Compartir
Baden Powell: 161 años

Baden Powell: 161 años

El 22 de febrero del año de 1857 vio luz primera en el mundo Robert Steaphenson Smith, conocido posteriormente en el mundo como Baden Powell, primer Barón de Gillwell.

A algunos les será familiar el dato; l mayoría desconocerá que Baden Powell o BP, como se le conoce en el mundillo donde se desenvolvió, fundó el movimiento scout en el que muchachos y niños aprendieron, en base a jugar, estrategias de supervivencia y otras más, en lo que se ha conocido y crecido, consolidándose como un buen modelo de capacitación, adoptado por otros más en otras disciplinas, y que deja positivos resultados.

Baden Powell fue miembro del ejército inglés, y fue nombrado Primer Barón de Gillwell, donde se ubica hasta nuestros días el primer campo escuela scout del mundo, y a donde acuden año con año miles de personas a capacitarse en los métodos del escultismo -así se le llama- a pesar de que ha tenido cambios que, seguramente, Baden Powell no hubiera aprobado por la forma en que se han llevado a cabo.

El espíritu del scout se basa en el honor, las tradiciones, la responsabilidad, el hacer uno mismo las cosas y bastarse, obviamente, a sí mismo, emprendiendo un compromiso fundamental basado en tres principios prioritarios: Dios, Patria y Hogar, es decir, que el scout basa su crecimiento en su religión, teniendo un estado por el cual sentirse orgulloso y luchar, y entregado a lo más importante: sus raíces, su hogar, su esencia natural de ser humano.

Con las virtudes prioritarias de Lealtad, abnegación y pureza, BP inició una divertida y entusiasta capacitación para jóvenes escultistas, a los que se les enseñaba el arte del campismo como base fundamental, jugar para competir y aprender, y convivir con sus iguales, buscando siempre hacer el bien a los demás, y propiciando la convivencia que hoy en nuestros días ha ido de la mano con las redes sociales al precipicio de la indiferencia y el abandono de las relaciones humanas.

El movimiento ha ido creciendo desde aquel día histórico de 1922, cuando se llevó a cabo e primer campamento de exhibición en el Palacio de Cristal de Londres, y donde surge este que sería un sueño largamente acariciado que prendió y dejó huella en el mundo entero.

Hoy, existe la Federación Internacional de Scouts y cada país tiene sus asociaciones nacionales, logrando consolidar el sueño en realidades que se cristalizan, se pueden medir y sus resultados son altamente positivos.

Movimientos como el presente probablemente estén urgidos de llegar a nuestros hijos, porque se les enseña el valor del ser humano.

A los pequeños, a traváes de la historia del Libro de la Selva y sus personajes que todos conocemos; en la tropa scout, con al mística de las tradiciones de la Corte de Honor y la Mesa Redonda del Rey Arturo, y en el clan de Rovers, con otra mística también mucho muy significativa. Todo enmarcado en un ambiente de camaradería y hermandad.

Vale la pena recordar este tipo de desarrollos porque nos han dado la esencia personal a muchos, nos han permitido crecer y ser suficientes en muchas cosas que emprendemos, propiciando un aprendizaje mayor y sobre todo, el poder compartir y compartirnos a los demás, en el espíritu tan noble que tiene el movimiento Scout.

Baden Powell muere el 8 de enero de 1941 en Kenia, África, rodeado del agradecimiento de millones de muchachos en todo el mundo. Su legado sigue vigente, aunque, como decíamos, ha cambiado en la forma mas no en el espíritu.

En ese sentido, es importante dejar a un lado los asuntos cotidianos y recordar personajes que han trascendido en el mundo dejando una herencia importante, grande, significativa, y que marca los hogares de muchos muchachos en el mundo entero, logrando inculcar valores humanos reales, verdaderos y nobles, basados en la convivencia del individuo con el mismo individuo. Es probablemente lo más importante. Eso, y el que aprendamos a bastarnos a nosotros mismos.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario