Compartir
Diferencias radicales

Diferencias radicales

Dicen que dos cabezas piensan mejor que una, o así nos enseñaron durante años, sin embargo, a veces estas dos cabezas se atrofian, se hacen bolas o no se entienden y lo único que sucede es que hay una crisis de pensamientos e ideologías, tal y como sucede en algunos institutos políticos, de esos que pomposamente se llaman “partidos políticos”, y que son buen pretexto para hacer que unos cuantos vivan como ricos, y otros tengan puestos que debieron, éticamente, ser de elección popular, y que no son más que una concesión económica de sus amigos en el poder: los plurinominales, los vividores, o los de chiripa, como le quiera usted llamar.

Mucha pero mucha gente critica la conformación de listas de los partidos políticos, donde encontramos a los familiares de funcionarios y ex funcionarios, y eso aplica a todos los partidos políticos.

En el caso de los que sienten ya la presidencia en sus manos, llamó mucho la atención el que postulen por Tampico a una dama que no ha mostrado más carrera política que estar afiliada últimamente a un partido, pero que tiene experiencia diciendo si hará o no calor.

Lo que la gente critica es que su primera impresión visual la presenta en poca ropa, no adecuada para ir a una reunión de alguna cámara, es decir, impropia para ser legisladora, y se atribuyen mil y un pretextos para que haya “obtenido” la postulación.

Como ella, está otra mujer que su mérito es ser nuera de un exfuncionario y estar emparentada con un ex gobernador, además de ser hija de un contratista muy conocido hace unos diez años, cuando era quien mandaba en cosa de contratos “concursados”. Todo ello, como dicen algunos, apesta, hiede, supura, porque no hay claridad en la conformación de esas listas que fueron creadas con el pretexto de dar voz a las minorías, pero que son una buena colocación laboral para los familiares, queridas y amigos cercanos. Al menos, así sucede en todos los partidos políticos, que han ocupado este recurso como premio de consolación, y que por la falta de vergüenza de los susodichos, se ocupan por gente sin escrúpulos que sigue viviendo de los presupuestos oficiales: de nuestro dinero, pues.

Y en ese sentido, se calienta más el ambiente político en el país, con la problemática de los candidatos independientes que, ahora resulta, salieron tan bribones como los de los partidos, porque TODOS han mostrado firmas ilegítimas, ilegales.

La señora ex primera Dama del país argumenta que es la única legal, pero no dice que ha violado la ley en miles de ocasiones, y como ella, el Bronco y los demás, lo que hace que sea un proceso sucio y enlodado por donde se vea.

Eso, sinceramente, no lo merece México, ni tampoco a los plurinominales que han llamado como “La Guereja”, o los actores que ante la falta de empleo quieren vivir del erario público, las figuras públicas metidas a vividores a partir de este año, y que no tienen empacho en embolsarse esos indignos salarios que el Congreso de la Unió y el Senado otorgan a esta caterva de vividores.

Es increíble que los que hablan de honestidad permitan eso en sus campañas, sus grupos y sus partidos, y hablamos de todos, hasta los “sin partido” que hoy enarbolan banderas que antaño denostaron, pero que ahora se sienten seguros porque quieren seguir cobrando.

En tanto, miles de tamaulipecos -por lo que acontece aquí- seguiremos buscando la forma de sobrevivir ante la situación actual, y trataremos de hacer lo posible porque nuestros hijos satisfagan sus necesidades sin más ayuda que un indecoroso salario.

Porque los sueldazos, esos y sus compensaciones, se los llevan los de siempre, aunque ahora un poco más: sus queridos y queridas, sus amantes, sus familiares y sus vividores adjuntos.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario