Compartir
Entre Nos … Hábitos, desde pequeños

Entre Nos … Hábitos, desde pequeños

Por Carlos Santamaría Ochoa

 

No cabe la menor duda que lo que bien se aprende difícilmente se olvida, y aplica a los hábitos que tenemos muchos de nosotros. Llama la atención el que llegue una persona de 11 a 17 años y salude antes que otra cosa, o que agradezca una atención de caballerosidad que, para muchos, es obsoleta.

Llama también la atención el que ellos recojan sus platos en la mesa o ayuden a recoger todo lo que hay en ella, para dejar la casa en condiciones de higiene óptimas.

Y llama poderosamente la atención el que algunos tienen siempre la actitud de lavarse los dientes después de cada comida y antes de dormir, de tomar agua natural en abundancia y evitar gaseosas. Todo eso son hábitos que aprendemos desde pequeños, y dicen mucho de la educación que recibimos en el hogar, y que a la fecha no tiene sustituto, pese a que muchos y muchas hoy la delegan en ua tableta o un teléfono de los llamados “inteligentes”, con que se enajenan e idiotizan nuestros hijos.

Es por eso que llama poderosamente la atención aquella actividad que tuvo lugar en Antiguo Morelos y que se replica en la entidad, donde las secretarías de Salud y Educación participaron, logrando que más de 300 pequeños de edad preescolar participen en actividades de activación física.

Recordemos: los hábitos a temprana edad se fijan muy bien en el carácter de cada uno de nosotros, y si comenzamos a enseñarles a activarse físicamente, a comer adecuadamente, a dormir lo que deben y más, tendremos, sin lugar a dudas, una juventud mejor que la que hoy nos ha tocado sortear.

 En ese sentido, el subsecretario de Prevención y Protección a la salud Alejandro García Barrientos asegura que, si todos ponemos la parte que corresponde, nuestros hijos tendrán una mejor condición física en todos sentidos, y eso permitirá disminuir el riesgo de esas llamadas “enfermedades del milenio”, que tienen su base en el sobrepeso y la obesidad que padece hoy en día el mundo, y en edades tempranas ha hecho un gran  boquete sanitario.

El doctor García Barrientos es consciente de que la actividad física y alimentación adecuada son la llave para tener una vida en mejores condiciones, de ahí que participen en este tipo de programas, y qué mejor que iniciar con la coordinación institucional que permita que nuestros hijos, si no es en casa, sí en la escuela reciban instrucción sobre una activación física normal y básica.

No se trata de convertirlos en atletas olímpicos, pero sí de que tengan la costumbre de activarse el mínimo necesario que les permita un desarrollo adecuado, una mejor condición de salud y, por consiguiente, mejor calidad de vida.

Sin lugar a dudas, el propiciar todo lo anterior significa que la Secretaría de Salud no gastaría un dinero muy considerable en evitar estos padecimientos, y podrían reorientarse los recursos a padecimientos que requieren más fondos. entendemos que el presupuesto siempre será insuficiente, pero sí se puede reorientar.

Y ese es el objetivo de este programa tan positivo: qué mejor que inculcar en nuestros hijos una adecuada actividad física.

El programa se llama “Escuela Saludable y Segura” y tiene ya eco en los municipios tamaulipecos. En ese sentido, hay que aplaudir la intención de la Secretaría de Salud y la de Educación, porque están uniendo esfuerzos y nos permiten tener mejores condiciones para ellos, nuestros hijos, nuestro futuro.

Y aquí deben propiciar las autoridades sanitarias la coordinación con los jóvenes en edad universitaria, porque…¡Vaya que hay obesidad en ese sector poblacional!

Aunque no es fácil porque ya son más grandes y tienen ya “vicios” alimenticios y de costumbres, podría procurarse una cruzada para abatir la obesidad, el sobrepeso y el sedentarismo.

Sería algo así como ganar un Nobel en prevención de la salud, en donde todos ganaríamos y mucho.

 

Dejar un Comentario