Compartir
El cambio – Plaza Zorrilla

El cambio – Plaza Zorrilla

 

En política las redes sociales han quitado más a muchos que lo que les han dado a pocos, sin embargo en el caso de los beneficiados es más severo el juicio que para los perjudicados porque los primeros están permanentemente bajo evaluación, esto sin contar los ejércitos de bots alquilados que por unos pesos ensucian por igual a triunfadores que a perdedores.

Hubo desde alcaldes, diputados locales y federales, así como gobernadores que tras oficializarse sus triunfos por un lapso de tiempo gritaron a los cuatro vientos que su victoria se la debían a Facebook, Twitter, etcétera, pues aseguraron fueron las que más votos les acarrearon sin necesidad de eventos masivos, caminatas y otras formas de entrar en contacto con la ciudadanía.

En el caso de Tamaulipas sí tuvieron mucho qué ver las redes sociales para que se diera la apabullante cuanto histórica derrota del priismo, además de otros factores que fueron allanando, sin querer queriendo, la alternancia en el Gobierno del Estado.

Sin embargo posterior a esto es que fueron cayendo, también a causa del mismo factor de triunfo, tanto justos como pecadores. Porque fue a través de las redes sociales que se generaron los ambientes de repulsa hacia quienes obligados o por temor le entraron a la grilla desde las dependencias estatales.

Pero también hacia algunos recién llegados a los que sus correligionarios no les veían méritos, cuando los que debían ser señalados eran aquellos que se empacharon no sólo de poder sino de dinero público.

Hoy, a 16 meses de que inició la actual administración estatal, lo mejor que ha sucedido en ese lapso es que se fueron enfriando los ánimos y dejaron de fabricarse cibercampañas de desprestigio, muchas de las cuales estaban basadas en oídas o vulgares chismes, atrás quedaron las páginas y cuentas “quemadoras” o aquellas que sin piedad ni evidencias bañaban de estiércol al amparo del cobarde anonimato.

De igual forma poco a poco secretarios, subsecretarios, directores y todo tipo de jefes han dejado de ser ninguneados por aquellos que de forma déspota desairaban las órdenes, bajo la cantaleta “a mí me dio el puesto el gobernador y no mi jefe”, aunque todavía hay quienes ya no lo dicen pero siguen pensando y actuando de igual forma, ignorando que su actitud es contraria a como piensa y hace el jefe del Ejecutivo estatal.

Esta evolución del pensamiento de quienes durante meses se sintieron más papistas que el Papa, es fundamental en este año político por eso urge que se esté machacando desde antier y ayer hasta mañana y pasado mañana, incluso mañana, tarde y noche, personalmente o vía redes sociales, cuál es la actitud que debe imperar desde el intendente hasta el secretario.

APUNTE.- El brete en que se ha metido el acelerado y terco alcalde de Madero, José Andrés Zorrilla Moreno, al insultar la memoria de sus gobernados y de paso burlarse de su inteligencia al cambiarle de nombre a la plaza Isauro Alfaro Otero por Plaza Madero, situación que le ha ocasionado severos cuestionamientos y que podría ser la palada de tierra que le faltaba a sus aspiraciones reeleccionistas, para la que se ha fabricado un falso respaldo popular.

Esto sin contar el desesperado blof que se aventó la semana pasada en la que anunció que se ponía a las órdenes de su partido, cuando los panistas maderenses quisieran que así se hubiese puesto a sus órdenes desde que comenzó su gestión y no que tan pronto ascendió se convirtió en un dique para el progreso regional, todo a causa de su egolatría.

La esperanza de quienes exigen se frene a Zorrilla Moreno, que son los más, es que hasta la semana pasada en la lista de registro de aspirantes no aparecía su nombre, eso podría indicar que la cúpula azul no trabaja bajo presión.

PENDIENTE.- Plausible la campaña iniciada por Jóvenes Tamaulipas, en conjunto con las mesas de Seguridad y Justicia y el Observatorio Ciudadano, para promover el uso correcto de los números de emergencias 911 y 089, ahora le toca a la sociedad poner su grano de arena.

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / [email protected]

Dejar un Comentario