Compartir
Almaraz y las redes

Almaraz y las redes

Si a usted no le cae bien el alcalde de Victoria Oscar Almaraz, le recomendamos ubique un punto de recolección de basura, con sus días y horarios establecidos para la recolección: unos minutos -cuando mucho, media hora- antes de que el camión pase, tome una foto de cuando están todas las bolsas de basura, y publique en redes sociales, especialmente en Facebook, que Almaraz no sirve y que su administración es un engaño.

Si usted goza de la estima de Oscar, entonces espere a que pase el camión recolector, e inmediatamente después tome la misma foto y publíquela, argumentando que está cumpliendo a fuerza de ser sinceros. Así de fácil.

¿A dónde va el comentario?

Las redes sociales han perdido los muchos encantos que tenían. Si bien es cierto que nos permiten interactuar con los demás mediante un modelo comunicativo muy distinto, se ha desvirtuado su forma y objetivo, para convertirse en un “virtual laundry”, o un punto donde confluyen los más cobardes, los más argüenderos, los menos objetivos, y llevan la información a sus extremos, adulando o destrozando, sin importar que un comentario inadecuado cambia la percepción de miles -millones- sobre un tema específico o un personaje determinado,

Cualquiera tiene un perfil y cualquiera difama; abundan los que se autonombran “periodistas” y que lo único que hacen es confundir y subir a la plataforma de Facebook comentarios fuere de lugar, ofensivos, misóginos o raciales.

Pero como dicen los refranes mexicanos: “la culpa no la tiene el indio, sino el que lo hace compadre”.

Ya algunas personas se cansan de este tipo de comentarios ofensivos y escritos con dolo, y comienzan a reaccionar. Lo más importante, según nosotros, es la opinión que tienen los lectores -pocos o muchos-sobre nuestra forma de conducirnos y actuar.

El alcalde es muy difamado injustamente en redes sociales, y nos vamos, muchas veces, con la idea de que está trabajando mal, cuando en verdad ni nos damos cuenta ni estamos informados ni sabemos qué se hace.

¿Sabe usted cuánta gente trabaja en este momento rehabilitando alguna arteria vial? No tenemos la información total, y manejamos lo que nos conviene de acuerdo a nuestros intereses. Y como el de la basura, encontraremos muchas noticias falsas, alteradas, que tienen como objetivo el causar alarma, “sensacionalizar”, hacer arguende de lo que están leyendo. Les gusta publicar diatribas y destrozar la reputación de alguien que, para bien o para mal, tiene una situación y una posición social y profesional.

Y eso, estimado amigo, no se vale en ningún ambiente.

Y si usted está a favor de que se haya trabajado en el Ayuntamiento de Victoria, seguramente promoverá esas publicaciones que manejan lo que se hace y la forma en que se maneja; caso contrario: si a usted no le cae bien el alcalde o alguno de los miembros del Cabildo, pues… ¡fácil! Comienza una serie de publicaciones, preferentemente anónimas o de un perfil falso, para triturar a esa persona.

Pero cuando encontramos esos grandes problemas nacionales, usted no le entra, porque allá no le han hecho el desaire de ignorarle, y entonces, no tiene pro qué levantarse como juez destroza reputaciones.

La administración de Oscar Almaraz Smer ha sido, desde nuestra óptica, positiva, y mucho, para los victorenses. De que falta, sí, y mucho, pero no podemos ignorar todo lo que se ha realizado. El pecado de Oscar han sido dos o tres vividores disfrazados de asesores, pero ese mal lo han tenido todos los que gobiernan, así que, pidamos que Oscar pueda echarlos de la nómina y se puedan tomar mejores decisiones.

Pero, insistimos: la administración municipal ha dejado mucha satisfacción a miles de victorenses, y eso hay que destacarlo, elogiarlo, reforzarlo.. y aplaudirlo.

Y dejarnos de chismes de lavadero virtual, atacando como entes argüenderos, mediante las redes sociales, y con la complicidad de un anonimato que enferma.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario