Hipódromo Político ... El rollo de papel de baño de Ramiro Ramos

  • Alguien sabe de dónde salió tanto empleado del Gobierno del Estado?
  •  ¿Será cierto que empleada del área de Comunicación Social de la anterior administración estatal vive como magnate?

Por Carlos G. Cortés García

La historia que le cuento a continuación tiene que ver con el saqueo indiscriminado a las instituciones durante la pasada administración estatal. No sólo es la deuda de Tamaulipas, como indicador financiero, sino en los hechos y en los pequeños detalles, lo que habla de un uso abusivo, irresponsable e ineficiente que hicieron los responsables del “cuidado” de los dineros públicos, así como la pobre supervisión y control por parte del propio ex Gobernador de Tamaulipas y de los diputados locales, así como de los funcionarios encargados de vigilar el “buen uso” de los recursos de los contribuyentes de Tamaulipas. Y con sólo un ejemplo cotidiano, le ofrezco una muestra de cómo terminó la pasada administración estatal.

A un par de meses de terminar su gestión, el personal que labora en las oficinas del Congreso del Estado se dieron cuenta que, una de las asistentes personales del entonces diputado plurinominal y Presidente de la Junta de Coordinación Política, Ramiro Ramos Salinas, recorrió toda la sede legislativa de Tamaulipas y pasó por todas las oficinas de los diputados, buscando un rollo de papel sanitario, porque “al líder camaral” le urgía dicho producto. Vergonzoso que no les alcanzara ya el presupuesto del Congreso ni para comprar papel de baño siquiera, lo que le generó pasar momentos íntimos muy bochornosos al entonces Presidente del Congreso de Tamaulipas, situación de la cual todos se dieron cuenta.

Y no criticamos que Ramos Salinas apenas haya presentado una sola iniciativa durante los tres años que duró su estancia en el Congreso de Tamaulipas, a donde llegó sin mayores merecimientos que haber sido recomendado de Egidio Torre Cantú, quien operó como si hubiera sido dueño absoluto del estado de Tamaulipas por seis años. Tampoco criticamos que el área de Comunicación Social del Congreso haya operado y ejercido sus recursos financieros como un ente privado y a complacencia personal y menos que se hayan aprobado algunas leyes abusivas y contrarias al bien común de los tamaulipecos.  Lo que criticamos es que Ramos Salinas no sabe legislar, tampoco de contabilidad y menos de administración, y es tal su ignorancia que ya no le alcanzó en los últimos meses, literal, ni para el papel de baño.

Tan es así la realidad de Ramos Salinas, que aprobó muchas cuentas públicas al vapor, como las de José Elías Leal, ex Presidente municipal de Reynosa, quien abusó brutalmente, por decir lo menos, de los dineros de los reynosenses, y heredó una ciudad en condiciones desastrosas a la actual alcaldesa Maki Ortiz Domínguez, a tal grado de dejarle en las arcas sólo 37 mil pesos, lo que no le alcanzó absolutamente para nada. Además, Elías Leal, abusó de la nómina municipal, heredando más de mil trabajadores, entre reales y ficticios, e incumplió con todos los ofrecimientos que hizo a la sociedad. Es decir, Elías Leal engatusó a Reynosa, la engañó, para después defraudarlos y llevarse todo lo que pudo, menos a su familia.

Sin embargo, corre como reguero de pólvora, la especie de que estarían por presentar sonora denuncia penal en contra de José Elías Leal, ante la bacanal de pruebas en su contra y los escandalosos resultados de su administración municipal, porque hoy más de un ciudadano desea ver que José termine tras las rejas y con su pijama de rayas, por el abusivo, cínico y descarado uso de los recursos públicos. Y el escándalo salpicaría a otros, entre ellos al propio Ramiro Ramos, el buscador de rollos de papel, por haberle aprobado prácticamente sin revisar sus cuentas públicas al reynosense.

Y todo esto sucede, precisamente, cuando está en proceso un serio debate ante la falta de las escrituras del edificio sede del Congreso de Tamaulipas, y las múltiples versiones que recorren todos los rincones del estado y más allá, sobre la verdadera identidad del propietario de los terrenos en donde se edifica el Congreso, el Archivo Histórico del Estado y todos los inmuebles que se ubican en el Parque Bicentenario de Ciudad Victoria.

Y es que en los últimos días se ha acusado a los constructores Pedro Luis Valdés Garza y su papá, Antonio Carlos Valdés Balboa, de ser los verdaderos propietarios de los terrenos en donde se ubica, no sólo el Parque Bicentenario, sino también el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ciudad Victoria y el Hospital de la Universidad La Salle, estas últimas dos construcciones que se encuentran dentro de lo que se planea será un clúster médico, que con el beneplácito de la administración de Egidio Torre Cantú, se estaría construyendo en esa zona de la capital de Tamaulipas.

 

  1. 1. Por cierto, el inflado ofensivo y abusivo de las nóminas no sólo se dio en Reynosa, sino también en el Gobierno del Estado, Prueba de ello, es el intenso tráfico de trabajadores que se ha venido presentando desde el pasado tres de octubre, en el Palacio de Gobierno y en la Secretaría de Salud, buscando desesperadamente checar tarjeta de entrada y de salida para que no les apliquen sanciones y descuentos. El problema radica en que estas aglomeraciones no se habían visto antes y todos se preguntan de dónde salieron tantos trabajadores y porque hasta ahora.

Y esta aparición espontanea de decenas y decenas de trabajadores, sólo puede deberse a una circunstancia: con la complacencia de las anteriores autoridades, había una multitud de aviadores en la fuerza aérea de Tamaulipas, quienes cobraban sin trabajar, lo que atentó contra los presupuestos del Gobierno del estado y con esa brutal cantidad de dinero dilapidado se complicó la viabilidad de la entidad para realizar obras y ofrecer servicios de calidad a los ciudadanos.

  1. 2. ¿Será cierto como se rumora fuertemente que una trabajadora del área de Comunicación Social del pasado reciente en el Gobierno Estatal, vive en una residencia en el fraccionamiento San Gabriel, cuyo sólo terreno le costó más de un millón de pesos más todo lo que pagó por la construcción de la lujosa morada? Para mayores datos se refiere que esta fémina traería líos con la justicia federal. ¿Será?

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @carlos_cortesg.

Notas relacionadas