Entre Nos...Turismo local

Por Carlos Santamaría Ochoa 

Entre Nos…Turismo local.- Los grandes retos de las administraciones son, sin duda alguna, eficientar el gasto del dinero ajeno, es decir, el dinero de todos nosotros, y no cometer los absurdos históricos de endeudar a un municipio, estado o nación por décadas como han hecho de manera irresponsable presidentes, gobernadores y alcaldes, en contubernio con sus respectivos Congresos, que, pusilánimes y arrastrados, aprueban sin ton ni son cualquier incremento en la deuda.

Lo hemos visto por años, y nadie parece que ha querido hacer algo.

Nuestros gobernantes recibirán en octubre próximo una localidad, estatal y municipal, ávida de recursos para poder pagar el endeudamiento irresponsable que se ha tenido, y decimos que es irresponsable porque no ha servido para maldita la cosa: no hay obras prioritarias que lo justifiquen, como sucedió, por ejemplo, con el acueducto de la presa Vicente Guerrero, que vino a solucionar un muy grave problema social.

El asunto es que habrá adeudo y grande, y por consiguiente, habrá que buscar la manera de hacerse llegar dinero para poder enfrentar estos pagos que se vienen en cascada.

No es como hacían los reyes de antaño que se soluciona este problema: porque iban con sus terríficos cobradores y esquilmaban al pueblo hasta dejarlo en la vil miseria.

Tampoco es como hicieron algunos presidentes, que dieron vuelo a la maquinita de hacer billetes y ya, aunque éstos no tenían un sustento firme, es decir, era dinero de mentiras.

El gobernador Francisco García Cabeza de Vaca necesitará mucho dinero, y no esperamos nadie que incrementen los impuestos. Al contrario: muchos esperamos que se quiten impuestos injustos –desde nuestra óptica- como sigue siendo la tenencia por uso de automóviles, que es un beneficio para el estado y que nos perjudica a muchos.

Hay algunas alternativas, y una de ellas tiene que ver con la llamada “industria sin chimeneas”, es decir, el turismo, una mágica actividad que puede dejar muchísimo dinero, siempre y cuando se hagan bien las cosas.

En este sentido, hubo un incremento sustancial en el llamado “turismo médico” que tuvo este sexenio buena respuesta, y que no es más que lograr la organización de eventos nacionales e internacionales, en aras de que los laboratorios, médicos y quien esté involucrado en esta industria nos deje sus billetes para poder circular en Tamaulipas y salir aunque sea un poco de pobres.

Claro, es fácil decir las cosas y ya. Propongamos actividades y formas de tener dinero, que buena falta nos hace.

El organizar eventos científicos deja recursos importantes y es una buena fuente, tanto de ingreso como de prestigio y una ventana al mundo, y en ese sentido, la frontera tuvo mucha representatividad al igual que la zona conurbada Tampico-Madero-Altamira.

Y en la capital, Victoria, no tenemos mucho qué mostrar al mundo, pero se pueden organizar algunas cosillas que permitan a la administración de Oscar Almaraz allegarse recursos y colaborar para que todos tengamos un poco más, o al menos, que haya para el pago de servicios básicos y eficientar los que propone la administración municipal.

Es ahí donde esos asesores deberán justificar cada peso que cobren en salario, compensación o lo que sea: en la forma en que hagan ver a la autoridad la viabilidad de eventos que nos dejen dinero, así de claro.

Imagine el lector si organizaran, por ejemplo, una Feria de la Salud, en la que la industria farmacéutica nos ofrezca conferencias y talleres para los ciudadanos comunes y corrientes, y que nos orienten sobre ejercicio, alimentación y los problemas que aquejan al nuevo milenio.

Sería, realmente, una muy buena idea, porque vaya que nos hace falta un cambio de esa naturaleza.

Y el dinero, que esperamos llegue en buena cantidad, nos permitirá tener mejores servicios, aunque para lo anterior tenemos que garantizar la seguridad en el estado, por supuesto.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas