Opinión Económica ... Siguen abusando las Casas de Empeño

Dr. Jorge Alfredo Lera Mejía

La Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) en voz de su titular Lorena Marinez, dio a conocer este lunes 5 de octubre, que según INEGI existen 9 mil 50 negocios conocidos como casas de empeño que como asociación sostiene que 6 mil trabajan normalmente.

PROFECO suspendió mil 855 unidades comerciales por incumplimiento al cliente. Más de 60 millones de operaciones mercantiles se realizan al año en éste tipo de negocios, revela la procuraduría del consumidor.

Entre el año pasado y éste ya suman 28 millones de pesos en multas a casas de empeño. Los negocios más multados son First Cash, Empeño Fácil, Sí Prenda y Casa Mazatlán.

Asimismo, en conferencia de prensa la defensora del consumidor informó que 32 mil autos diesel de Volskwagen en México desde 2010 estarían afectados. Sí no cumplen o por engaño serán sancionados hasta por 3 millones 700 mil pesos más la reclamación y pago de daños.

En febrero de 2015, la PROFECO suspendió a mil 469 casas de empeño entre enero de 2014 y enero de este año, tras encontrar irregularidades en su operación, y sancionó con multas económicas a 200 negocios de este giro en ese periodo, para sumar mil 669 amonestadas. Las multas las aplicó después de visitar a un total de 4 mil 173 casas de empeño para detectar lavado de dinero y malas prácticas ante los clientes.

A fines del año 2012, en mi columna “Opinión Económica”, he comentado que las casas de empeño que existen en Tamaulipas son negocios considerados como de usura, ya que sus dueños se aprovechan de la necesidad de la gente al cobrarles muy altos intereses por cada prenda que llevan.

Lo anterior, origina que la población pierda sus artículos de valor en la mayoría de los casos. También comenté que ante esta situación es necesario que este tipo de negocios sean más vigilados por parte de organismos como la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), para que las pongan bajo la lupa y se evite que sigan estafando y despojando a la gente de su patrimonio familiar.

Lo que significa que la sola aplicación de multas por parte de la PROFECO, no elimina el problema real de este tipo de negocios que abusa de la necesidad de la población de más bajos recursos, que acuden a ellos por la falta de oportunidades y accesos a las empresas financieras formales y la banca comercial, al no ser considerados como sujetos de crédito.

Las casas de empeño en realidad aplican intereses 4 veces mayor que los bancos para asegurar el artículo que se les empeña y venderlo a precios más altos que les está redituando grandes ganancias.

Es función del Gobierno Federal proteger a los grupos sociales más necesitados y establecer mecanismos que permitan apoyos reales que compensen su economía familiar. En ese sentido, la CONDUSEF, es quién tiene la facultad para frenar el abuso de las casas de empeño.

Además, de acuerdo a un sondeo en las principales casas de empeño de Tamaulipas, se reportan un aumento de 40 por ciento de pignorantes, debido a la crisis económica que prevalece desde el inicio de la crisis económica del año 2009.

En la próxima temporada de fines de octubre del llamado “Buen Fin” y en la época decembrina en que se pagan aguinaldos y otras prestaciones, la población debe considerar hacer un guardadito para sortear la crisis económica.

Por desgracia, mucha gente se apega al consumismo y luego trata de conseguir algo de dinero empeñando algo en estos negocios, donde termina endeudándose o perdiendo los objetos, debido a los altos cobros de estos negocios.

En los centros de las principales ciudades del estado, pululan distintas casas de empeño así como empresas de ahorro e inversión; las casas de empeño deben tener a la vista de los usuarios información comercial así como también deberán estar funcionando correctamente los instrumentos de metrología, en su caso las básculas que utilizan para pesar los objetos a empeñar.

Por otro lado, el hecho de que no cuenten con un contrato de adhesión, y que no se encuentren registradas en el registro nacional de casas de empeño también es sancionable. Por ello, no solo se debe actuar como autoridad que multa ciertos requerimientos legales, ya que se debe abrir una investigación contra este tipo de establecimientos, para que se ponga límite a la proliferación de negocios que cobran intereses superiores al 50% anual y que se terminan quedando con las mercancías prendarias.

No niego que puedan existir establecimientos de prenda y préstamo de mayor seriedad que otros, pero creo que muchos actúan como fuera de control y que abusan de los ahorradores en pequeño, por lo que elevamos un reconocimiento a la PROFECO por estas medidas.

Asimismo, es menester que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), también se aplique para revisar la operación de este tipo de establecimientos de acuerdo a la Ley y en protección de los ahorradores en pequeño, para evitar fraudes cíclicos.

 

 

Notas relacionadas