Compartir
Tecnología dañina al alcance de los menores en los hogares

Tecnología dañina al alcance de los menores en los hogares

Es frecuente observar que los menores juegan programas violentos o bélicos en los celulares y muy pocas veces usan esta herramienta como un recurso pedagógico o de enseñanza.

Por Jose Luis Avila.

Cd. Victoria, Tam.- Integrantes de la Asociación Estatal de Padres de Familia (Asepaf) admiten que en muchos hogares no hay un verdadero control hacia los niños respecto al uso de las redes sociales y toda clase de tecnología, cuyo contenido puede ser dañino para la formación de los hijos.

Sobre el tema Santiago Jiménez Zavala, presidente de la citada asociación, puso como ejemplo el hecho que por el trabajo o por omisión muchos padres dejan que sus vástagos pasen horas frente a una computadora o manipulando el celular, sin siquiera poner candados a lo que ellos ven en esos modernos aparatos.

Por ello resulta paradójico que el peligro o el riesgo se encuentre en la propia casa, ya que en las redes sociales abunda toda clase de contenido violento así como imágenes que no son aptas para menores.

Y es frecuente observar que los menores juegan programas violentos o bélicos en los celulares, y muy pocas veces usan esta herramienta como un recurso pedagógico o de enseñanza, por lo que reiteró su insistencia para que los papás y las mamás pongan más atención a esta situación.

Ante este escenario, dijo, que se debe ser más importante revisar lo que los niños ven no solo en las computadoras o teléfonos inteligentes, sino en la propia televisión, que la famosa operación mochila.

“Lo de la mochila es un tema viejo, creo que todos en casa la revisamos, aunque no con eso quiero decir que no sea importante, pero en un momento dado ahora es prioridad estar al pendiente del uso que nuestros niños le dan a las redes sociales a toda clase de aparatos tecnológicos, porque ahí está el peligro”.

Incluso en algunos hogares se ha perdido la comunicación que debe fluir entre padres e hijos por lo que es urgente que los primeros recuperen el diálogo con los hijos o, en su caso, lo provoquen, pues es la única forma que se pueden prevenir o controlar problemas que surjan.

Dejar un Comentario