Entre Nos ... ¿Qué quiere la gente en vialidad?

Por Carlos Santamaría Ochoa

 

Nadie ha querido ver el problema del tamaño que es o por el enfoque ciudadano que convenga a la gran mayoría, pero el problema es grave, y en todo el estado será una encrucijada para el gobierno que dentro de unos días entrará en vigor.

Los vehículos que tenemos son demasiados, pero lo grave es que muchos –miles- están totalmente destartalados y caminan por arte de magia; otros, contaminan que da miedo, y los más, circulan sin placas, con placas vencidas o matrícula norteamericana, es decir, ilegales. Un importante grupo ha caído en las redes de la UCD y ONAPPAFA, pagando por traer una placa ilegal, ilegítima y sin valor que les ampara para circular ilegalmente en la entidad.

Hace algunos meses, un funcionario decía que no podían encarar este problema porque se desataba un grave conflicto social. Se le cuestionó sobre el hecho de hacer operativos y retirar de la circulación a TODOS los vehículos ilegales, entendiendo el concepto como los que tienen placas vencidas hasta de diez años, placas americanas, sin placas, y de las dos centrales que han sido una excelente caja de ahorro para algunos vividores.

Entonces, habría menos vehículos y habría más orden, y si a eso agregamos que los agentes de tránsito dejen de esconderse en calles y bulevares para infraccionar –o pedir cooperación- a los automovilistas que supuestamente circulamos a más de 50 kilómetros por hora, podríamos aspirar a tener un mejor control, mejor vialidad y mejor calidad de vida.

Decía el funcionario en cuestión que los autos ilegales, que son una inmensa mayoría, pertenecen a quien tiene condiciones difíciles de supervivencia –manutención, bajos salarios, poco dinero o falta de conciencia- y si se quitaran los autos en esas condiciones la gente se levantaría en manifestaciones.

Surge la duda entonces si el estado no está para vigilar el cumplimiento de todas las disposiciones para con sus ciudadanos, y viceversa.

Si ellos, los que deben poner orden, sería muy fácil decir que no pagaríamos impuestos, porque nos afecta en el presupuesto familiar, y si nos requieren para hacerlo, tomaríamos las calles, o no pagaríamos el agua u otro servicio del Estado.

Incongruente la respuesta como el operar de las autoridades.

Mucha, pero mucha gente tiene confianza en que el gobierno de Oscar Almaraz y de Francisco Javier García Cabeza de Vaca, en Victoria y Tamaulipas respectivamente, puedan atreverse a poner orden vial en la ciudad, el municipio y todo el estado.

No es posible circular ilegalmente. Hay mucha gente –también, miles- que han dejado en una agencia su vida y su capital, pagando mensualidades, seguro y todo lo que la ley requiere, para vivir dentro del cumplimiento legal requerido, y esa gran comunidad se pregunta si los pagos los deber hacer la minoría porque los demás no quieren y amenazan con marchas, o si es necesario aplicar la ley con todo lo que vale.

Somos de la idea de que la autoridad pueda dar facilidades para elk pago de tenencia –mejor que lo quitaran- y establecer en línea una serie de abonos a manera de que, para el noveno o décimo mes, estuviera todo cubierto sin el desembolso fuerte de inicio de año.

Puede ser, o alguna otra estrategia, pero es urgente, y es un reclamo al nuevo gobernador, meter al orden a la UCD y organismos que han lucrado con la gente, sacándoles dinero con la idea de que aseguran la regularización. A nivel nacional nada la garantiza porque es ilegal.

Y en otro campo, que les obliguen a traer autos que no contaminen y en buen estado, por el bien de ellos, y de todos los que les rodeamos.

Son reclamos populares que la gente no hizo antes, porque las respuestas nunca fueron recibidas con satisfacción por su naturaleza. Ojalá haya un cambio y a todos se nos obligue a cumplir la ley.

Comentarios: entrenos@prodigy.net.mx

Notas relacionadas