Compartir
Entre Nos … Las multas de tránsito

Entre Nos … Las multas de tránsito

Por Carlos Santamaría Ochoa

Llama poderosamente la atención el hecho de que algunos motociclistas hicieron una protesta en el Distrito Federal, argumentando la inviabilidad del nuevo reglamento de tránsito, al que califican de ilógico y de tener infracciones –multas- muy elevadas.

Dicen que en caso de ser multados deberán pagar fuertes sumas de dinero, y eso representará sin lugar a dudas un desequilibrio en sus finanzas familiares.

Lejos de quejarnos por cosas que justifican malas acciones, deberíamos ponernos atentos a cumplir con las leyes diversas, y exigir a los que las hacen y a las autoridades un estricto cumplimiento, en la forma que la ciudadanía quiere: imparcialidad por sobre todas las cosas.

Nos recuerda aquel regidor del PRD en Victoria, cuando propusimos que se multara a quien maneja borracho con varios miles de pesos. Iracundo, con aliento alcohólico aún, nos reclamó tal barbaridad según él, argumentando que la mayoría de la gente “vive jodida, y no podría pagar eso que dices”.

La respuesta, pensamos lógica fue la que expusimos: “nadie tiene que pagar una multa si respeta la ley”; en el caso de vialidad y aspectos relacionados con el tráfico, es muy simple: si observamos las leyes, si respetamos la velocidad límite, las zonas peatonales, las luces de semáforo, el usar cinturón de seguridad y respetar los límites y zonas para personas con discapacidad y más, no tendríamos que pagar peso alguno por infracciones.

Vemos, aún en estos días, quela gente que maneja automóviles oficiales, aparte de utilizarlos como medio de transporte para hacer sus compras navideñas, usa cajones para personas con discapacidad y no respeta este ordenamiento legal.

Imagine el lector si fuera como en Estados Unidos, donde llega la grúa y se lleva el vehículo e imponen una multa de varios cientos de dólares o algunos miles, seguramente esos influyentes patanes no volverían a hacerlo.

Los protestantes del D. F. quieren multas más bajas, pero no hablan de respetar una ley que seguramente vendrá a beneficiar a todos: automovilistas, motociclistas, ciclistas, peatones y quien utilice la vía pública.

No somos de la idea de pagar multas, y eso lo tenemos muy claro, pero a cambio, pretendemos respetar las leyes existentes, y en ese sentido, tratar de que la gente cumpla con lo que debe, pero debe ser algo uniforme y aplicable a todos.

Peatones que no respetan los cruces de las esquinas y se molestan cuando vamos en el automóvil y no nos paramos, pero que exigen que nos paremos en sitios adecuados, cuando ellos no hacen lo que les compete, o ciclistas y motociclistas que circulan sin placas ni nada legal que les tenga por registrados.

Bien curioso: cuando se aplica la ley, queremos que únicamente sea para los de enfrente y no para nosotros. En ese sentido, es necesario ser corresponsables para que, en una observancia total de todo involucrado, tengamos una ley adecuada y confiable, autoridades confiables, y ciudadanos responsables.

Y lo que dicen estas personas aplica a todo ambiente, a cualquier ciudadano en todo tipo de giro o actividad, y lo que necesitamos son multas verdaderas que no sean sujetas a descuentos ni nada por el estilo, es decir, meter mano dura en la aplicación de la justicia.

Claro, el inconveniente será encontrar gente que quiera aplicar la ley al cien por ciento y sea incorruptible, algo así como encontrar una aguja en un pajar.

En ese sentido, hacemos votos porque en Tamaulipas se haga respetar la ley de tránsito, la de alcoholes, la de catastro, la de turismo y todas las que existen, para que, en un marco de legalidad total podamos exigir a la autoridad honestidad en la aplicación de éstas, y al ciudadano, probidad para comportarse en una entidad en la que somos los seres humanos los importantes y los que debemos hacer de éste un buen sitio para vivir.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario