Entre Nos ... Las fallas del Congreso

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos … Las fallas del Congreso . Definitivamente, un aspecto que deberá cuidar la siguiente administración encabezada por Francisco Javier García Cabeza de Vaca será el evitar las acciones que a la ciudadanía chocan, molestan, enojan, en aras de una pequeña monarquía estatal.

Se dice popularmente que los gobernadores son como pequeños virreyes, donde solamente su voz cuenta y todo mundo debe supeditarse a sus caprichos, decisiones y órdenes, so pena de ser castigados severamente.

Antes, los decapitaban o colgaban; hoy los marginan de todo lo que hay.

Y es que los gobernantes están acostumbrados a llegar y encerrarse en una burbua de cristal, a prueba de manifestaciones y sensibilidad social, y a decidir por sus intereses personales y de partido, pero no han entendido que se deben a la gente.

Se gastan el dinero como si fuera propio y abusan en sus gastos personales; el columnista fue testigo de una hoja de nómina del pasado, donde el gobierno pagaba para los hijos del gobernador las colegiaturas, clases de equitación, de canto y personal de asistencia infantil.

Cierto, ellos tienen privilegios que les otorga el puesto, pero la ciudadanía no tiene por qué pagar los excesos, caprichos y lujos de una familia que tiene entre sus miembros al mandatario en turno. No va por ahí, y eso es, simplemente, un abuso, y una falta de formación moral y educación.

No es lógico pensar que del dinero público nos van a mantener, no resulta congruente.

Pero lo más grave es que todas esas cuentas pasan por un Congreso que supuestamente revisa y aprueba o rechaza. Nuestros representantes populares debieran estar pendientes de los gastos que se hacen y vigilar que no haya excesos. Hoy en día, se han convertido en paleros, en cómplices de esos gobernantes que abusaron de sus privilegios y se pagaron hasta la comida de las mascotas con dinero público.

Grave que lo hagan, porque demuestra su poca calidad humana y su nula sensibilidad, más, cuando vivimos un tiempo en el que no hay empleo ni dinero para la gente. Ellos tienen empleo para todos sus familiares y recursos para pasear y divertirse a costa del erario. Los vehículos con que cuentan constituyen un gran insulto para los tamaulipecos.

Pero… ¿Quién pone orden? ¿ Por qué los diputados no hacen valer su voz?

Llama la atención que la recientemente aprobada ley en la que se garantiza seguridad para los ex gobernadores y sus familiares haya sido aprobada con ukn solo voto en contra, y que los diputados de “oposición” demostraron que lo único que les interesa es el bono de despedida, y no quieren que se enojen los “patrones” con ellos, así que, mejor votaron por que sí se instituya una medida a todas luces inmoral e ilegal.

Pero al ser aprobada por el Congreso, se convirtió en legal. ¡Vaya cosas!

La nueva legislatura tiene ante sí una oportunidad dorada: deberán demostrar que vienen comprometidos con quienes votaron por ellos y a quienes representan y no deben dejarse llevar por las órdenes del titular del Ejecutivo: son poderes diferentes y deben funcionar paralelamente, cada uno con sus funciones.

Una relación de respeto y cordialidad, pero marcada por sus diferencias naturales. Es menester que se entienda lo que significa ser diputado.

Y tendrán la maravillosa y única oportunidad de derogar tan ilógica ley que otorga seguridad a los que ya se fueron.

Históricamente, tienen la oportunidad de pasar a formar parte de los libros testimoniales como la legislatura que rompió con los excesos virreinales de los gobernantes de antaño, los que, escudados en su logotipo tricolor abusaron de la buena fe de la ciudadanía y se pagaron hasta lo que nunca usaron… claro, con dinero ajeno.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas