Anecdotario … Tenemos Gobernador

Por Javier Rosales Ortiz.

 

Anecdotario … Tenemos Gobernador . No ha sido sencillo, casi nada lo es, pero él se las ha ingeniado para sortear los vientos, las tempestades, en un estado que ha procurado tomar de la mano, conducirlo por el camino correcto para intentar alcanzar la anhelada luz al final del túnel.

Unos en un principio decían que le había tocado bailar con la más fea, otros que tiraría la toalla a la mitad del camino y unos más que sería rechazado por un pueblo que estaba dolido, muy lastimado por los acontecimientos que mancharon a Tamaulipas a nivel nacional con tinta roja, pero se equivocaron, porque él está por dar el último tirón.

Algo debe tener él para soportar la marea de críticas que como abrojos intentaron dañarlo cada vez que se disponía a subir por el sendero, para lo cual seguramente se requiere de destreza, de sangre fría y de vocación, porque sin esos tres elementos seguramente seria imposible gobernar.

Y es que Egidio Torre Cantú llego a su quinto año de trabajo y los resultados de su gestión están allí, a la vista de los tamaulipecos, quienes en un principio se mostraron comprensibles por todo aquello que marco su llegada al gobierno de Tamaulipas, un pueblo que es generoso y que hoy no lo ha dejado perderse solo en un maremoto que destruye cuando no se labora en conjunto.

El mandatario estatal –otra opción no le quedó-, tomó el toro por los cuernos y, sin titubeos, inició su jornada, para sorpresa de muchos que le apostaban al fracaso y a la decepción, porque sabían que gobernar a un estado tan enorme, tan distinto, tan polifacético, no es fácil.

Tal vez la clave de que Egidio  haya logrado avanzar cinco años por la ruta que le toco caminar radique en que fue hábil para seleccionar a quienes lo acompañaron y lo acompañan en esta labor titánica que es gobernar a Tamaulipas, hombres y mujeres que aportaron y que aportan su tiempo, su experiencia, su talento para que lograr que todo tome forma.

Hombres como Norberto Treviño García Manzo, Diódoro Guerra,  Enrique de la Garza Ferrer, Blas Gil, Guillermo Martínez García y mujeres como Gilda Cavazos, Mónica González García, Libertad García y Linda González han estado con él desde el principio en las duras y en las maduras.

Y, otros, que por su capacidad se han caracterizado como lo son Herminio Garza Palacios, Antonio Martínez Torres, Guadalupe Flores Valdez, Jorge Abrego Adame y Rocío Pérez Cantú, han llegado a reforzar al gabinete con un trabajo discreto, pero efectivo, que es lo que al gobernador, importa.

El quinto informe de Egidio fue claro, porque no se ocultaron cifras sobre el problema de inseguridad que vive Tamaulipas, por ejemplo, producto de la herencia que dejó un presidente panista que acumulaba todos los síntomas de un sujeto que agoniza en la bipolaridad.

Las cifras ahí están en los boletines oficiales y es justo reconocer que en este evento en el que el mandatario tamaulipeco resumió lo que se ha realizado en un año de trabajo, de nueva cuenta se debe reconocer la perfecta labor de edición que se hizo y que sirvió de introducción al mensaje oficial que ofreció el gobernante.

Por vez primera, la voz de periodistas estatales y nacionales se escuchó en las bocinas cuando narraban las noticias que han aderezado la vida de Tamaulipas en los últimos años, lo que significa que hasta el comunicador más modesto tuvo la oportunidad de compartir espacio , de casi rozarse, con las llamadas “vacas sagradas”.

Va Egidio por el siguiente “round” y él sabe que no está solo.

Que su pueblo lo acompaña y se deja conducir de la mano.

En este último, tirón.

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com

Notas relacionadas