Compartir
¿Cómo saber si tengo diabetes?

¿Cómo saber si tengo diabetes?

Existen doce señales que muestran la posible aparición de este mal, por lo que se debe acudir al médico para hacer los estudios necesarios.

La diabetes se ha vuelto una enfermedad cada vez más común. Nuestra dieta ha cambiado drásticamente en los últimos cien años, y esta puede estar directamente relacionada con la diabetes tipo 2. Dicha enfermedad afecta la manera en que las personas usan y almacenan la insulina.

La diabetes tipo 1 usualmente comienza al nacer y no se puede controlar sólo con dieta. Las personas con esta enfermedad tienen un páncreas que no funciona correctamente; es decir, no produce nada de insulina. Estos pacientes necesariamente dependen de inyecciones o bombas de insulina.

La diabetes tipo 2 por lo general aparece más tarde, por lo que solía llamarse Diabetes de Aparición en Adultos. Sin embargo, su nombre cambió recientemente ya que personas cada vez más jóvenes comenzaron a desarrollarla. Los pacientes con este tipo de diabetes no producen la insulina adecuada, o su cuerpo no sabe utilizar apropiadamente la insulina que genera. A continuación se presentan los síntomas más comunes de esta enfermedad. Si notas alguno de ellos, es posible que desees consultar a un profesional para saber si tienes diabetes o no.

1. Aumento de la sed y necesidad frecuente de orinar

Los diabéticos con frecuencia tienen sed y ganas de orinar. Esto se debe al exceso de glucosa, o azúcar en la sangre, en el cuerpo que los riñones deben filtrar. Estos extraen líquidos de otros tejidos para ayudar a expulsar el exceso de azúcar. Como consecuencia, sentirás más sed para ayudar a los riñones con el proceso. Tomar toda esta agua extra incrementará tus ganas de ir al baño.

2. Visión borrosa

Las personas diabéticas que no llevan un control con frecuencia tienen los niveles de glucosa elevados. Esto puede causar que el cristalino del ojo se nuble, lo que provoca visión borrosa. Por lo general, estos episodios sólo duran mientras los niveles de glucosa están elevados, y una vez que estos se nivelan, la borrosidad desaparece.

3. Dolores de cabeza

Los dolores de cabeza pueden indicar que tienes problemas de glucosa. Las personas con diabetes tienen dolores de cabeza cuando su glucosa está demasiado alta o demasiado baja. Tener dolores de cabeza puede ser un indicador que te sugiere revisar tus niveles de glucosa.

4. Cansancio inexplicable

Si notas que últimamente estás muy cansado, tu cuerpo intenta advertirte que tus niveles de glucosa no están estables. Las personas con frecuencia se sienten cansadas cuando los niveles de glucosa bajan, y posteriormente tienen antojo de cosas dulces o café para ayudar a que sus niveles de glucosa en la sangre vuelvan a subir. Lo más recomendable en estos casos es comer una manzana u otro bocadillo saludable, ya que la cafeína y azúcar procesada pueden agravar el problema.

5. Cambios de humor

Nuestro estado de ánimo depende mucho de nuestros niveles de glucosa. Cuando estos bajan, podamos sentirnos molestos o enojados. Si una persona con frecuencia experimenta cambios de humor, puede llegar a padecer depresión y ansiedad; los cuales son síntomas comunes en diabéticos. Si observas que últimamente has tenido muchos cambios de humor, es posible que desees asegurarte de no padecer diabetes.

6. Pérdida de peso

El cuerpo se vuelve incapaz de utilizar la insulina como energía debido a que el azúcar en la sangre no puede entrar a las células, o bien no se produce insulina en absoluto. Ya que el cuerpo necesita energía, comienza a descomponer la grasa y el músculo. Esto es lo que ocasiona que los diabéticos pierdan peso. Si la descomposición de la grasa continúa sin que la persona reciba tratamiento, puede originarse una afección grave conocida como acetoacidosis. Esta condición se produce en el momento que los productos químicos conocidos como cetonas se descargan en el torrente sanguíneo cuando la grasa se descompone. Las cetonas incrementan la acidez de la sangre.

7. Extrema sensación de hambre

La diabetes produce cambios negativos en los procesos metabólicos del cuerpo. La glucosa es la principal fuente de energía que el cuerpo necesita para realizar las actividades diarias de manera saludable, por lo que tenemos un grave problema si las células de nuestro cuerpo no pueden usarla. El cuerpo reacciona a este déficit de energía haciéndote sentir extremadamente hambriento. Los ataques regulares de hambre y la debilidad en general del cuerpo son incuestionables signos de alerta de diabetes.

8. Hormigueo o sensación de ardor

La neuropatía diabética es un desorden severo que se manifiesta como daño a los nervios provocado por altos niveles de glucosa. Es un trastorno muy grave ya que el daño a los nervios suele ser irreversible. En ocasiones los nervios están tan dañados que las extremidades afectadas se deben amputar. Durante las etapas iniciales, la neuropatía se puede manifestar en forma de hormigueo o sensación de ardor en los pies, brazos y dedos, entre otras partes del cuerpo. Estos son síntomas alarmantes que no debes ignorar.

9. Deterioro de la salud dental

La diabetes afecta la capacidad del cuerpo para protegerse de microorganismos dañinos como las bacterias. Debido a que casi todas las bacterias entran al cuerpo a través de la boca, una persona que padece diabetes podría comenzar a tener diferentes enfermedades en esa parte del cuerpo. La diabetes muy severa puede provocar incluso la pérdida de todos los dientes. Los primeros síntomas de esta condición pueden incluir mala salud dental, deterioro de la mandíbula, inflamación y dolor de las encías, entre otros. Un signo muy perceptible es cuando comienzas a sufrir un problema dental que de repente empeora. La diabetes puede ser la causa de ese problema.

10. Otras complicaciones

La diabetes produce un deterioro en el sistema inmunológico del cuerpo, haciéndolo susceptible a una variedad de infecciones que pueden aparecer de la nada. Pero no hay estudios contundentes en esta área para explicar el motivo exacto de su deterioro. Las infecciones dentales y del tracto urinario son los síntomas más comunes que un individuo debe tener en cuenta. Las mujeres diabéticas también son vulnerables a infecciones vaginales. Se recomienda ampliamente un examen de detección de diabetes en caso de que desarrolles alguna infección junto con los síntomas descritos anteriormente.

11. Reducción de las tasas de curación

Además de causar un notable debilitamiento en el sistema inmunológico, la diabetes también conduce a una reducción drástica de la capacidad de sanación del cuerpo. La ciencia aún no ha logrado explicar adecuadamente los motivos de esos cambios. De alguna manera, los altos niveles de glucosa disminuyen las tasas de curación de infecciones, heridas y otros. Esto puede ser un signo alarmante, especialmente si hay otros síntomas.

12. Ganas constantes de orinar

La diabetes hace que la glucosa en la sangre sobrepase los niveles normales. Esta condición obliga a los riñones a trabajar más de lo usual para eliminar el exceso de la misma efectivamente. Este trabajo extra produce más orina, provocando que el individuo tenga constantemente ganas de ir al baño. Además de ser una distracción, la condición puede causar daño en los riñones, hasta provocar insuficiencia renal si no se trata. Por lo tanto, el que constantemente tengas ganas de orinar puede ser otra notable señal de diabetes y se debe informar a un médico en caso de que continúe por un periodo prolongado.

Pensamientos finales

La diabetes tipo 2 se ha convertido en una enfermedad cada vez más predominante en los últimos años. Esto se puede atribuir a un gran incremento en nuestro consumo de alimentos procesados en los últimos cincuenta años. Si quieres evitarla, asegúrate que tu dieta contenga principalmente alimentos vegetales integrales, pequeñas cantidades de carne y lácteos, y evita los alimentos procesados y enlatados así como la ingesta de azúcar refinada.

Si ya has sido diagnosticado con diabetes tipo 2, aún tienes oportunidad de cambiar tu diagnóstico si modificas tu dieta y añades un poco de ejercicio para perder el sobrepeso.

Si notas que tienes muchos de los síntomas aquí descritos, visita a tu médico para que te realice los estudios necesarios y mida tus niveles de glucosa. Aún puedes liberarte de los síntomas anteriores con un cambio de dieta y estilo de vida.

 

Dejar un Comentario