Entre Nos ... Siempre ha sido así

Por Carlos Santamaría Ochoa

Dice Francisco Javier Garza Del Coss, diputado local, que es responsabilidad del gobierno entrante hacer una buena administración. Miente.

El legislador blanquiazul ha olvidado que tiene forma de vivir holgada y decorosamente gracias a un salario que se paga con recursos de los ciudadanos, y que sus privilegios económicos y de posición social se los debe, precisamente, a ese beneficio emanado de la benevolencia popular, que desgraciadamente, y en forma tradicional, ha dado de comer a un grupo de sinvergüenzas vividores que lo único que han hecho es aprovecharse de su posición y de la apatía popular por denunciar y tomar medidas naturales para evitar el saqueo como el que vivimos, la deshonestidad y el influyentismo, tan nefasto y dañino que ha sido en los últimos años, a grado tal que cualquiera tiene sus guardias personales, sin importar si es funcionario, esposo, hijo, padre o amante de uno de ellos. El abuso desmedido que hemos permitido los ciudadanos no es algo que debieran hacer los servidores públicos, y aplica a miembros de los tres poderes reconocidos en el país.

Entonces, decimos que miente Garza del Coss, porque el gobierno que encabeza Francisco Javier García Cabeza de Vaca es emanado de un proceso popular y ciudadano, donde la mayoría decidió que los que nos gobiernan han hecho un daño irremediable, que han abusado de la confianza de un pueblo noble y apático que no ha sabido castigar a estos bribones, y que ese mismo pueblo, en la forma que tiene de protestar, lo hizo dando su voto de confianza a su causa, de.cidiendo dejar a un lado a esos saqueadores que históricamente se han dedicado a resolver únicamente su situación patrimonial familiar.

La gente votó por Cabeza de Vaca porque prometió que las cosas van a cambiar y habrá transparencia en muchas acciones de gobierno que han sido oscuras por tradición. Suponemos que incluye a esas constructoras fantasma que han hecho como que trabajan, dejando beneficios a otros, es decir sirviendo como prestanombres de los poderosos que se hicieron más ricos aún.

Cabeza de Vaca pidió la oportunidad de demostrarnos a los tamaulipecos que se puede gobernar sin “moches” y sin llevarse los miles y millones al vecino estado de Texas, para esconderse, como han hecho otros, al término de su sexenio en ciudades como Austin, Mc Allen u otras, del vecino país del norte.

El flamante gobernador debe demostrar a la gente que el voto no fue equivocado y ha sido totalmente acertado en el sentido de que la confianza depositada en él dejará cosas buenas para Tamaulipas.

Ya muchos queremos ver un acto de justicia social cuando los recursos de todos sean para bien de todos y no de unos cuantos.

Recientemente se han descubierto más cuentas en el extranjero de gente que, amparada en el poder desvió una cantidad muy importante de recursos, suficientes para vivir el resto de sus nefastas vidas en el lujo y la comodidad que otorga, por un lado, el trabajar de sol a sol, o por el otro, que es el que nos ocupa, el que otorga el disponer de bienes públicos para beneficio personal.

Y junto con el gobernador Cabeza de Vaca, gente como Garza del Coss y sus compañeros de fórmula y partido deberán hacer a un lado la idea de asegurar su futuro en el sexenio que viene, y procurar trabajar en bien de los que de alguna manera estamos en la parte que recibe –o debería hacerlo- los beneficios de un buen gobierno.

Ya queremos ser tomados en cuenta: que las obras se hagan de acuerdo a las necesidades de la gente y no de los contratistas amigos: queremos que se mejore en infraestructura y programas sociales en base a lo que somos, lo que tenemos y el rumbo que queremos tomar.

Pero un beneficio para todos, que bien lo merecemos, simplemente, por haber aguantado lo que hemos aguantado en los últimos años.

Que se olviden de revanchismos, de cosas partidistas, y que nos regalen un buen gobierno, la mejor prueba para apostar por la continuidad sexenal.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas