Compartir
Y, ¿La “clase” política?

Y, ¿La “clase” política?

Con la aparición estelar en redes sociales de una chica de apellido Unda, del puerto de Tampico, se consolida más la idea de que Morena, el partido propiedad del señor López Obrador sigue recogiendo de todo, en aras de obtener un voto, sin importarle un poco siquiera el bien del país que pretende gobernar, o la forma en que se hagan del poder.

Es ganar por ganar, así de claro, sin importar si se llevan entre las patas de los caballos a los demás.

La muchacha tampiqueña, de antecedentes mediáticos en la televisión, donde obviamente, anunciaba el clima, en una muestra más de la denigrante forma que tienen los canales para elegir a las chicas que, amparadas en su belleza física, están obligadas a enseñar un poco más de lo que se debiera, en aras de conservar su trabajo.

Son famosas en Latinoamérica por ser carne de cañón y entretenimiento de muchos magnates, comenzando por la otrora más poderosa cadena televisiva mexicana y muchas más. Lo que se vive dentro de éstas solo la gente de ahí lo sabe, y se aferra a no difundir por temor a las represalias que cada vez son peores.

La muchacha Unda es muy bonita, y de ello no hay la menor duda. Todos tenemos derecho a hacer de nuestras redes y fotos lo que queramos sin necesidad de andar dando explicaciones, y nos queda más que claro, pero de ahí a que una supuesta candidata a senadora propicie los más terribles comentarios hacia su persona y el género al que representa, es otra cosa.

No nos espantamos, y qué bueno que hay chicas hermosas que de repente nos muestran la estética de que es capaz el cuerpo humano regalarnos para deleite visual, pero, no creemos que de esa manera pueda discutir una iniciativa, o que sepa siquiera qué con la reforma energética o la educativa.

Tampoco pensamos que deberá saber cual es el Producto Interno Bruto del país como para calcular un nuevo salario mínimo, o las necesidades en educación, salud y otros rubros.

Se supone que es la “Cámara Alta”, y vemos que ahí va cualquier persona; ¡vaya1, el “Napito”, quien se robó millones de pesos de un sindicato que hoy lo unge de nuevo, es candidato a tener impunidad, perdón, a senador, y así, la lista de los Morenos sigue creciendo en forma alarmante, porque nos demuestra la desfachatez que tiene el Mesías de ese instituto político para burlarse de la clase política, de la sociedad en general y de México entero, porque ha demostrado que puede hacer lo que le venga en gana, gastando todo el capital del partido que fundó sin que nadie le pida cuentas, porque si alguien llega a hacerlo, lo corre por irrespetuoso.

Así se las gastan nuestros políticos.

Y vemos en el PRI la forma tan sucia en que se negocian los puestos plurinominales, es decir, las diputaciones y senadurías de chiripa, que, como limosna a pordioseros políticos se reparten como botín en tiempos de Al Capone.

Llegan parientes de los que estaban y los que vienen y los que están, en una muestra de que les importa poco menos que nada lo que merece o iense la gente.

Así, estamos conformando nuestro nuevo Congreso de Diputados federales, Cámara de Senadores y los paleros que acompañarán a quienes buscan en vano la presidencia de México.

Duele, y duele mucho ver en l o que ha caído la política. Pero más duele porque nadie queremos hacer nada por miedo a que nos desaparezcan, y en ese sentido, tenemos que tragarnos todas esas cosas.

Debería haber alguna regla de honorabilidad. ¿Cómo cree que ningún “independiente2 hizo sus firmas limpiamente?

Merecen ser expulsados del proceso por tramposos, desde la esposa de aquel expresidente, hasta el más consumado vividor.

Y lo peor es que aún no llegan. ¿Qué pasara cuando lo hagan?

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario