Entre Nos ... El Banco de Alimentos

Por Carlos Santamaría Ochoa

 Los seres humanos somos solidarios en la mayoría de las ocasiones, cuando la avaricia no nos gana y el sentido común prevalece en cada uno de nuestros elementos humanos. Una clara muestra de ello es la existencia del Banco de Alimentos en la ciudad, que encabeza el prestigiado doctor Jorge Salinas Treviño, y cuenta con la participación entusiasta de mucha, pero mucha gente buena.

Su misión es casi lógica y natural: proveer de alimentos en la medida de lo posible a esas personas y familias olvidadas por la mano de los programas sociales, compañeros del desempleo y la marginación, que no tienen forma de llevar a sus hogares lo necesario para mantener a sus hijos.

Entendemos que hay gente que no hace nada por motivar la participación de sus elementos, y que en ese sentido, hay hambre en quienes no tienen intención de luchar por encontrar qué comer.

España vive un tremendo drama de desempleo, sin embargo, vemos en sus calles a gente fuerte, gente preparada y con muchas aptitudes manifiestas que no tiene más que tirarse a la calle con un letrero y pedir dinero regalado. Nada que implique esfuerzo alguno. Una fotografía que publicamos en redes sociales hace unos días es la clara muestra de ello, donde se pone de manifiesto la apatía de algunas personas por conseguir qué comer.

Sin embargo, entendemos que hay quien realmente tiene problemas para conseguir qué comer, y en ese sentido, el Banco de Alimentos juega un papel fundamental, entregando algo de lo que puede ser necesario.

Quisiéramos poder decir que entregan todo lo necesario, pero sabemos que se mantiene de la generosidad de la gente, y de algunos comerciantes que, en lugar de tirar al bote de desperdicios lo que no venden, lo entregan para su distribución, en una acción totalmente meritoria.

Este día 17 de octubre, el Banco de Alimentos de Victoria llevará a cabo importantísima actividad de recopilación de alimentos, llevando el Banco a sus hogares: habrá centros de acopio en la tradicional plaza del 15 Hidalgo, frente al Centro Cultural Tamaulipas, así como en un centro comercial del norte de la ciudad.

También, anuncian que se llevará labor de acopio de víveres casa por casa, en colonias desde Valle de Aguayo hasta la plaza del 15 Hidalgo, y de la calle 8 hasta la calle 16, en una labor titánica que tendrá lugar de 8 a 13 horas.

El exhorto a la comunidad victorense y quienes tengan oportunidad de estar en nuestra ciudad en tan especial fecha, para que hagamos un esfuerzo por ayudar a quien verdaderamente lo necesita y compremos algunos alimentos que no tengan problema de almacenamiento, es decir, no perecederos, que servirán para una o varias familias.

No se trata de buscar en la alacena una lata vieja que ya no queramos, sino tratar de entregar algo de nosotros mismos, en un acto de solidaria caridad humana a la que estamos llamados a participar quienes tenemos la fortuna de tener un trabajo y poder comer en la mesa de casa con la familia.

Podemos decir muchas cosas del Banco de Alimentos, de su labor y de lo que se espera en esta gran colecta, pero el mejor discurso que podemos entender es el de la práctica, de la cooperación y la solidaria ayuda que podamos dar a los que realmente lo necesitan.

No cabe aquí un discurso bonito lleno de frases sacadas de libros de pensadores célebres o hacer remembranza de la Madre Teresa de Calcuta: aquí el discurso que vale es el de cada uno de nosotros, cuando tengamos la manera de participar y colaborar.

El llamado es a toda la comunidad victorense, para que participemos sin distingo de situación social o económica, y quienes han sido beneficiados por puestos, cargos, trabajos o bendiciones, que podamos compartirlas y participar de una sonrisa para quien va dirigida la ayuda.

Dios sabe cuánto se agradece esta acción.

Notas relacionadas