Compartir

FJGCV apuesta a ser granero de México

Dr. Jorge A. Lera Mejía 
En el año 2012 se publicó en la Revista de El Colegio de Tamaulipas, un artículo que aborda con interés el pasado bonante que tuvo nuestro estado al ocupar en la década de los 80, el llamado “Granero de México”:
(…) En el imaginario social de los mexicanos, el norte de México es la tierra de las oportunidades y el desarrollo, no sólo por ser la zona de paso obligado para seguir el sueño americano, sino porque, desde hace varias décadas se ha caracterizado por el constante desarrollo económico y el incremento poblacional.
Tamaulipas comparte con el sur de Estados Unidos características particulares que contribuyen al desarrollo, como el acceso constante a sistemas de riego, la preferencia en los cultivos de mayor valor comercial, las grandes unidades agrícolas y el acceso a nuevas tecnologías.
Tamaulipas, históricamente ha tenido una vocación agrícola de gran alcance. En el siglo XIX, Matamoros fue el puerto de salida del algodón producido en los Estados Unidos (Cirila Quintero Ramírez, 2008).
En 1913, se constituyó en Matamoros uno de los primeros ejidos del país. Durante los años veinte del siglo pasado, Tamaulipas fue uno de los principales agroexportadores de henequén (Aguilar Soto y Romero Ibarra, 2011:128) y de 1940 a 1960, se crearon distritos de riego que beneciaron a varios estados norteños, entre ellos Tamaulipas (Romero Sánchez, Sin Ref.).
De 1930 a 1960, en el bajo Rio Bravo se vivió el boom del algodón, a partir de la dotación de tierras, la creación de la zona de irrigación y las inundaciones. Esto tuvo un efecto multiplicador que incentivó la industria de los servicios y la demanda de procesos fabriles para la transformación del producto como son las plantas despepitadoras, los molinos de aceite, las compresoras de paca y las revolvedoras de insecticida. Sin embargo, las sequías, los altos costos de producción y la aparición de la bra sintética, provocaron una crisis en el cultivo y su posterior declive (Quintero Ramírez, 2008).
El algodón se sustituyó por el maíz y el sorgo, lo que se acompañó del incremento de la superficie cosechada que, en el norte del estado, se tradujo en 236 mil hectáreas durante el ciclo 1993-1994; después de eso, una sequía aquejó al norte del Tamaulipas (1994-2003) y afectó la producción de maíz.
Esa sequía, el bajo precio del maíz y las facilidades para producir sorgo han contribuido a que sea el SORGO, el principal cultivo en el norte de Tamaulipas (…) Fuente: El Colegio de Tamaulipas, 2012.
El pasado mes de octubre de 2016, el periodista José Luis de Anda Yancey, comentaba con relación a este pasado granelero de Tamaulipas, que:
(…) RELEVANTE reunión agrícola tuvieron en Valle Hermoso los productores norestenses del Estado. Los convocó la Unión Agrícola del Norte de Tamaulipas, encabezada por el gerente general, ingeniero Juan Manuel Salinas Sánchez. Con la presencia de autoridades locales y estatales, se revisaron las fortalezas y debilidades del campo tamaulipeco.
Los agricultores de San Fernando, Valle Hermoso, Matamoros, Río Bravo y Reynosa estuvieron plenamente representados en el importante encuentro, en el que quedó marcada una sola tendencia y un solo propósito: Reubicar a Tamaulipas como “El granero de México”. Todos se comprometieron a trabajar hacia ese fin sin descanso (…)
Por todo ello el gobierno actual de FJGCV, anunció la semana pasada ante ganaderos del estado, que su administración recuperará la tradición agrícola y ganadera que tuvimos en el siglo pasado, esto es, volver a ser “El granero de México”.
Recordemos que desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, por primera vez después de la Revolución Mexicana, se permitió que el ejido se pudiera vender o rentar en aras de la modernización del campo.
Siendo el efecto devastador, porque se eliminó el apoyo que provenía del aparato de gobierno y se hace un ejido improductivo que dejó de cumplir su función de retener a su gente que ya no pudo producir ni para el autoconsumo y comenzó a emigrar. Gracias a ese error, México se ha convertido en un país de migrantes cuyo segundo pilar que sostiene su economía son esas remesas que envían los mexicanos radicados en el extranjero.
Yo escucho ahora con FJGCV y el secretario de Desarrollo Rural, que viene un gran apoyo al campo tamaulipeco con apoyos fuera de lo común; se habla de créditos y de programas de contratos agropecuarios.
Pero sobre todo, nos motiva saber que el gobierno de FJGCV apuesta para que recuperemos la producción del sorgo, maíz, leche, frijol, hortalizas, entre otros productos que nos han distinguido a Tamaulipas, porque desde hace buen tiempo el país perdió la autosuficiencia alimentaria.
País que no produce lo que consume es débil, y México en estos momentos vive el error provocado en 1994 con el TLC y va a ser muy difícil que se recupere, pero ahora con el Efecto TRUMP tendremos que superarlo, y tamaulipas tiene frente a si volver a ser el Granero que ya fue…

Dejar un Comentario