Compartir
“FGCV volver la Paz en el Campo”

“FGCV volver la Paz en el Campo”

Dr. Jorge A. Lera Mejía

En anteriores ocasiones, he incidido que por factores externos, la economía tamaulipeca esta siendo amenazada desde hace ya varios lustros.

Ya pasaron aquellos tiempos benignos, en que las familias de Tamaulipas, podíamos dormir con las puertas y ventanas abiertas, por eso de la calor; los tiempos que en las calles de pueblos y ciudades nuestros niños podian andar en bicicleta son temos alguno; cuando nuestros jóvenes salían al antro, después de las 12 de la noche y volvían a las 3 o 4 de la madrugada los fines de semana.

Los clase medieros del interior del Estado, ya no acostumbran ir de “shopping” al Valle de Texas; ahora compran en los “malls” de sus pueblos y ciudades; los parques y plazas públicas sólo se visitan a medio sol y ya no de noche; cambiamos los paseos de “El Chorrito”, La Pesca, Aldama, Carbonera, Los Troncones, Rios Corona y Purificación, Llera, “El Cielo”, Etc. por paseos estilo “Libre 17”, donde todos juntos en bolita, nos sentimos más seguros.

Así hemos visto como nuestras viejas costumbres de esparcimiento, han sido trastocadas por agentes externos como la inseguridad y violencia; a la par de las crisis económicas, el desempleo y pobreza.

La desigualdad de Tamaulipas, es más ectremosa que en otras partes de México, por los ramalazos que los políticos de recientes tiempos nos recetaron, llevándose hasta la silla de los contribuyentes del Estado, por esa ola de corrupción e impunidad que padecemos y todavía no nos reponemos. De hecho pasaran muchos años para que vuelvan mejores tiempos, por que aunque juzguen a algunos pillos de la política, solo los atraparan pero no nos regresan “lo que se llevaron”.

Esa desigualdad ha hecho que el tamaulipeco de “a pie” tengamos que pagar los platos rotos, de un Tamaulipas “endeudado”, “roto”, “devastado”, “olvidado” y “amenazado”. Significa que gran parte de recursos y presupuesto de nuestro Estado, se dedique a pagar las deudas públicas que nos endosaron desde Yarrington Ruvalcaba hasta Torre Cantú, pasando por Hernández Flores. Le llamaré a estos tres sexenios “El tiempo perdido”. Esperamos haber aprendido la dura lección, y no volver a permitir que se roben nuestros sueños, ilusiones, nuestra paz y dignidad.

La crisis de inseguridad y de corrupción, ha sido acompañada de una gran amenaza externa, que nos pega particularmente a Tamaulipas, por ser frontera y estado maquilador. Nos referimos a la recurrente propuesta de Donald Trump para cambiar radicalmente al TLCAN a modo de los norteamericanos, y si no prospera, terminar con este tratado que para el tirano presidente es la causa de todos sus males…

Una salida a estas crisis recurrentes, pronta y que si depende de nosotros los tamaulipecos, sería volver la vista al Campo tamaulipeco, la agricultura, ganadería, bosque y pesca; acompañado por la agroindudyria y las pequeñas y medianas empresas realmente tamaulipecos. Esto redunda en volver la vista al “mercado interno”, a la producción local para el consumo local. Privilegiar el autoconsimo, autosuficiencia y a nuestras costumbres y tradiciones.

Ese programa se engloba en lo que ahora se conoce como “Marca Tam”, porque una región que consume lo que en su pueblo se produce, es una “Región Autosuficiente y Autosustentable”, las maquiladoras pasarían a un segundo término, sin ser descuidados pero dando énfasis a “Lo Local” contra “Lo Extranjero”. Aquí es la fortaleza de “Lo Nuestro” y “Del Campo”.

Sobre este tema escribía mi amigo periodista Leobardo Sánchez, en su portal ” Eleese”, refiriéndose a la última visita del secretario de Agricultura al estado que en Tamaulipas debemos:

(…) Hacer algo diferente de lo que sabemos hacer, y quizás no sea tan diferente cuando hablamos de sembrar, pero sí de cambiar de cultivos.

Si en otros años Tamaulipas se había vuelto famoso por ser el “Granero de México”, ahora estamos buscando dejar ese titulo para otros estados, porque nosotros vamos por otra cosa. Ya experimentamos ser el mejor productor de sorgo, algo así como 3 mil 500 toneladas de ese grano por año agrícola, ahora vamos por el mejor rendimiento económico.

Somos poseedores de una enorme extensión territorial agrícola en los municipios de San Fernando, Reynosa, Valle Hermoso y Matamoros; ahí se concentra la mayor cantidad de tierra cultivable, y la siembra que mejor se nos da es el sorgo, sólo que el sorgo tiene un precio que está por abajo de la sábila, de la soya, y del algodón, por mencionar algunos.

Entonces el planteamiento es sembrar otra cosa. Sí existe mucha lógica en la política agrícola del gobernador, y de entrada me parece que no es un salto al vacío, porque ya se habían dado los primeros ensayos en Tamaulipas para el cambio de los cultivos, y ha funcionado regularmente dependiendo de los climas…

Ahora se buscará alcanzar madurez cuando se está pensando en cultivar aquellos productos que obviamente tengan un valor más alto, y la propuesta sería para la siembra de temporal, es decir, para la región que depende de las lluvias, que es precisamente el territorio más extenso y que se ubica en la zona norte del estado.

Creo que la propuesta es bastante buena, porque no se está insistiendo en los rendimientos forzados de cosecha, como algún día lo llegó a proponer Jorge Reyes Moreno, ex secretario de Desarrollo Rural, que pretendían incrementar el rendimiento de maíz, algo realmente imposible por las grandes temporadas de sequías que hemos experimentado (…) Fin de cita del Eleese.
Por todo ello yo he venido insistiendo que en El Campo de Tamaulipas, si es posible ponernos la meta, de recuperar la fama de volver a ser “El Granero de México”, pero ahora en variedad múltiple de cultivos y productos de la diversidad, sin descuidar el maíz, sorgo, soya y cartamo, Tamaulipas tiene gran experiencia en:

1. Cítricos: naranja, toronja, limón italiano, mandarina. Además de redespegar la Agroindustria citricola de los jugos y deshidratados. Fortalecer el cluster citricola.

2. Sorgo y granos: dando fuerza a que aquí mismo se procesen los granos creando un gran cluster de alimentos balanceados, acompañado con un gran cluster de ganadería intensiva, a la par de la extensiva, creando grandes corrales de engorda y procesamiento agroindustrial para cortes de exportación a Japón, China y Europa.

3. Sabila, Tequila, Mezcal, Orégano, Bongo, Okra,Lechuguilla, más otros cultivos alternativos del semidesierto, creando un cluster se cultivos de la diversidad, donde Tamaulipas es de gran tradición.

4. Frutas y legumbres: como cebolla, chile, tomate, papa, papaya, piña, mango, etc. donde Tamaulipas cuenta con gran tradición de cosechas y calidad diversa; enfocando hacia un nuevo cluster hortofrutícola especializado y modernizado con la nueva agricultura de atmósfera controlada bajo superficies de “invernaderos”, como ya se presenta en la región de Tula y Altiplano.

5. Olivos y Aceites: rescatar para los propios agricultores originarios, los actuales cultivos de más de 2 mil 200 has de olivos, que ahora son explotadas por manos ajenas de dudosos intereses, a cambio de rentas minúsculas por las tierras privilegiadas con riego en la region de Tanque Blanco de Tula. No estamos en contra del modelo de desarrollo, pero que sea favorecida la estructura con un desarrollo de los auténticos propietarios de la tierra por lo que proponemos implementar un cluster de olivos y aceite virgen de aceitunas de exportación.

6. Ganaderia especializada: Tamaulipas cuenta con gran tradición de ganado cebuino; por lo que se deberá reimpulsar esta actividad consolidando tanto la ganadería extensiva como la intensiva de corrales de engorda, Rescatando en paralelo la ganadería de aves, leche y especies menores como el popular cabrito. Este sería un nuevo cluster ganadero y lechero que abriría las puertas del “Granero y del Corral de Tamaulipas”.

7. Pesca de Mar e interiores: Tamaulipas llego a tener la segunda mayor flota de barcos de pesca de Mar en el Golfo de Tampico. Por descuido y crisis recurrente ésta no está actualizada. Por lo que se propone recuperar la pesca de mar para recuperar la meta de captura de camarón, jaiva, huachinango, robalo, lisa. Además de seguir impulsando la pesca de lagunas, ríos y presas del interior, consolidando la llamada acuacultura que en tiempos recientes ha sido abandonada. Este sería lugar al gran cluster pesquero.

8. Estos proyectos deberán todos ser acompañados por una gran cadena de proceso agroindustrial para evitar los claros síntomas de perecebilidad de los cultivos, con ello se impulsará en Tamaulipas un gran cluster agroindustrial del tamaño e importancia que ahora tienen este similar del Bajio de Guanajuato y Aguascalientes.

El Gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca tiene frente a si este gran reto y oportunidad, de devolverle a Tamaulipas esos tiempos perdidos, más no olvidados, por que en el Campo de tiene el campo de poder recuperar la paz y la tranquilidad, al devolver la brecha del auto desarrollo sustentable que nos daría opciones productivas de más y mejores empleos y oportunidades…

 

Dejar un Comentario