Compartir
Entre Nos … El Tamaulipas que queremos

Entre Nos … El Tamaulipas que queremos

Por Carlos Santamaría Ochoa

Iniciar un nuevo año es, técnicamente, avanzar un día más, pero como somos especiales y consideramos que cada año que inicia debemos refirmar proyectos, rehacer cosas que no han salido aún como deseamos y todos esos motivos que vienen incluidos en la lista de propósitos, es importante destacar que los tamaulipecos iniciamos 2017 con nuevas expectativas, con ideas que, pese a los golpes de la autoridad del país no nos han derrotado.

Y en ese sentido, luego de haber iniciado una nueva experiencia a partir del 1 de octubre pasado, en que dimos un giro significativo en la forma que se ,anejarán los destinos estatales, seguimos esperando que esos cambios se hagan presentes en todo lo que tenemos enfrente, y que nuestros hijos disfruten los beneficios de haber logrado arrancarnos ese yugo, aunque, a decir verdad, también quisiéramos que sus padres estén incluidos en la forma de disfrutar lo que se puede avanzar, porque, finalmente, fuimos los que votamos y decidimos.

Siempre se habla de los hijos, de que buscamos el futuro para ellos, sin embargo, en este 2017 queremos pensar no en ello, sino en el presente de los mismos hijos, incluyendo a todos sus parientes, porque todos queremos vivir mejor, aunque, insistimos, a partir de este 1 de enero tendremos un difícil momento a vivir, con una alza insultante en combustibles que ya ha ocasionado una serie de revueltas en el país, y que amenaza con hacer que la inflación se vaya hasta las nubes, considerando que los voraces de siempre buscan cualquier pretexto para subir sus precios y ganancias.

Cheque el lector que, “curiosamente”, las gasolineras que no tenían combustible los días 29, 30 y 31 de diciembre, amanecen el 1 de enero con sus cisternas cuya capacidad roza los 80 mil litros, completamente llenas como por arte de magia, lo que significa que tuvieron el combustible siempre, especularon… y ganaron mucho más que lo que decentemente debieron tener.

Si la gasolina sube en promedio 1.75 pesos por litro, y multiplicamos por 80 mil, nos da un resultado de 140 mil pesos que, de golpe y porrazo han ganado por tanque, pensando que hay estaciones que tienen dos o hasta cuatro tanques.

Es algo así como el bono de los diputados: igual de sustancioso, igual de inmoral.

Pero el año inicia y tenemos que afrontar estas situaciones y aprender que el dinero no se siembra ni se cosecha, sino se gana con trabajo, así que hay que cuidarlo mucho para que durante los doce meses podamos enfrentar compromisos y proyectos que, deseamos, sigan su rumbo hacia el éxito.

Dentro de los propósitos del año nuevo dejemos por la paz la dieta y el ejercicio que, más que propósitos deben ser un estilo de vida saludable que hay que adoptar, y busquemos algo más sustancioso, como el obtener mayor preparación que se refleje en el trabajo para que, por consecuencia, haya mejores y más decentes salarios, y que podamos vivir decorosamente.

Las autoridades deben proponerse este 2017 hacer como si estuvieran en campaña y ofrecernos lo mejor de sí en sus tres niveles –municipal, estatal y federal- y hacer que volvamos a confiar en ellos, porque de otra forma perderán el voto-confianza ciudadano y volverán a sus oscuros orígenes.

Deseamos en el inicio del año 2017 que haya una verdadera participación ciudadana y que todos podamos entregar lo mejor de cada quien, en aras de vivir mejor, de lograr que la existencia de cada uno sea prolífica, y que podamos encontrar mejores niveles de vida.

Deseamos, fervientemente, que realmente podamos encontrar muchas cosas positivas para que, poco a poco, logremos mejorar en todos sentidos, sin olvidar la maravilla que significa tener una adecuada comunicación con los nuestros, porque seguirá siendo ésta la base de una adecuada convivencia, que es lo mejor que podremos mantener sin que nos afecten los insultantes momentos de aumentos en cascada que pudiéramos sufrir.

Que el año 2017 sea positivo para todos, es el mayor y más ferviente deseo del columnista, extensivo para quien nos lee y los suyos, y para nuestras autoridades, por una mejor capacidad de decisión y actuación a favor de todos.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario