Proyectos Productivos en Tula (2a parte)

Por Dr. Jorge Lera Mejía 
Parte de las propuestas que se publicaron en mi libro sobre Migración y remesas para proyectos productivos, publicado en Editorial Plaza y Valdés el pasado 15 de diciembre, se basaron en una lista de potencialidades que hoy se registran en la región del Altiplano de Tula, aquí citaré las más importantes.
(…) Hortalizas exportables en invernaderos (ejido Las Cruces y M. Cedillo)
En estos tiempos donde el ejido se puede rentar o vender, donde ser agricultor y ganadero es un reto a vencer, vivir del campo convierte a los campesinos en verdaderos heìroes.
Maìs si nos referimos a productores agropecuarios de regiones como el Altiplano de Tula, donde por deìcadas los campesinos han emigrado hacia las ciudades del interior del estado o hacia los Estados Unidos.
Tula se ha convertido en los uìltimos anÞos, como una regioìn potencial para implementar cultivos agriìcolas hortofrutiìcolas y desarrollos ganaderos, que con el posible ingrediente de inversioìn productiva externa que abarcariìa el fomento de apoyos por los migrantes tultecos, que cada diìa participan maìs en estas actividades productivas, por medio de sus “clubes de migrantes”.
A traveìs de los programas comunitarios y de desarrollo en redes sociales de capital humano, como es el conocido como “Programa 3×1 de migrantes” de la SEDESOL, asiì como el programa “Paisano invierte en Tu Tierra” del FIRCO, se abren oportunidades para estudiar y desarrollar en Tula, Tamaulipas, con aportaciones de remesas individuales y colectivas.
Para citar ejemplos recientes de casos de eìxito, se pueden referir dos bastante de los uìltimos diez anÞos; a decir, los desarrollos de maìs de 200 ha de Invernaderos Hortofrutiìcolas en la regioìn de los ejidos Las Cruces y Magdaleno Cedillo, asiì como 2,200 ha de olivares del ejido Tanque Blanco.
Sin embargo, tambieìn se conocen en Tula, casos  ejemplares en producciones de nopal verdulero y tunero en ejidos como Mamaleoìn (Desespinadora y Seleccionadora de Tuna Mama Leoìn S. de R.L. de MI; Representante: Santos Gallardo Colunga; ejido Mamaleoìn, Tula), desarrollo ganadero de aves (carne y huevo), de leche (ganado bovino y caprino), de carne (borrega y cabra).
Asiì como una larga lista de productos alternativos de valor anÞadido, como lo son: oreìgano, chile piquiìn, laurel de la india, daìtil, lechuguilla, saìbila (aloe vera), jojoba, etc. (desarrollos de artesaniìas, shampuìs y alimentos).
Es importante agregar que en la versioìn moderna para incluir factibilidad a las alternativas del campo de Tula y el Altiplano, se debe incluir el llamado “eslabonamiento productivo” o “cadenas productivas” dentro del sistema-producto de la SAGARPA.
Para estas acciones se requieren proyectos que tienen por objeto, el perfeccionar la forma en la que los diferentes eslabones de un sistema se relacionan para llevar a cabo sus funciones productivas.
Conceptualmente, el eslabonamiento productivo se basa en la idea de que la funcioìn de rentabilidad de cada eslaboìn, es decir, la capacidad real de obtener ganancias, depende directamente del comportamiento de las ganancias de los otros eslabones de la cadena.
Un caso exitoso lo encabeza el ahora alcalde de Tula, Tamaulipas, Juan Andreìs Diìaz Cruz (2013-2016), que puede decir con orgullo que sus anÞos como profesor rural y despueìs como impulsor del campo del Altiplano, ahora fructifican. Desde el anÞo 2003, el profesor Diìaz Cruz se dirigioì hacia el campo de las hortalizas mediante la agricultura controlada de los invernaderos.
De esa forma los inversionistas visualizan a los ejidos de Tula con sistemas de unidades de riego, como el mejor rincoìn del Altiplano tamaulipeco para sembrar su futuro. De acuerdo a la columna de Itzchel Moreno Maldonado y Rauìl Espinosa S., publicada en Conexioìn Total, el mes de marzo 2013, afirmaban que:
“Las nopaleras no han quedado en el olvido, pues muchos ejidatarios conservan espacios para el autoconsumo, incluso se atreven a maìs y existen empresas solidarias como la que dirige el profesor Juan Andreìs Diìaz Cruz, quien dejoì el magisterio para volver a ver el cultivo”.
Con su suenÞo logroì mantener en sus hogares a 20 hombres que cada temporada abandonaban a sus familias para ir a Estados Unidos, 60 habitantes de la regioìn encontraron en el invernadero de “Las Cruces” una oportunidad ja para laborar y en temporada de cosecha llegan al menos 300 personas maìs para colectar las 70 toneladas de tomate saladet, las 40 toneladas de chile habanero, 50 toneladas de pimiento morroìn, 60 toneladas de chile serrano y 25 toneladas de tomatillo”.
En el municipio de Tula, actualmente se le estaì dando un gran impulso a los invernaderos y al cultivo del olivo, estas actividades pueden detonar la actividad agropecuaria y econoìmica en el municipio.
Tambieìn se cuenta con 20 unidades de riego, mismas que estaìn reorganizaìndose para poderlas rehabilitar. En el caso del ejido Las Cruces, se formoì entre otras, una empresa rural denominada “Integradora Real de San Andreìs”, asimismo, se alienta el trabajo y la operacioìn agroindustrial desde el seno familiar, por medio de la creacioìn de la Asociacioìn Civil “Mujeres Unidas por Tula”.
“Los cultivos en invernadero producen chile habanero y tomate saladet, a campo abierto se experimenta con cebolla. En 60 diìas el chile habanero estaì listo para el primer corte, que con frecuencia arroja hasta 74 mil kilos en soìlo 3.3 hectaìreas. Sus clientes son los mercados de abastos en el Distrito Federal, Guadalajara, San Luis Potosiì, Monterrey y Estados Unidos” (Diìaz Cruz, Juan Andreìs, 2011).
En conclusioìn, ahora con todo este potencial, y la suma de esfuerzos de inversiones institucionales de programas como el “3×1” (SEDESOL) y “Paisano invierte en Tu Tierra” (FIRCO), se puede observar en poco tiempo, como la regioìn de los ejidos de Tula podraìn convertirse en una regioìn pujante que logre aprovechar inversiones de remesas colectivas, a traveìs de clubes de migrantes, con aportaciones 3×1 de los gobiernos federal, estatal y municipal (Lera, Hoy Tamaulipas, 2013) (…) CONTINUARÁ.

Notas relacionadas