Compartir
Paulinho ya hace sonreír al Barça

Paulinho ya hace sonreír al Barça

El Coliseum Alfonso Pérez tiene el mismo efecto en el Barça que una casa encantada en un niño. Se atascan siempre los azulgranas en sus visitas a Getafe. Un guión que iba camino de repetirse este sábado hasta que apareció el vilipendiado Paulinho para atenuar las críticas y empezar a justificar su fichaje con un gol que vale su peso en millones chinos.

La pizarra de Bordalás empantanó a la Roma de Barcelona desde el primer minuto. Por cada paso de los azulgranas, los azulones parecían dar tres, más atentos y más rápidos en todos los balones divididos. Jugaban los visitantes con una cadena imaginaria que dificultaba todos sus movimientos, encomiable el orden impuesto en las filas rivales, siempre esperando en campo propio para ser agresivo en la presión.

Al final no hizo demasiadas rotaciones Valverde, apenas la inclusión de Sergi Roberto en el lateral derecho. Dembelé se estrenó como titular en Liga y no lo hizo con el mejor pie. Comenzó en la derecha, donde un soberbio Antunes le marcó el territorio en la primera jugada y ya le ganó la partida. El técnico azulgrana le ordenó cambiar de banda casi de inmediato, para que probara a un Damián que siempre suele dar más facilidades. Un doble caño en la primera jugada auguraba buenas nuevas para el Barça, perouna lesión muscular en la siguiente jugada acabó con el fichaje más caro de la historia azulgrana en el banquillo mucho antes de tiempo.

No carburaba el Barça, inútil echarle la culpa al mal estado del terreno de juego cuando tu rival te supera en intensidad en todas las jugadas. Jorge Molina sobresalió, ganando siempre la partida a sus defensores. Pesadilla la de Piqué, obligado a un placaje digno de la Superbowl cuando Molina le hizo un caño, el mejor regate que se recuerda al siempre fiable central azulgrana.

El Getafe pisaba el área de Ter StegenGuaita, a cien metros de distancia, parecía vivir tranquilo, apenas inquietado por un cabezazo de Umtitisuperada la media hora de partido. Pobrísimo el bagaje ofensivo del Barça, acusando la poca participación de Messi. No encontraba el balón al argentino, al que Valverde probó incluso un rato en banda derecha. No había manera, el Getafe tenía la lección aprendida, siempre bien apoyado el par de la Pulga.

 

 

Luis Suárez se duele en el área del Getafe
Luis Suárez se duele en el área del Getafe (Paul Hanna / Reuters)

El matagigantes del sol naciente despertó al siempre desangelado Alfonso Pérez antes del descanso, enganchando una volea preciosa en la frontal que hubiera superado a diez Ter StegensShibasaki, nadie se lo podrá discutir, dibujaba un lienzo para el recuerdo y acababa con la racha del portero alemán. Le intentó emular el mismísimo Messi con una falta desde la frontal al filo del descanso, pero Guaita se ganó el sueldo con la punta de sus dedos.

La respuesta de Valverde al desastre al que estaba asistiendo fue cambiar de centrocampista creativo, dando entrada a Denis Suárez por un saturado Iniesta. Pero necesitaba algo más el Barça si quería darle la vuelta a la situación. Necesitaba a un Messi más activo y necesitaba también la aparición en algún momento de Luis Suárez, siempre peleón pero que no vive precisamente su mejor inicio de curso.

Jorge Molina fue una pesadilla para la defensa del Barça

 

 

No era la tarde del Barça, casi nunca lo es en Getafe, pero el equipo azulgrana lo intentaba, tiraba de orgullo a falta de clarividencia. El equipo local dio un paso atrás casi sin quererlo, quería defender su botín y jugaba con los nervios de su rival, que se había levantado con el pie izquierdo. Pero empezó a aparecer Messi, encadenando un regate tras otro, intentando despertar a los suyos. También Deulofeu, mucho más activo que Dembelé, quizás más rodado a las órdenes de Valverde.

Porfiaban los azulgranas y nadie encarna mejor ese espíritu que Sergi Roberto, que rescató un balón en el lateral, se lo dio a Denis, que con algo de suspense acabó batiendo a Guatia con un bonito disparo. Llovía del cielo el empate para el Barça, sorprendido el Getafe, consciente de que tenía que sacar el piolet para encarar la recta final del encuentro.

Luis Suárez pugna con Djené
Luis Suárez pugna con Djené (Dani Duch)

La polémica arbitral no esquivó el partido, señalado Fernández Borbalánpor los azulgranas por no pitar un derribo de Djené a Luis Suárez en el área azulona más claro que el agua de la República Dominicana. Pero en la gris tarde del Barça en Getafe no había espacio para señalar a nadie que no vistiera la camiseta de Rakuten. No hubiera sido justo.

 

 

No se escondió el equipo local en ese tramo final, intentando sorprender al Barça en alguna jugada rápida a la contra. El poste de Ter Stegen evitó el gol del Getafe, tras un rechace de Sergi Roberto. Al otro lado del campo, no hubo poste que desviara el disparo de Paulinho, que había recibido el balón de Messi y se había colado entre dos defensas con una potencia que recordó al mejor Ronaldo, cosecha del 96.

El gol certificó el triunfo azulgrana y alargó el pleno en la Liga de los Valverde. Inicio inmaculado el suyo gracias a los resultados, margen de mejora sideral, eso sí, en cuanto al juego. Lo que nadie puede discutir ya es que Paulinho parece un poco más barato. Si el Barça sigue sonriendo es gracias a él.

Ficha técnica

Getafe, 1 – Barça, 2

Getafe: Guaita; Damián Suárez, Djené, Cala, Antunes; Arambarri (Portillo, min. 84), Bergara; Amath (Sergio Mora, min. 71), Fajr, Shibasaki (Álvaro Jiménez, min. 55); Jorge Molina

Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Iniesta (Denis Suárez, min. 45), Busquets, Rakitic (Paulinho, min. 76); Dembélé (Deulofeu, min. 26), Luis Suárez y Messi.

Goles: 1-0, min. 40: Shibasaki; 1-1, min. 62: Denis Suárez; 1-2, min. 83: Paulinho.

 

 

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité Andaluz). Mostró cartulina amarilla a Piqué (min. 10), Deulofeu (min. 54), Jordi Alba (min. 67) y Luis Suárez (min. 73) por parte del Barcelona y a Cala (min. 32) por parte del Getafe.

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe ante 15.164 espectadores.

Dejar un Comentario