Compartir
El poderoso político que apoya a López Obrador

El poderoso político que apoya a López Obrador

Hay elementos para vaticinar que las elecciones presidenciales en México, las podría ganar el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador o el panista Ricardo Anaya Cortés, si éste fortalece sus acciones para obtener el voto de los mexicanos.

También los hay, para anticipar que el abanderado del PRI, José Antonio Meade, camina hacia la derrota, por la equivocada política del gobierno federal priista que ha sumido en el hambre, la miseria, la inseguridad y desempleo al pueblo mexicano o quizás por un acuerdo o pacto realizado por priistas traidores para que gane López Obrador.

El PRI será derrotado, además, por ser traicionado y abandonado por destacados priistas que no creen ni avalan el proyecto de su candidato.

Personas que conocen de política, aseguran que la deslealtad de los priistas, la promueve el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, quien jamás ha sacado las manos de los asuntos de México, el cual a través de su pandilla de políticos, está apoyando a López Obrador, candidato a la Presidencia de la República, para proteger sus intereses.

Evidentemente al ex presidente mexicano Salinas de Gortari, ya no le interesa el PRI y es el principal responsable del fracaso de este partido, quien desde la oscuridad, respalda con dinero y su pandilla de políticos al ex jefe de gobierno del DF, López Obrador.

Al PRI lo están sepultando políticamente los grandes dinosaurios priistas, claro bajo el mando de Carlos Salinas, como lo son ex gobernadores, ex secretarios federales y mismos ex líderes priistas, para proteger sus intereses.

Carlos Salinas, encabeza la traición hacia el PRI y no se descarta que en esto estén involucrados el Primer Priista de la Nación y el mismo abanderado presidencial del partido tricolor y hasta gobernadores tricolores, porque no

se les observa preocupación, inquietud ni intranquilidad de ir abajo en las encuestas y de estar a punto de ser echados de Los Pinos.

Esa ayuda a Adres Manuel, funcionarios y ex funcionarios federales, se la vienen ofreciendo desde hace varios años, esto ordenado por quienes mandan en el PRI, a fin de cederle terreno, espacio o cancha y vaya que lo han logrado, pues una prueba de ello es el brincadero de chapulines priistas al partido MORENA.

Su salto a MORENA, es una orden, porque los priistas son muy miedosos y nadie se iría por iniciativa propia, ante el temor, luego de haber ocupado cargos públicos, de que los encarcelen, por traicionar a los altos mandos del partido tricolor.

Se han ido a respaldar la candidatura de López Obrador, muchos priistas reconocidos, incluso, lo apoyan, algunos que aún están en el PRI, y si tomaron esta decisión es porque alguien se los está ordenando, porque nadie juega al héroe para luego estar en la cárcel.

Ese movimiento de los priistas se lo atribuyen al señor Carlos Salinas, a través de sus prestanombres.

Como observan un PRI moribundo y vaticinaban su debilitamiento y que no encuentran estrategia para mantener la Presidencia de México, los dinosaurios priistas desde hace varios años apoyan el proyecto de López Obrador y su partido Morena, con el objeto de seguir haciendo lo que se les pegue la gana en México.

Debido a que palparon que López Obrador, se fortalecería política y electoralmente, además que no hay forma de hacerle un fraude electoral, porque la gente no les creería, los poderosos priistas decidieron otorgarle el apoyo y así asegurar la protección de sus intereses.

Muy pronto se observará en el equipo de López Obrador a políticos priistas bastante conocidos, quienes por instrucciones de Carlos Salinas de Gortari, habrán de respaldar la candidatura del tabasqueño.

El candidato panista Ricardo Anaya, tendría que aplicar acciones de vigilancia, para que le jueguen limpio, pues se nota que quienes se enriquecieron bajo las siglas del PRI, pretenden mantener el poder en México, pero a través de López Obrador, quien ha hecho una serie de promesas al pueblo mexicano, las cuales se ve difícil las cumpla.

Ricardo Anaya, tendría que vigilar cerquita que el aspirante presidencial López Obrador, no rebase el financiamiento autorizado para su campaña política y exigir se compruebe de dónde proviene el dinero que está gastando.

En donde Carlos Salinas, mete sus manos, pueden pasar muchas cosas, pues es campeón en la perversidad, para proteger sus intereses.

Andrés Manuel, le está mintiendo a los mexicanos, pues hizo una serie de promesas que no cumpliría, porque más se desestabilizaría la economía del país

Las finanzas del Gobierno Federal, no son tan fuertes como para mantener la educación a millones de estudiantes ni tampoco para incrementar salarios, es una promesa electorera para ganar votos y que no cumpliría, pues si alguien es falso y traidor es él, toda vez que abandonó al PRI, luego de servirse de este instituto durante muchos años.

López Obrador, es más priista que cualquiera de los militantes del PRI y una muestra es que está incorporando a su equipo a los de la mafia del poder, a los cuales durante años los acusó de corruptos y ladrones.

Sus promesas de campaña no las atendería, simplemente porque no gobernaría sólo, sería un “títere”, de ya saben quién y haría lo que le digan.

López Obrador, de llegar a la Presidencia, tendría que poner orden en su equipo de colaboradores, pues lo integran varios políticos de diferente ideología y mucho son ambiciosos y no se descarta lleguen hasta los golpes por la disputa de los puestos públicos, si es que obtiene el triunfo electoral.

A López Obrador le está fallando su equipo, dado que ya cometió el primer error, pues su partido, MORENA, perdió la oportunidad de proponer candidatos a diputados federal por la vía de representación proporcional, por no haber alcanzado en Victoria el 50 por ciento más uno de los asambleístas y no realizar las asambleas en los distritos de la frontera en la entidad.

Por otro lado, viendo las posibilidades de triunfo de López Obrador y ante sus antecedentes de ambición, podrían invadir las ganas a Sergio Guajardo y Aida Zulema Flores Peña, de anunciar su renuncia al PRI, para irse a MORENA y estarían en su derecho, pues tienen que asegurar seguir manteniéndose con el dinero público, como lo han venido haciendo.

El dato: Le anticipo que de ganar la Presidencia de México, el señor Andrés Manuel López Obrador, sería tolerante de la impunidad, pues no encarcelaría a nadie, al contrario liberaría a varios políticos presos, entre ellos ex gobernadores, los cuales son sospechosos de estar financiando su campaña política. Una prueba es el brinco de priistas a Morena y que aún son manipulados por ex gobernadores priistas. Correo: [email protected]l.com

Dejar un Comentario