Trump y México: cambio en la economía

 
Por Dr Jorge A Lera Mejía 
Trump y México: cambio en la economía. Cada día que avanza este fin de año y nos acercamos al día “N”, que es el 20 de junio de 2017 donde Donald Trump toma el poder de los EE.UU., el mundo entero, pero principalmente México, ve como llegará un cambio total paradigmático. Otros nos dicen el Shock del presente.
Tratados multilaterales serán ajustados hacia el tipo de bilaterales, exenciones de gravámenes serán ajustados a los viejos esquemas arancelarios cotizados a modo de los dominantes. Nuevos impuestos de exportación e importación, contra las tasas cero actuales.
El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) definitivamente está muerto antes de verlo nacer, la reunión de la anterior APEC de Perú este fin de semana mostró a los mandatarios en parálisis total ante la ausencia del socio norteamericano.
Esta reunión de fin de semana lo que mostró es que la molestia y miedo que está causando en las economías del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC), ante el triunfo de Donald Trump marcó con fuerza y creó el escenario ideal para que China se ofreciera como el nuevo paladín de las políticas de liberalización y se erigiera como el enemigo número uno del proteccionismo trumpiano.

Recordando que el plan de Trump propone cinco puntos que desarrollara durante los primeros 200 días de su gobierno: la primera es la renegociación o abandono del TLCAN; en segundo lugar detener el Tratado Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

Como tercer y cuarto punto es detener las importaciones injustas y el comercio inequitativo; como quinto punto está devolver los trabajos manufactureros y disminuir las regulaciones impositivas a negocios.

Así visto con certeza, las cosas para México no podrían pintar nada peor. Además este fin de semana Trump reunido en un campo de Golf de Nueva Jersey, ha seguido mostrando sus cartas, al estar recibiendo a los posibles funcionarios de primer nivel para los cargos más importantes, como son Procuraduría, secretario de Estado y el de Finanzas (Tesoro), los cuáles son de lo más ultraderechistas y conservadores, lo que deja claro que la discriminación, el racismo y el antimexicanismo será la constante.

México y Peña Nieto ya no debemos dudar hacia donde vendrá su futuro y sus retos, en momentos que baja su popularidad a su mínima expresión, y la de Trump en contraparte ha venido creciendo superando ya el 46% favorable.

Ante este escenario de la conflictiva y compleja relación entre México y EE.UU., el presidente Enrique Peña Nieto sostuvo el pasado 16 de noviembre que habrá de trabajarse ‘‘con enorme pragmatismo’’.

(…) Subrayó que se privilegiará el diálogo para alcanzar coincidencias, pero ‘‘sobre la base de tres principios no negociables: defender la soberanía, el interés nacional y la protección de los connacionales que residen en el país vecino’’.

Peña Nieto convocó a la unidad nacional en este momentos: ‘‘Sepamos defender y seguir trabajando por lo que hemos logrado a través del esfuerzo de varias generaciones. Dejemos de lado actitudes particulares e incluso partidarias. Hoy nos convoca trabajar de un solo lado, por un solo motivo, por una sola razón: se llama México’’ (…) Fuente: Palabras de EPN en la clausura de la 14 Cumbre Mundial de Negocio. 16/11/2016.

Sin lugar a dudas, estos momentos son de los más graves que nuestro país ha vivido en los tiempos modernos, supera en dificultades al tiempo del Error de Diciembre (1994), que no obstante el actual blindaje financiero, México tiene ante sí la posible caída de su principal socio económico y comercial. Este si que “es un auténtico cambio de paradigma”.

Aún resta pensar en algo de positivo, que el congreso norteamericano y los grandes consorcios multinacionales de EE.UU. Tendrán algo de influencia para detener o modificar los ímpetus de Trump contra el TLCAN, pero seguro estoy que no podrá ser por mucho tiempo.

Podrá México integrarse ahora al esquema del grupo de los BRICS? Fue un error desde tiempos de Felipe Calderón y del propio Peña Nieto no haberse acercado a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica? Los socios de la APEC podrán subsistir sin la presencia de EE.UU.? El comercio global seguirá siendo “Libre” o volverá el viejo “Proteccionismo”? México podrá subsistir con la vuelta a su “mercado interno” y con la deportación de gran parte de sus emigrados y menores remesas?

Estas y muchas preguntas quedan ahora en el aire. Pero será necesario acercarse a China, cuando hasta ahora es nuestro competidor más peligroso, seguro que nos modificaría la forma de pensar y de hacer negocios.

No cabe duda que seguimos sufriendo aquel maleficio desde tiempos de Porfirio Díaz, que nos dijera a principios del siglo pasado … “Pobre México tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos” …

Notas relacionadas