Compartir
Entre Nos … Los tiempos de la UAT

Entre Nos … Los tiempos de la UAT

Por Carlos Santamaría Ochoa

Como sucede cada año, el 6 de enero se cumple la puntual cita del rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas con empleados, trabajadores, profesores, investigadores, alumnos y más, en un brindis por el año que inicia y que, en principio se llevaba a cabo en el Lobby de la rectoría, allá por el 8 y 9 Matamoros, y ahora se celebra en el Gimnasio Multidisciplinario Victoria.

Año con año el rector saludaba y convivía con su gente: su equipo de trabajo y muchos de los que teníamos lazos importantes con la máxima Casa de Estudios tamaulipeca.

Ahí estrechábamos la mano de la  máxima autoridad universitaria y de todos los colaboradores, directores de facultades, líderes estudiantiles y otros líderes que fueron desapareciendo poco a poco, quedando únicamente un vestigio de tan difícil época.

Luego, se hizo en el vestíbulo del gimnasio, pero hoy a tenido lugar dentro de la cancha principal, y ahí, el rector Enrique Etienne Pérez Del Río ha saludado a su comunidad, la que encabeza y a la que dirige para que tome el rumbo de la investigación, la vinculación con la sociedad y la educación superior, ofreciendo una serie de programas de los tres niveles académicos –licenciatura, maestría y doctorado- en sus distintas Unidades Multidisciplinarias.

Muchos de nosotros esperamos tan singular ocasión para saludar al rector, sin embargo, en ocasiones –como la presente-no nos es posible hacerlo ya que la salud ocasionalmente nos pasa malas jugadas, a nosotros o a los nuestros, y eso hay que atenderlo por sobre cualquier aspecto laboral, personal o escolar.

Etienne convivió con los universitarios. Ahí estuvieron funcionarios que han significado la base para llevar a cabo el proyecto de la Universidad que todos queremos, como es el caso del maestro David Vallejo Manzur, del doctor José Luis Pariente, el doctor Marco Aurelio Leal, y muchos, pero muchos colaboradores de todas las áreas que son fundamentales en el desarrollo de la UAT en el estado, y que tienen ya una tarea específica dentro del contexto productivo y de investigación, y pretender erigirse como las más importantes de su tipo en el entorno del estado de Tamaulipas.

El rector Etienne tiene claro lo que se espera de la UAT en este 2016, y para tal efecto ha dispuesto con sus colaboradores que se pongan a trabajar en el proyecto de la Universidad con todos sus puntos estratégicos y desarrollo institucional, a unos días de iniciar las clases en niveles de licenciatura, maestría, doctorado y los centros de lenguas. La UAT se está consolidando en la sociedad, dejando a u lado los malos pensamientos y reputación, para dar paso a una Universidad fuerte, cuestionadora y buscadora de opiniones que sustenten sus movimientos y acciones.

Y es tiempo también en que el rector Etienne hace un balance de lo realizado con mucho éxito durante los años anteriores, pero lo que se requiere replantear; en ese tenor, es probable que se requieran cambios de algunos personajes que, lejos de ayudar, perjudican la buena imagen y marcha de la UAT. En todos los equipos –políticos, universitarios, sindicales, deportivos, etcétera- hay gente eficiente y gente nada eficiente, es decir, buenos y malos, por nombrarlo de manera más coloquial, y Etienne sabe que se requiere hacer ajustes para lograr entregar a la sociedad la Universidad que demanda: plena, con suficiente calidad que nos permita competir con cualquier universidad del mundo; con la eficiencia que solamente otorga el manejar programas de calidad con gente de calidad, y el tiempo que se lleve en ajustar el rumbo será el que se presente en todo lo que la UAT demanda: una mejor respuesta de cada universitario, desde donde se encuentra.

Y los que no sirven, los que están de más y no han entendido que nos hemos modernizado: que se vayan, porque en la UAT no tienen cabida.

El pretexto de la rosca de reyes es excelente para saludar al rector Etienne y sus colaboradores más cercanos, sin duda alguna.

 

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario