Compartir
Probarán cámaras para identificar fugitivos o terroristas

Probarán cámaras para identificar fugitivos o terroristas

Autoridades estadounidenses digitalizarán el rostro de quienes se dirijan hacia México a través del Puente Internacional de Anzalduas.

McAllen, Tx. (Agencias).- Autoridades estadounidenses pondrán en operación el próximo verano un programa piloto para digitalizar el rostro de conductores y pasajeros de vehículos en movimiento que se dirijan hacia México a través del Puente Internacional de Anzalduas, cerca de McAllen, Texas.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos planea utilizar los resultados de esta prueba para alistar un despliegue más amplio de esta tecnología en las fronteras Sur y Norte del país.

Esperan que con los datos recabados se pueda identificar a fugitivos o sospechosos de terrorismo, de acuerdo con la directora ejecutiva de la Oficina de Planificación, Análisis de Programa y Evaluación de CBP, Colleen Manaher.

Esta instancia busca desde hace tiempo una forma de identificar a los millones de viajeros que salen del país cada año a través de cruces fronterizos terrestres hacia México y Canadá, con el fin de saber quiénes se quedan en Estados Unidos con permisos vencidos.

La instrucción para usar datos biométricos para identificar a los viajeros que salen del país es añeja, pero no había logrado concretarse debido a que la tecnología no estaba lista y la creación de puntos de control de salida hubiera provocado demoras al tráfico e interrupciones al comercio.

Pero ahora, gracias a los avances en la tecnología de reconocimiento facial, ya es otra historia, y se está cada vez más cerca del objetivo, tanto que para el verano comenzarán a hacerse pruebas en el Puerto de Entrada de Anzalduas.

Una tecnología similar ya se utiliza en en casi una docena de aeropuertos internacionales para garantizar que los viajeros sean realmente quienes dicen ser.

Austin se distancia de quien erija el muro

El cabildo de Austin, la capital de Texas, aprobó una resolución en la que se solidariza con la comunidad inmigrante, prometiendo que la ciudad no realizará ningún negocio con empresas que participen en la construcción del muro fronterizo que planea erigir el Gobierno del presidente Donald Trump.

“En Austin construimos puentes, no muros”, dijo el alcalde Steve Adler, tras la aprobación de la resolución por 10 votos a favor y uno en contra, emitido por la regidora Ellen Troxclair.

Miembros del cabildo hablaron sobre la hospitalidad que Austin ha brindado siempre a los inmigrantes y el valor de la diversidad cultural y económica de la ciudad.

“Si Texas fuera su propio país, ocuparía el segundo lugar, sólo detrás de Estados Unidos, en el comercio total con México, y sería el segundo mayor comprador de exportaciones mexicanas y el segundo mayor proveedor de importaciones a México”, destacó el regidor Sabino “Pío” Rentería.

Dejar un Comentario