Hipódromo Político ... La Peraza no tiene llenadera… y quiere otra vez

Por Carlos Gerardo Cortés García

No cabe duda que la ex alcaldesa “panista” de Tampico, Magdalena Peraza Guerra, no tiene llenadera. Ha sido diputada local, secretaria de desarrollo social municipal y alcaldesa del puerto, traicionando los principios del que fue por muchos años su partido: el PRI, y que le dio todo. Como no la hicieron candidata a alcaldesa, se fue por el PAN, partido al que finalmente también traicionó. Después, fue Subsecretaria de Desarrollo Social del Estado presionando y obligando a que le dieran un nombramiento a la hora en que a ella se le dio la gana. Y ahora, sale otra vez con una ocurrencia más, queriendo obligar nuevamente al PRI a que hagan lo que ella quiere: ser nuevamente candidata a alcaldesa, haciéndole manita de puerco al tricolor.

¿Y si no jala el PRI? Magdalena buscará ser alcaldesa nuevamente por otro partido, el que sea, eso es lo de menos, al cabo que Magdalena terminará haciendo lo mismo que sabe hacer bien: traicionando. Y pensar que buscaría a los panistas después de haberlos traicionado, no lo creo y no lo veo. Y a pesar de haber llegado a la presidencia municipal por al PAN, Magda Peraza decidió no afiliarse a dicho partido para sorpresa de sus militantes; aún así, a pesar de haber asegurado que no regresaría al PRI, ahora anda empeñada tras ellos, tras los priístas rogando por una oportunidad… más.

Derivado de esa necedad, de esa terquedad y empecinamiento de la Peraza, el político tampiqueño Roberto González Barba le escribió una larga carta a Don Agustín Jiménez, Director del Periódico El Sol de Tampico, misiva en la cual le expresa algunas de las verdades que muchos de los tampiqueños quisieran escupirle a la ex alcaldesa, en su cara, pero que no se atreven.

Primero, González Barba, priista con nada más que 48 años de carrera partidista en el tricolor, asegura que los priistas están molestos por las estridentes declaraciones que hizo la Peraza Guerra, quien entre otras cosas aseguró que “había apoyado a Gustavo Torres Salinas y a Paloma Guillen Vicente para que ganaran la elección”.

Con esa declaración, Magda hace ver como tontos a los electores tampiqueños quienes votaron, efectivamente por Paloma y por Gustavo, pero no por presiones o control político de Magdalena, “como ella dice” sino que votaron bajo el análisis de las cualidades de ambos personajes. Si Magda logró el voto en favor del PRI, como lo asegura, deberían de acusarla bajo la lupa de la Ley Electoral, de coaccionar el sufragio y, entonces, que se atenga a las consecuencias de un proceso legal por este delito.

Segundo, González Barba asegura que Magdalena Peraza ya se siente la “López Obrador” de Tampico. Y si, la maestra hoy quiere ser alcaldesa, pero mañana va a querer ser gobernadora, pasado Senadora y al final Presidenta de la República, y entonces no habrá quien le aguante sus berrinches y caprichos. ¿Se la imagina Usted nuevamente de alcaldesa? Yo en absoluto. Fueron los suyos tres años prácticamente tirados el bote de la basura para los tampiqueños.

En el PRI y de acuerdo a los Estatutos de ese partido, quien es postulado por un Partido Político diferente al tricolor, como es el caso de Magda quien fue impulsada da por el PAN, en automático está fuera del PRI por lo que Magda debe solicitar su reingreso al tricolor. Para ello, la Comisión de Justicia Partidaria del CEN del PRI debe autorizarlo y después de tres años de haber reingresado puede aspirar a ser postulada a un cargo municipal y a cinco años de su reingreso a un cargo estatal.

La posición de Magdalena Peraza pues, más parece que es por querer cobrar favores al PRI, no se cuales, que atender a aspiraciones honestas del ejercicio de gobierno y de servicio público.

Simplemente, a la Peraza se le olvidó el episodio vivido el año 2010 en donde llegó a la alcaldía porteña de la mano del PAN y traicionando a quienes la han hecho de todo, para finalmente hacer un gobierno mediocre que sólo logró que el poder municipal regresara a manos del PRI.

La Peraza sólo busca aprovechar la coyuntura del trabajo que está realizando la actual administración municipal que preside Gustavo Torres Salinas: ahí el Canal de la Cortadura que Magdalena no pudo; ahí los mercados, que Magdalena no quiso; ahí los kilómetros de calles pavimentadas que Magdalena ofreció y no cumplio. En resumen, Magda no quiere ver que los priístas la rechazan y los ciudadanos no le creen. Para los tampiqueños, dos valores que son fundamentales en la vida son la lealtad y la verdad. Y Magdalena ha privilegiado sobre ellos la traición y la mentira.

Ya lo dice el conocido refrán: el que traiciona una vez traiciona siempre. Pero eso creo que a Magdalena Peraza no le importa en lo más mínimo. Pueden más sus ansias de poder, que su deseo de servir. Y tres años más de ese mismo gobierno perecista no creo que haya tampiqueño que lo resista.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @ccortesgarcia.

Notas relacionadas