Entre Nos ... ¿A toro pasado? ¡Cornada segura!

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos … ¿A toro pasado? ¡Cornada segura! . Un destacado profesionista, con mayor trayectoria en la entidad, quien tuvo a su cargo importantes encomiendas oficiales y muchas cosas en su vida, nos enseñó en una ocasión que “el dinero ajeno hace ruido, mucho ruido, pero el que se ha etiquetado específicamente hace más ruido”, refiriéndose a aquellos que gustan de capturar en sus cuentas personales recursos del erario que han sido autorizados y liberados para otros fines que no son precisamente beneficios personales y familiares.

Y en ese tenor, muchos tamaulipecos coinciden en que hay fondos que tienen un destino, pero no llegaron por diversos motivos, siendo uno de ellos, presumiblemente, las desviaciones que por un equivocado proselitismo se llevaron a cabo. El desvío de recursos es delito, además de ser una inmoral actitud en todos sentidos, porque quien hace uso de dinero ajeno sin consultar o ser autorizado no merece consideración alguna.

Son muchos millones los que se han perdido en el camino, y quienes han resultado afectados exigen al gobierno que llega una minuciosa revisión de los mismos, y que exista la disposición de castigar a esos elementos que se enriquecieron con el dinero de la gente. Los beneficiarios están perfectamente ubicados, e inclusive se ha dado cuenta de sus ingresos en el extranjero en forma desmedida.

Pero la gente no se conforma con ello. No queremos que suceda lo que hizo la Universidad Panamericana que dio carpetazo al más indigno y deshonesto acto de corrupción como lo fue el plagio de un documento académico de la importancia de una tesis.

No quiere la gente que sigan paseando con la impunidad que les caracteriza, y que se burlen de los demás yendo a vivir al extranjero sin trabajar porque no tienen necesidad por tanto recurso que se han llevado.

La gente quiere ya respuestas, y dentro de las exigencias de cambio, se ha dado no únicamente de partido o candidato: la gente quiere cambio de actitudes.

De nada sirve señalar a los ladrones si no se les quita lo robado y se les enjuicia, se les encarcela como debe ser, y se dignifica la postura de las autoridades ministeriales, las de auditoría y el propio Congreso del Estado, que no debe autorizar millonarias cuentas que no tienen un destino claro.

En la actividad que referimos, se hicieron ricos unos cuantos, porque tuvieron la “visión” de acercarse a quien tomaba las decisiones hasta este día, y dispuso de convenios y tratos, cheques y facturas a su antojo, asegurando que era la base de una administración que fenece con poca o desafortunada opinión ciudadana.

Tiempo es de revisar a estos personajes que hace poco viajaban en modestos automóviles y se erigieron como salvadores de la entidad y se ufanaron de ello en público y en privado. Se sintieron más importantes que el Dios de todos, que el César de la antigua Roma, y se levantaron como los salvadores de muchos, cuando lo único que hicieron fue dinero en forma personal. Acabaron viajando en lujosos muebles y gastando dinero ajeno a manos llenas.

Muchos afectados, pero quien resultó con mayores daños ha sido, sin lugar a dudas, el Congreso del Estado, porque les hicieron autorizar estas cuentas a sabiendas de los muchos pesos desviados, y ahora, pasean con una gran impunidad y quieren aprobar todo antes de irse.

El trabajo que construyeron en años cayó al descrédito por estos rapaces que se llevan mucho dinero ajeno.

Y los tamaulipecos queremos, sinceramente, que se les llame a cuentas, que devuelvan el dinero nuestro y que lo que no pagaron en su tiempo lo paguen a los destinatarios originales.

Que las que lucraron con su cargo y se llevaron el dinero de institutos políticos, dependencias y más, también paguen lo justo, porque ellas han deshonrado a una parte que exige equidad y honestidad, y que pugna por demostrar que son mejores que nosotros. Ellas también merecen una auditoría, y que las consecuencias lleguen hasta donde deben llegar.

Es el reclamo, la petición que hace Tamaulipas al gobernador García, para que consolide la fe que se tiene en su gestión.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas