Opinión Económica ... Deuda incontrolable, Hacienda imparable con gasolinazos

 
Por Dr. Jorge Lera Mejía 

Cita en el Diario El Economista, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, que es buena la estabilidad macroeconómica, pero existen variables que preocupan cada vez más y que demandan atención y ajuste: en particular el aumento del déficit y de la deuda pública (Lilia González, El Economista, 29/08/2016).

“La causa directa es el déficit primario que tenemos desde el 2008 a la fecha, y que se incrementó 124% en esta administración: 97,500 millones de pesos. Todo esto ha tenido implicaciones en otros fundamentos económicos, como la cuenta corriente”.

La deuda total del sector público creció el equivalente a 10.5% del PIB. Éste es el principal riesgo que hay que corregir en la fase de cierre de la administración (Fin de cita).

En reportes de la Secretaria de Hacienda (SHCP) de julio de 2015, ya se exponía con detalle las cifras de la deuda en pesos y en dólares. El saldo de la deuda interna neta del sector público federal (gobierno federal, empresas productivas del Estado y la banca de desarrollo) se ubicó en 5 billones 66.3 mil millones de pesos al cierre de julio de 2015, lo que significa un aumento de 262.1 mil millones de pesos respecto del saldo registrado al cierre de 2014.
Por su parte, el saldo de la deuda externa neta del sector público federal fue de 158.3 mil millones de dólares, monto superior en 12.7 mil millones de dólares al registrado al cierre de 2014.
El saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público –la deuda global– ascendió a 8 billones 111.4 mil millones de pesos y fue superior en 665.3 mil millones de pesos al de diciembre de 2014 (Fuente: SHCP).
El propio presidente Enrique Peña Nieto, el 27 de abril de este año, reconocía con respecto al endeudamiento de Estados y Municipios que “La nueva legislación sobre Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y Municipios es producto del acelerado aumento de las deudas en las entidades, admitió el presidente Enrique Peña Nieto. Y dio este dato: en el periodo 2008-2013, el pasivo de estados y ayuntamientos creció a un ritmo de 14.5 por ciento real en términos anuales”.
A decir de Peña Nieto, este nueva ley permitiría asegurar finanzas públicas sanas y procurar la estabilidad macroeconómnica del país, ‘’condición indispensable para que México siga avanzando de manera positiva y con paso firme’’.
Sin embargo la propia Secretaria de Hacienda ha sido en estos últimos cuatro años la principal fuente del endeudamiento primario, no obstante los claros números favorables de recaudación fiscal resultado de la última reforma Fiscal en México.
Ayer en entrevista nocturna del Programa Fórmula Financiera con Luis Videgaray, se defendía de las preguntas directas sobre este tema lamentable escabullendo reconocer errores de su administración, comparando como siempre nuestra economía con otros países y otros tiempos de la economía mexicana. Igual escabullendo el grave tema de la urgencia de aumentar el poder adquisitivo de la mayoría de la población mediante un salario mínimo de emergencia, donde el también secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, ha estado patinando como siempre, sin reconocer el carácter inflacionario que tendrán los tres recientes gasolinazos.
La defensa de Videgaray la orientó hacia el tema trillado, desde la época de Ernesto Zedillo que se afirma blindaje de la macroeconomía mexicana, contra la creación de mayor desigualdad económica entre las capas más pobres de México.
Por lo que declaró que “Al respecto de la depreciación del peso, la caída en los precios del petróleo, existen grandes desafíos al país, pero que la estabilidad del país ha sido fundamental ante estos embates”.
“El escenario externo es sumamente complejo: caída abrupta en los precios del petróleo, incremento de las tasas de interés en Estados Unidos, y la industria en Estados Unidos no crece, por lo que muchas exportaciones dependen de la industria manufacturera; esta combinación representa un reto significativo. Sin embargo, tenemos un mercado interno estable, competitivo y que nos permite mantenernos. Sin duda, la apuesta por la estabilidad nos da resultados”, indicó Luis Videgaray el día de ayer.
También ayer ante entrevista con Radio Formula de López Dóriga, declara el secretario de Hacienda que (…) La propuesta de Hacienda será defender el superávit primario para la Ley de ingresos y Presupuesto de egresos del próximo año, declaró Videgaray que el objetivo fundamental del próximo planteamiento contra el déficit es lograr el superávit primario.
Describió a tal como “la resta los ingresos más los gastos, y hay saldo positivo, tendremos superávit”.

Desde 2006, alertó que este ha sido negativo. Esto se genera como un estímulo de gasto público para apoyar a la economía. Sin embargo, esto no puede ser permanente. Por eso nos propusimos a 2017 llegar al superávit primario.

¿Qué vamos a proponer? Un paquete en el que se recupere eso; que los ingresos sean mayores a los gastos. El presidente tiene un compromiso muy claro: no va a proponer nuevos impuestos. Por lo tanto, el gobierno federal deberá hacer un mejor presupuesto, y eso se entregará en el próximo paquete económico, el 8 de septiembre (…)

Así se dijo respecto a los gasolinazos, y ya ve usted los que nos han recetado en estos dos meses, esperamos que en esto de nuevos impuestos si cumplan, por qué los gasolinazos finalmente son precisamente aumentos indirectos del impuesto IEPS sobre los combustibles.

Notas relacionadas