Corrupción como las escaleras se barren de arriba abajo

Por Dr. Jorge Alfredo Lera Mejía

Con el argumento de la corrupción y la deuda pública heredada al gobierno de Francisco Cabeza de Vaca por el gobierno saliente de Egidio Torre, se han estado escuchando expresiones de repudio y sugerencias de solución.

Lo lamentable en estos primeros 28 días del nuevo gobierno, es que la atención se ha venido distrayendo del que yo llamo “Foco principal”, esto es, algunas voces atinan sus baterías a identificar las nóminas de servidores que según un estudio se sabe de cerca de 5 mil empleados de diferentes niveles, donde cerca de la mitad son de confianza, y el resto de base, que se afirmó con mucho ruido que esta lista pertenece a servidores que se dieron de alta ante el PRI en fechas recientes del año 2014.

Pero habrá que recordar que el reclamo popular, y el principal rechazo de la sociedad civil, que dio motivo al llamado “Voto del castigo”, se fundó precisamente en la aseveración popular de la alta corrupción identificada por los altos funcionarios que se afirma dejaron endeudado a Tamaulipas en más de 17 mil millones de pesos (deuda estatal), y en más de 2 mil millones las deudas municipales. Aún no se aclara si en estas cifras se encuentran las deudas a los proveedores.

Significa que si ahora se empeñan a distraer a la opinión pública con el tema de las “aviadurías”, y no se nfocan en decubrir este nivel de deudas y si estas se justifican en gastos bien documentados y en obras públicas de interés social, entonces hablas del tema de aviadores, que de hacho en sí es muy lamentable, pero no es el foco principal de identificar el principal delito de Tamaulipas y otras entidades, que es el enriquecimiento inexplicable de ex funcionarios de nivel directores para arriba.

Por ello afirmamos, que Combatir la corrupción es una exigencia generalizada, una tarea de inaplazable realización. Con este motivo, algunas organizaciones de la llamada “sociedad civil” enviaron al Senado de la República una iniciativa conocida como “3X3” que proponía, centralmente, la divulgación de los bienes de quienes se desempeñen, en el futuro, como funcionarios públicos, así como de sus familiares cercanos.

El debate de prolongó, donde todos coincidían en las declaraciones de bienes y de sus intereses correlacionados, pero las diferencias se centraban en si deberían de hacerse públicas sin limitación alguna o sólo cuando el funcionario fuese sometido a la jurisdicción de tribunales, bajo la acusación de estar involucrado en casos de corrupción.

Pero sobre todo, demos vigor a las leyes contra el pernicioso mal de la corrupción y deroguemos las normas imprácticas bajo un principio esencial: LA CORRUPCIÓN, COMO LA BASURA DE LAS ESCALERAS, SE BARRE DE ARRIBA HACIA ABAJO.

Como dicen las señoras que si saben menear la escoba, que las escaleras se barren de arriba pa’ bajo, lo malo del asunto es que tenemos en Tamaulipas una barrendera muy floja, que sólo levanta polvo y no termina de barrer las escaleras, o en algunas ocasiones sólo da escobazos sin ton ni son en los escalones de en medio, y la basura sigue estando en donde siempre, y los que pasamos por debajo de la escalera sólo quedamos molestos por el polvo, por el ruido y por seguir sabiendo que la basura sigue estando igual.

Lo peor es que no nada más la escalera de los llamados aviadores está sucia, lo mismo pasa con otras, unas más grandes, otras más chicas, unas de alcance federal, otras estatales y algunas municipales, pues los sindicatos en servicio del estado son cotos de corrupción con muchos culpables y donde las víctimas son los del último escalón y el resto de mexicanos que con nuestros impuestos sostenemos esa espiral de untadas de mano.

Esta semana el representante del PT en el IETAM, Alejandro Ceniceros opinó precisamente de estos temas:

(…) El Partido del Trabajo (PT) demandó a las autoridades estatales actuales investigar a fondo los alcances de la deuda pública que recibieron como herencia, de al menos 17 mil  millones de pesos, y en caso de que existan irregularidades se apliquen las sanciones correspondientes, dijo Alejandro Ceniceros Martínez.

El representante del PT ante el Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM), dio a conocer que si existe deuda, que está fue autorizada por el Congresos del Estado, los priistas la justificaron o establecieron la necesidad de créditos para el pago de apoyos a elementos del ejército, la marina, la policía federal, construcción de nuevos campos militares y hospitales. “Si fue mal utilizada, ellos tienen ahora la aprobación de las cuentas, tienen al auditor, tienen al Contralor, no deben quejarse, deben poner las denuncias para que se encuentren elementos de juicio”, expresó.

Destacó que los funcionarios actuales se están quejando de que hay muchos AVIADORES en la nómina estatal y que van a terminar con ellos, en ese sentido dijo que es sano atracar problemas de ese tipo, pero no solo a través de quejas sino actuando conforme a derecho. Si existe la seguridad de que gente es o fue aviadora, que los investiguen para que reintegren el dinero que les pagaron sin prestar ningún servicio o trabajo al gobierno del Estado.

En ese mismo tenor se debe llevar la investigación de la cuenta pública, “debe de castigarse a los culpables, ellos ahora tienen los elementos para hacer la investigación, que interpongan las acciones legales correspondientes”, concluyó (…)

Por todo este nuevo debate exigimos que no se distraiga la atención de ubicar como se ha vanido haciendo en entidades como Veracruz, Sonora, Nuevo León, entre otras, la investigación de los desvíos de cuentas publicas de gran calado, que dieron a engrosar la deuda pública de esos estados.

Quiere decir “barrer de arriba para abajo” primero, esto es primero es el UNO y luego el DOS y al final TRES, Cuatro… Primero que nos expliquen los serios asuntos de los terrenos y pagos de rentas millonarias, de las obras declaradas pero no ejecutadas, de la revisión de las Declaraciones presupuestales de los nuevos ricos, que llegaron pobres, y ahora no lo son más…

 

Notas relacionadas