Opinión Económica ... 5º Foro OCDE: pobreza y cambiando vidas

Por Dr. Jorge Alfredo Lera Mejía

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE , ha estado incidiendo en varios frentes relacionados con la pobreza, desigualdad, desempleo y las políticas públicas de apoyo a esos temas torales que han hecho que la economía mundial retroceda en la repartición del bienestar social tanto en países marginados, emergentes y desarrollados.

De esta forma, en el marco del Quinto Foro Mundial de la OCDE “Transformando las políticas, cambiando vidas”, se realizó el lanzamiento mundial de la edición 2015 del reporte “¿Cómo va la vida? Así el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría Treviño, resaltó que ahora “estamos mejor preparados para hacer mejor las cosas en el bienestar de la sociedad”.

Al dar pormenores del reporte de la OCDE, afirmó que se trata de un “poderoso instrumento de comunicación entre la sociedad y sus líderes”, de tal manera que ahora sabrán qué es lo que le quita el sueño a la sociedad, qué es lo que quiere y exige, así como en qué están insatisfechos.

Lo anterior es de vital importancia, abundó, porque con oportunidad las autoridades podrán identificar, reaccionar y ajustar su oferta de servicios para que se vayan quedando satisfechas estás demandas que en el tiempo van a cambiar porque las personas cada vez son más exigentes.

Agregó que conforme aumenta el grado de desarrollo y se tienen más factores de progreso, la sociedad se va moviendo, “ya le llegaron y van más adelante”. Pero con este estudio, reiteró Gurría, las autoridades y líderes políticos podrán utilizar esta evidencia para lograr lo que es la mejor definición de la misión de la OCDE en cuanto a bienestar.

Destacó que el crecimiento económico no es un fin sino un medio para aumentar el bienestar de la gente, “por lo que la OCDE cuando analiza ¿cómo va la vida en México o cualquier otro país? mide el progreso, entendido sobre los factores esenciales para el bienestar con el aumento de la calidad de vida de las personas”.

Puntualizó que en esta edición 2015 del reporte se proporciona la evidencia más reciente sobre el bienestar en 11 dimensiones de la calidad de vida, sobre cuántas personas tienen ingreso y empleo, medio ambiente, equilibrio, vida y trabajo, cómo se sienten las personas respecto de su propia vida en una evaluación personal e íntima.

Detalló que entre las tres conclusiones o “revelaciones” de dicho documento, destaca en primer lugar una sección nueva sobre el bienestar de los niños cómo va la vida en este caso particular, en donde se revela que los menores pagan un alto precio por la creciente desigualdad.

En este sentido, refirió que el estudio destaca como uno de cada siete niños en los países de la OCDE vive en situación de pobreza, y uno de cada 10 pertenece a familias que están en el desempleo.

“Desde pequeños los niños de las familias más pobres reportan peores condiciones de salud, menor satisfacción hacia la vida, más acoso escolar denominado bullying y relaciones más débiles con sus pares y con sus padres”, dijo.

Gurria indicó que la segunda conclusión del estudio refiere la función que el voluntariado puede desempeñar para mejorar la vida de voluntarios y de las personas a quienes ayudan. “El voluntariado es pilar de la participación cívica de los países de la OCDE”, aseguró.

Añadió que la tercera conclusión, muestra que la región donde una persona vive influye significativamente en sus oportunidades para vivir mejor. “Las diferencias en el bienestar dentro de los países puede ser tan grande como las diferencias entre países”, dijo.

Citó como ejemplo que en el Distrito Federal el 58 por ciento de la fuerza laboral concluyó la educación media superior, pero en Chiapas es del 27 por ciento, que es uno de los niveles más bajos dentro de los países de la OCDE, ya que es de acuerdo a la región donde se viva (Fuente: Radio Fórmula, 13/10/2015).

No obstante los esfuerzos aplicados por más de 20 años de programas sociales como el conocido en sus inicios como “Solidaridad-Progresa-Oportunidades”, hoy “Prospera”, en este conteo de la OCDE, no le fue muy bien a México, pues según los resultados, somos la economía con los más bajos índices de bienestar, además de otros indicadores precarios.

Según la institución, en términos de ingreso familiar neto, México es el más bajo de los países de la OCDE con un ingreso anual de 12 mil 779 dólares, lo que representa sólo el 47 por ciento del ingreso medio de los países que conforman la organización, que es de 27 mil 410 dólares anuales.

Asimismo, las cifras de homicidio infantil, es decir la tasa de muerte por lesión intencional por cada 100 mil niños con edad promedio de 3 años, tiene su mayor nivel en México del total de las 29 economías, llegando a 5.4 mientras que en países como Grecia, España o Italia, llegó a 0.3

Aún así, Gurría, destacó que es justo en el proceso de crecimiento económico, donde se establecen los medios para aumentar el bienestar de la gente, “por lo que la OCDE cuando analiza ¿cómo va la vida en México o cualquier otro país? mide el progreso, entendido sobre los factores esenciales para el bienestar con el aumento de la calidad de vida de las personas”.

Para llegar a esta conclusión, el estudio recogió varios indicadores para tratar de explicar cómo se encuentran los países en términos de bienestar.

El Banco Mundial y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sugieren para registrar los índices de pobreza y desigualdad en las estadísticas nacionales, utilizar el Índice de Desarrollo Humano (IDH).

El  IDH es un indicador del desarrollo humano  elaborado por las Naciones Unidas para medir el progreso de un país. A diferencia de los indicadores anteriores, que medían el desarrollo económico de un país, el IDH analiza la salud, la educación e ingresos. Salud (esperanza de vida al nacer): La esperanza de vida al nacer se mide en el IDH utilizando un valor mínimo de 20 años y un valor máximo de 83.57. De forma que, por ejemplo, el componente de longevidad para un país cuya esperanza de vida al nacer sea de 55 años vendrá a ser de 0,551.

Educación: Se mide a través de los años de escolarización para adultos y los años de escolarización previstos para niños y niñas en edad escolar. El componente de riqueza (o estándares de vida digna) se mide a través del INB per cápita ($PPP) en lugar del PIB per cápita ($PP) como se hacía anteriormente. Los límites mínimo y máximo son 100$ (PPP) y 87,478$ (PPP).

Si ordenamos los países en función de su Índice de Desarrollo Humano, México se encuentra en el puesto 72 del ranking de desarrollo humano (IDH). El IDH, tiene en cuenta tres variables: vida larga y saludable, conocimientos y nivel de vida digno. Por lo tanto, influyen entre otros el hecho de que la esperanza de vida en México esté en 77,35 años, su tasa de mortalidad en el 4,53‰ y su renta per cápita sea de 8.114€ euros.

Finalmente, el manejo de las estadísticas de pobreza y desigualdad, debemos entender que es para fines de reconocer lo bien o mal que vamos como país, por lo que el resultado de este 5º Foro Internacional de la OCDE para el buen manejo de las estadísticas se debe encaminar para que el sector público diseñe y maneje mejores políticas públicas en favor de la sociedad, entendiendo que seguimos siendo una economía donde más d ela mitad de la población sufre pobreza y desigualdad…

Notas relacionadas