Opinión Económica ... OCDE cambia pensiones. Tamaulipas se adelantó

Dr. Jorge Alfredo Lera Mejía

PENSIONES EN AMÉRICA LATINA. En abril de 2015, se publicó el informe “Panorama de las Pensiones: América Latina y el Caribe”, elaborado por el BID, la Organización para y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Mundial. El estudio ofrece indicadores comparativos de los modelos de pensiones de los 26 países de la región.

El envejecimiento de la población amenaza con incrementar el gasto de las pensiones en América Latina y el Caribe, al mismo tiempo, el elevado número de trabajadores en el sector informal que no hacen aportes para su pensión complicará la financiación de esos costes.

En la actualidad, sólo 45 de cada 100 trabajadores aportan a un plan de retiro, y este porcentaje apenas ha cambiado en las últimas décadas. Además de ser pocos, las contribuciones de estos trabajadores suelen ser demasiado irregulares para financiar unas prestaciones adecuadas.

Para 2050, entre 63 y 83 millones de personas podrían no recibir una pensión adecuada en ausencia de reformas y de esfuerzos por aumentar el empleo en el sector formal, incluyendo el acceso a educación de calidad.

Por ello, se sugiere que “Los gobiernos necesitan impulsar las oportunidades de empleo en el sector formal, particularmente para las mujeres, a fin de que más personas puedan construir futuros privilegios de pensión por derecho propio”, dijo el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría.

La tendencia más generalizada para solventar la brecha de personas que no cotizan a los sistemas de pensiones es ampliar las llamadas pensiones no contributivas o sociales. Estas ayudas del gobierno ayudan a disminuir la desigualdad y la pobreza, pero supondrán un reto fiscal a medida que la población envejezca y  haya más solicitantes.  Además ahora hay 8 personas en edad productiva por cada pensionista, pero se espera que,  en 2050, la tasa disminuya a 2.5, cercano al promedio de 1.9 de la OCDE.

PENSIONES EN MÉXICO: Esta semana, actualizando la información publicada en abril por el BID, BM y la OCDE, Ángel Gurría se reunió con el Secretario de Hacienda, con el propósito de mejorar la sostenibilidad del sistema de las pensiones en México, la OCDE propuso hacerle una reducción para disminuir su costo fiscal, que se estima en 120 por ciento del PIB mexicano.

Esta decisión podría afectar a 26 millones de mexicanos que comenzaron a cotizar antes del primero de julio de 1997 e implicaría una reducción de entre 30 y 70 por ciento en el monto de su retiro.

Actualmente, los que empezaron a cotizar por estas fechas cuentan con la opción de elegir pensionarse bajo el sistema de reparto de 1973, que contempla pensiones de hasta el 100 por ciento, o con el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), para el que se proyecta una pensión equivalente al 26 por ciento del último salario.

Durante la presentación del estudio “El Sistema de Pensiones en México” José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE señaló que esta propuesta es para hacer frente al desequilibrio que presentan los esquemas de reparto y de contribución definida, se propone adecuar el modelo de retiro de la generación de transición, a través de un esquema de prorrata; elevar las contribuciones obligatorias y mejorar los sistemas de protección social a la vejez.

Esta propuesta de prorrata busca establecer una fecha definida para realizar un corte de todos los derechos adquiridos por los trabajadores que se encuentran bajo el régimen de 1973 y después de ese día, todos los individuos comenzarían a cotizar únicamente en el sistema de cuentas individuales.

De esta manera, al momento de su retiro se contabilizaría lo acumulado hasta la fecha del corte del sistema de reparto anterior y se sumaría al monto reunido bajo el SAR.

Por su parte, el economista principal de pensiones de la OCDE, Pablo Antolín reconoció que esta propuesta contempla una reducción del monto de retiro para los trabajadores de la generación de transición, pues explicó que si un individuo tiene trabajando 30 años en el esquema antiguo y 10 en el moderno, su tasa de reemplazo va a reducirse en un tercio.

Aquel que tiene 10 años trabajando en el antiguo esquema y 30 en el moderno, su tasa de reemplazo se va a reducir entre 60 y 70 por ciento (Nota de Prensa. Negocios 360. 16/10/2015).

PENSIONES EN TAMAULIPAS: En el caso de las pensiones de los trabajadores al servicio del estado de Tamaulipas, en noviembre del año pasado, después de 28 años de vigencia, desapareció la UPYSSET  como órgano administrador de las pensiones de los trabajadores del Estado, para dar paso al Instituto de Previsión y Seguridad Social (IPSSET).

Con ello aumentaron progresivamente las cuotas que pagan los servidores públicos, de un seis por ciento que ahora se les descuentan, hasta un 10.5 en el año 2019 y posteriores. El Gobierno también pagará más: De un 12 por ciento de ahora,  a un 21.5 del año 2020 en adelante. Esta nueva Ley entró en vigor a partir de enero del 2015.

El proyecto fue elaborado después de largas negociaciones –por años- de funcionarios del gobierno con la parte sindical, el SUTSPET y el SNTE. Como resultado, la iniciativa señala que los años de servicios y edad para tener derecho a la pensión y jubilación, también se irán dando progresivamente.

Como innovación en el proyecto del IPSSET, los trabajadores en retiro podrán hacer aportaciones voluntarias de cuotas hasta por tres años para, en un momento dado, conseguir su pensión.

Aunque no se menciona de qué cantidades se trata, el proyecto de Ley establece que el nuevo Instituto mandará a fondo perdido el 75 por ciento de las cuentas de préstamos por cobrar, a partir de su vigor en enero. Los servidores podrán retirarse entre los 60 y 70 años y con el ciento por ciento con 30 de servicios.

Notas relacionadas