Compartir
Entre Nos … Cambio de imagen

Entre Nos … Cambio de imagen

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos … Cambio de imagen . Poco a poco cambia la fisonomía de nuestra capital del estado: Victoria se transforma en la medida que los recursos pueden ser adecuados para enfrentar los importantes compromisos que se tienen en materia de administración pública y otros que tiene a su cargo el Ayuntamiento local.

Preocupa a las autoridades que encabeza el alcalde Oscar Alcaraz Smer el hecho de que el dinero cada vez alcanza menos, y que se tienen problemas serios para que los compromisos se puedan cubrir cabalmente, atendiendo las demandas, por una parte, de los ciudadanos, y por la otra, de quienes han prestado servicios a la autoridad municipal y se les adeuda ya sea mano de obra, servicios o mercancía en especie.

Todo es importante, y eso lo saben quienes manejan nuestra ciudad.

Y también, es justo apreciar lo que se estila en tiempos navideños, como son los arreglos en las calles, que si bien es cierto que no son prioritarios, conforman parte de ese “paisaje” navideño tan especial con el que contamos los victorenses, y que inclusive tiene motivo para que vayamos a tomarnos fotografías o algo más que fomente el espíritu navideño.

Insistimos mucho en el hecho de que lo que se lleva a cabo requiere de recursos, porque muchos de nosotros nos hacemos los difíciles para cubrir los tributos correspondientes a cualquier ciudadano. Todos tenemos obligaciones por pagar, como son los impuestos, entre ellos, el predial y más, y derechos por servicios y concesiones. No hacerlo implica vivir al margen de la ley, e indudablemente, vivir fuera de todo ordenamiento que lleve a una convivencia tranquila y pacífica, y no tenemos derecho a pedir si no damos lo que nos toca.

El alcalde Almaráz está preocupado porque la gente tenga servicios, y sabe que el dinero no es suficiente, por lo que se ha tenido que mover en otros ámbitos, procurando mayores apoyos tanto de la Federación como del estado de Tamaulipas, y ha obtenido algunas cosas más, lo que se ha aplicado inmediatamente en las calles y alrededor de ellas.

Cierto: falta mucho por hacer, pero hay que entender que Almaráz y su equipo de colaboradores y servidores tienen escasos dos meses y fracción, y nos e puede pedir que en ese lapso de tiempo hayan atendido todas nuestras necesidades.

Y en ese sentido, a veces nos desesperamos y queremos que atiendan nuestras necesidades, sin pensar en que somos muchos los victorenses con ellas, y que no se puede hacer todo de la noche a la mañana.

Hay que exigir al alcalde su participación intensa y entusiasta, y recordarle que todos los miembros del Cabildo han sido elegidos por nosotros, es decir: tienen un enorme compromiso con la ciudadanía, y no queremos que nos defrauden más, y que deseamos vivir todos mejor.

Mucho hay que hacer y lo sabemos, pero también es necesario que colaboremos con lo que nos corresponde; buscar no regar la basura en los tiraderos en que se han convertido las esquinas donde el camión recolector pasa es importante, así como también, cuidar los recursos que nos ofrecen, tales como los parques y jardines y la infraestructura de alumbrado y más.

Somos nosotros, los victorenses los más interesados en tener una ciudad adecuada, acorde a nuestra necesidad y gusto, pero somos los victorenses los que debemos iniciar esas acciones que deben ser reforzadas por la autoridad competente.

Así que ya sabemos: todos hagamos esa parte que nos toca, y tendremos una mejor ciudad qué disfrutar, y sobre todo, el sitio que hemos elegido para vivir que sea mucho mejor de lo que ya es.

Porque, es importante entenderlo: quienes nos beneficiaremos inicialmente con estas acciones somos nosotros mismos, y por el contrario, de no participar y colaborar, de no exigir, quienes resultemos perjudicados seremos nosotros, los habitantes de la otrora Ciudad Amable que ha dejado de serlo, y puede llegar a recobrar su calidad si hacemos lo que debemos.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario