se gobierne en Base a Resultados y con Evaluación del Desempeño, si no lo fuere que se demande y se corrija con Transparencia y Rendición de Cuentas.

Sólo así la ciudadanía recobrara la confianza de las autoridades y de sus acciones de gobierno en momentos que se reclama mayor eficiencia y competitividad ante la crisis económica y de credibilidad que se vive en México.

Notas relacionadas