Compartir
Entre Nos … Una aplicación ineficiente

Entre Nos … Una aplicación ineficiente

Por Carlos Santamaría Ochoa

Entre Nos … Una aplicación ineficiente. Mikel Arriola lo anunció pomposamente: IMSS DIGITAL le llamaron, y pretendió ser una aplicación única en su género, revolucionaria de un servicio oficial que marcaría pauta: para variar: nos engañaron como suele hacerlo la autoridad federal, y más, quienes se han encargado de hacer del Instituto Mexicano del Seguro Social el conjunto de inestabilidad e ineficiencia del que tanto se quejan los millones de derechohabientes.

La idea es que a través de un Smartphone tuviéramos la aplicación del IMSS, y así sucedió desde diciembre pasado que se echaron campanas al vuelo para anunciar el nacimiento de un hijo autista, de una forma de perder el tiempo y el recurso oficial. Resulta que tal aplicación está disponible para todo tipo de teléfonos “inteligentes” que no pueden dar más uso que el que nos otorgue le número de seguridad social, de acuerdo a lo que alimentamos como son los datos del CURP y el RFC. De otra forma, no jala.

Tiene muchas opciones, entre las que nos ofrece un mapa de las instalaciones cercanas, por estado y municipio; usted puede ubicar donde hay una clínica del IMSS en su localidad, como si en Victoria tuviéramos más de las conocidas que son el Hospital General de Zona número 1, y la clínica de San Luisito.

También puede utilizarla para leer algunos consejos de salud, o tramitar, supuestamente, una consulta ey una alta o cambio de clínica, así como consultar la vigencia de derechos.

Todo eso dice pomposamente en la aplicación, y nosotros le creímos cuando inició: ¡Oh, sorpresa! Cuando quisimos hacer uso de ella para sacar una consulta, resulta que, como casi todo lo que hace el IMSS, no se puede, porque la clínica donde nos corresponde atendernos, no está conectada a la red de clínicas para otorgar atención. Explicamos:

Para acceder al servicio, se requiere necesariamente que la clínica esté en el sistema y se pueda anotar la solicitud que hemos realizado, pero como son tantas las clínicas y ninguna está conectada –seguramente porque los encargados están viendo su pagina de Facebook- no se puede agendar la cita, y entonces, con la pompos aplicación, lo que hay que hacer es lo siguiente: cerrar la aplicación e ir a la clínica personalmente a pedir la cita.

Pero Mikel Arriola, en su calidad de director del Instituto, hizo el anuncio y presumió que era una aplicación pionera en América Latina, por su vanguardista modelo de atención.

Claro, nunca dijo que no funcionaría más allá del día de la puesta en marcha.

En el tiempo en que México está enojado con su autoridad, que hemos desconocido todo tipo de medidas que se anuncien para “beneficio” colectivo, que dudemos de las palabras de nuestros gobernantes, Arriola nos sale con este cochupo y nos hace ver que es cierto, que no debemos aún de confiar en las autoridades que, demagógicamente, nos ofrecen una y mil cosas, cuando la verdad es que no hay capacidad para enfrentar estos retos modernos.

¿Qué sigue? Pues seguramente nos anunciarán que a través de una aplicación para el Smartphone se podrá diagnosticar a los que enfermamos, e inclusive, con una clave especial podrían intervenirnos quirúrgicamente en forma virtual, y nuestros problemas de salud quedarían conjurados, o que las medicinas nos llegarán por un sistema electrónico en el que hay que acercar el teléfono inteligente a la garganta y ya, para sentir la sensación de que hemos medicad al organismo, lo que nos permitir recobrar la salud en un click del teléfono llamado inteligente, y que podremos dar de alta a los beneficiarios, o quizá, también hacer la gestión y trámite para obtener la pensión que nos hemos ganado a través de muchos años.

Con una aplicación así, podremos también, quizá, lograr una consulta con un especialista.

Al cabo que prometer no empobrece, y en ese sentido, el IMSS salió tan bueno como los que nos gobiernan: soñador, demagogo y mentiroso.

Comentarios: [email protected]

 

 

 

Dejar un Comentario