Entre Nos ... “Hacer” turismo

 Por Carlos Santamaría Ochoa

 

Hacer turismo,  pareciera que es una frase tan sencilla y que implica tener un poco de recursos y salir a correr mundo, conocer ciudades y pueblos, lugares y playas…

Nada hay más alejado a esta realidad  que, si bien es cierto, implica estar relacionado con esta noble y productiva actividad, tiene que ver con algo más profundo, y que puede ser parte de la solución a nuestros problemas económicos, como personas, como familias o como nación.

Visitar una de las ciudades “Patrimonio de la Humanidad” siempre llama la atención, y más, cuando uno se levanta en domingo muy temprano y sale a buscar el desayuno en otra ciudad cosmopolita y muy famosa por su tradición turística: Madrid.

Córdoba es una ciudad pequeña, como casi todas las de España, que engloba esa parte histórica y digna de verse en un pequeño radio de distancia: los castillos, museos, murallas y demás están conformado en el centro  histórico, como sucede en Santiago de Compostela, en Algeciras, en Aranjuez o en Salamanca, por citar solamente algunas.

Córdoba es un sitio extremadamente limpio: su gente cuida hasta los pequeños detalles y eso da brillo a sus calles engalanadas con muros blancos como las nubes. Difícil encontrar basura en sus calles, a diferencia de Madrid, donde el domingo amanece con los estragos de una noche de copas multitudinaria, y donde la gente hace gala de un absurdo gusto por embrutecerse con alcohol, y además utilizar las calles como basurero.

Los sistemas modernos hacen que la basura que se observa por miles sea recogida inmediatamente: una barredora y un individuo con un instrumento para juntar basura a base de aire dejan las calles aledañas a la Plaza de Carlos III completamente limpia en un santiamén. Y permiten que el nuevo turista disfrute de las maravillas madrileñas.

Pero, regresando a Córdoba, viene el recuerdo de la actividad turística: si bien es cierto que no tenemos en Tamaulipas ciudades con esa riqueza histórica, sí encontramos en algunos de nuestros puntos geográficos sitios que valen la pena visitar.

Tampico, Matamoros, Nuevo Laredo, Reynosa, Victoria, Tula o Palmillas inclusive con un solo punto histórico, pueden constituirse en un buen pretexto para pasear.

Recordemos que la Universidad Autónoma de Tamaulipas prepara recursos humanos para el turismo en su Unidad Académica de Derecho y Ciencias Sociales, y en ese tenor, es bueno el poder aprovechar lo que hacemos, lo que preparamos, para constituir un buen pasillo turístico, un corredor de interés que pueda dejar a todos los residentes y lugareños un buen recurso económico para paliar sus necesidades.

Recordemos que un turista deja dinero “sembrado” por donde pasa, ya sea al pagar una soda o un souvenir, una comida o el hospedaje, lo que constituye inyectar recurso económico a las ciudades que tanta falta tienen de él.

Vivimos tiempos difíciles, y qué mejor que aprovechar los recursos que tenemos para convertirlos en ingreso a nuestras familias y autoridades, porque cada pago implica también el cargo por los impuestos correspondientes.

La llamada “industria sin chimeneas” puede constituirse en un recurso de salvación a una tremenda crisis económica, y en ese sentido, se puede hacer mucho por la gente de nuestras ciudades.

El gobierno a través de su dependencia correspondiente hace una importante labor en ese sentido; corresponde ahora a los inversionistas, ciudadanos y emprendedores hacer la otra parte.

Claro, sabemos que para ello tenemos que tener garantía de nuestras inversiones porque, patrimonio turístico, Tamaulipas lo tiene.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas