Entre Nos...Echemos todos la mano

Por Carlos Santamaría Ochoa 

Entre Nos…Echemos todos la mano.- Este viernes nos llevó una muy agradable impresión el hecho de ver que la gente hace lo que tiene. Así es, pareciera mentira, pero cuando la gente hace lo que debe, se le aplaude y reconoce en ocasiones, y cuando falta, quiere buscar razones para argumentar su falta de esfuerzo.

El caso es que una importante cuadrilla de trabajadores estuvo laborando el fin de semana en el Libramiento Naciones Unidas, don podadoras de césped que lograron acabar por fin con esas selvas que teníamos y que constituían un grave problema, no tanto por la falta de visibilidad, sino por aspectos sanitarios, porque está demostrado que donde hay maleza hay mucho criadero de moscos, y estando las epidemias de dengue, chicungunya y zika a todo, se requería una acción inmediata, para evitar un gasto multimillonario en medicamentos para atajar lo que pudo convertirse en un problema de salud pública de consecuencias inimaginables. Hemos comentado a través de los años que debemos exigir a las autoridades de los tres niveles que cumplan con su función de gobernar y administrar el dinero de nuestros impuestos, que gasten en lo que se debe y no se dilapide el recurso ajeno.

Hemos pedido que sean escrupulosamente honestos, cosa que ha quedado en eo total y permanente olvido, dado que las presunciones de malos gastos están a flor de piel, y las pruebas también.

Hemos pedido por años que cada uno de los tamaulipecos en la nómina oficial haga su trabajo al cien por ciento, y entonces, también hemos hecho la otra petición, la que va dirigida a gente como usted o como nosotros.

En el caso de los camellones, no podemos hacer mucho, pero sí en el caso de los lotes baldíos o en nuestras mismas casas, para tratar de evitar sitios donde se pueda promover el cultivo de crías de estos moscos que joroban bien y bonito la salud, e  inclusive, ocasionan la muerte en algunos casos.

Pero no podemos exigir a la autoridad si no hacemos nada, eso es un hecho y hay que entenderlo.

Y es donde  cabe el econocer la función que llevan a cabo a través del personal de la Secretaría de Salud en la entidad, procurando que todos podamos gozar de una salud adecuada, y que los asuntos que implican riesgo pudieran  ser disminuidos.

Pero como dice el doctor Norberto Treviño García-Manzo: si no ayuda la gente, la tarea puede dificultarse o anularse.

No es humanamente posible hacer magia en este sentido. Hay que poner la parte que nos toca, por favor. No entendemos el que la gente pase tirando recipientes en cualquier parte, donde se puede propiciar un charco y por consiguiente un criadero. De eso abunda en la localidad, y no queremos una sociedad enferme, mucho menos con el problema que ocasionan estos moscos tan especiales.

Puede usted acudir a un Centro de Salud a solicitar orientación al respecto, a pedir que le ayuden con algún material para acabar con las larvas de los moscos que hablamos líneas arriba, y sobre todo, la orientación técnica para saber qué tenemos qué hacer.

Sin embargo, es una tarea –y eso hay que aprenderlo- que debe llevarse a cabo entre autoridad de los tres niveles y la sociedad.

Y en ese sentido, hay que imaginar si todos nos ponemos exigentes y pedimos escrupulosidad en las acciones oficiales, si colaboramos y denunciamos malos manejos, malos trabajos, pero si también hacemos esa importante parte que sea congruente con nuestra condición de ciudadanos, seguramente tendríamos una ciudad y sociedad mucho mejor en todos sentidos.

No se trata de dejar la tarea a la gente, sino de compartir lo que nos toca, y entonces, estar pendientes de que todos cumplamos, porque entendemos que los beneficios que pudieran presentarse son para todos nosotros.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas