Compartir

Repudiado vandalismo infiltrado en las manifestaciones genuinas

 
Por Dr. Jorge Lera Mejía
Hoy se cumplen 7 días de manifestaciones pacíficas, auténticas y genuinas en contra del rechazado y odiado Gasolinazo.
Es claro que como nunca antes en la historia de fines del siglo XX y principio del XXI, en la nueva era de una generación hasta hoy dormida y conocida como el grupo de jóvenes “Millenium”, se sumaron a nuestra ya vieja generación “X”.
No cabe duda que Enrique Peña Nieto logró por fin sumarnos a todos los mexicanos, “pero en contra”, gracias a la influencia de las libertades que permiten las hasta ahora incontrolables “redes sociales”, el movimiento histórico anti Gasolinazo, anti Corrupción, anti Impunidad y anti Partidos Políticos o Partidicracia, logró permear a lo largo y ancho de todo el país.
Hoy se ve claramente el fin de los gobiernos anti democráticos, lo mismo que ya pasó en Tamaulipas, el pueblo no vota a favor del partido ganador, lo hace ahora en contra del partido en el poder, en una especie de “votó de castigo”, por si al actual gobierno no lo había descubierto, estamos en la “era del castigo divino popular”.
Ya no es fácil convencer al Pueblo de “a pie”, este pueblo ya maduró, y todo gracias a la influencia de las redes sociales.
Volviendo a las manifestaciones pacíficas populares, estas se generalizaron en más de 24 estados del país, y se vieron auténticas, no obstante la “clara intervención oficialista” a través de los llamados “grupos infiltrados”.
Estas prácticas son muy antiguas y operan desde la época de fines de la primera y principios de la segunda guerra, cuando el asesor ideológico de Adolf Hitler, Paul Joseph Goebbels, ocupó el cargo de ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945.
Desde entonces se aplicaron 11 principios básicos para manipular a las masas populares, que hasta hoy se siguen aplicando a través de los factores del poder en varios países, sin ser la excepción en México, y a través de todos los partidos políticos, desde el Viejo PRI, el propio PAN, PRD y sin olvidar al amo y señor de la manipulación, AMLO a través del partido de su propiedad, el MORENA.
Por ello me permito citar estas teorías que esta semana se resucitaron a través de los llamados infiltrados en las manifestaciones, buscando con ello “reventar” las opiniones que seguramente terminarán por enterrar el odiado Gasolinazo, y que por primera vez en la historia moderna, será el principio de una democracia madura y genuina que enterrara a la corrupción e impunidad que ya no es tolerada por la gran mayoría de los mexicanos.
En el caso de la Alemania Fascista y Nacionalista de Hitler (NAZI). Una vez en el Gobierno y con las manos libres para monopolizar el aparato mediático estatal, su asesor Goebbels prohibió todas las publicaciones y medios de comunicación fuera de su control, y orquestó un sistema de consignas para ser transmitido mediante un poder centralizado del cine, radio, teatro, literatura y prensa. Era también el encargado de promocionar o hacer públicos los avisos del gobierno.
Estos son los 11 principios de la propaganda NAZI creados por Joseph Goebbels:
1.- Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.
2.- Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
3.- Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.
4.- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
5.- Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.
6.- Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.
7.- Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
8.- Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.
9.- Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.
10.- Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
11.- Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad (…) Fuente:http://culturizando.com/los-11-principios-de-la-propaganda-nazi/
Estas prácticas hoy día son descubiertas gracias a la influencia de las redes sociales que han puesto en evidencia a los medios masivos de comunicación oficialistas de México, y que hasta ahora eran encabezados por Televisa y TV Azteca.
Finalmente presenciamos el fin de la Era de manipulación, y serán enterradas las prácticas de las Telenovelas, los XV de Rubi, de Lady Buuu, y del Fut Bol Americanista, que junto sus patrocinadores televisoras y gobiernos, se están yendo al caño y cada día se acercan al final de sus monopolios.
Es tiempo que México tenga los gobiernos que merecemos, y que se produzcan los derechos de gobernar por el pueblo y para el pueblo, y se dejen de lado acciones inconstitucionales y represivas.
En medio de todo esto, y sin mayor ruido, se concedió el contrato de construcción del nuevo aeropuerto de la CdMx, al consorcio representado por las constructoras de ICA y CARSO, mostrando una vez más el conocido Trafico de intereses y falta de sensibilidad, al encapricharse por desarrollar un aeropuerto fuera de contexto y realidad que nadie estamos de acuerdo, más que los grupos de interés y poderes fácticos; como dato cultural, el costo público de esta mega obra será superior a los 85 mil millones de pesos, y seguramente será pagado por los recursos que nos extraigan del nuevo Mega Gasolinazo … Consumatum Est

Dejar un Comentario