Compartir
Registros – Debates – ¿Músculo?

Registros – Debates – ¿Músculo?

En la cascada de registros de los candidatos a la Alcaldía de Victoria se volvió a presentar el acarreo, síntoma inequívoco de que hay quienes continúan apostando su sobrevivencia, o en este caso su reelección, al voto corporativo, procedimiento que más que una estrategia es una forma más de burlarse de la inteligencia de los votantes.

¿Por qué es una burla? Porque pareciera que los aspirantes a gobernar Victoria, todavía piensan que quienes acudiremos a las urnas nos convenceremos con aglomeraciones o con bailes, con las arengas rancias, cuando es con propuestas y mensajes acordes a la realidad, en los que se dediquen líneas suficientes a temas del día a día como la inseguridad, el desempleo, la transparencia y el combate a la corrupción.

Deben saber que los victorenses ya no resistiremos más tiempo con la incertidumbre del abasto de agua, con una economía débil, con falta de circulante, con eventos violentos a diario, con delitos de impacto al alza, por eso la invitación a pensar muy bien el voto, a evaluar con dureza quién sí puede ser el puente definitivo para gestionar la atención de ésas y otras demandas sociales.

Es el momento de ser exigentes con uno mismo y tomar la mejor decisión, anteponiendo lo que como municipio no interesa a los intereses de grupo o partidistas, evaluar fríamente los resultados de los que nos han gobernado y determinar si embona o no con los actuales tiempos políticos que vive el estado.

Lo que sí es un hecho es que los victorenses, en el sentido estrictamente político, necesitamos sacar todo lo viejo que tenemos y llenar esos huecos con ideas nuevas que nos saquen de una vez por todas de esa modorra en que nos han tenido, sobreviviendo del aparato gubernamental y sacándole la vuelta a la industrialización de la región centro.

Necesitamos que desde ya se dé un giro a la economía local y dejemos de ser la ciudad de los trámites estatales y federales, que se abran espacios para los inversionistas y que se diversifique, con apoyo federal y estatal, la generación de empleos para los centenares de egresados de las universidades aquí instaladas.

Sin embargo nada de esto sería posible, si antes no se mejoran los indicadores delictivos que nuevamente han colocado a la sede de los poderes del Estado en la mira del país y del mundo, situación que sigue afectando a los mismos de siempre.

Insisto, hay que evaluar historias, trabajo, discursos, propuestas, honestidad y la disposición para hacer compromisos realistas y no imposibles sólo para enriquecer la retórica de campaña.

APUNTE.- Los foros que tienen pensado organizar las cámaras empresariales locales con candidatos a las curules federales y a la Alcaldía de Victoria, deberían dejar de ser simples pasarelas para convertirlos en debates de ideas, pero organizados por todo el sector privado.

Un encuentro en el que cada quien muestre y defienda sus propuestas, pero también que se comprometan de forma obligada a cumplir con lo que prometen, que no se diluya la exigencia de que respondan lo que se les cuestiona y que no se convierta en un acto de campaña.

El sector empresarial tiene la oportunidad de unir su voz y hacerse escuchar, de convertirse en una especie de censor de la actuación de diputados, senadores y del Alcalde, de ser la conciencia de quienes ganen en las urnas para que no olviden sus compromisos ni desestimen las demandas sociales.

Si por el contrario continúan cada quien por su lado planteando sus demandas, seguirán estando lejos de ser considerados como unos aliados de la sociedad civil a la que finalmente pertenecen, pero que hasta ahora no ha visto frutos de esa alianza ya sea vía exigencia o algún tipo presión efectiva.

Es cierto que falta aún hay tiempo para este ejercicio, pero también lo es que se va acortando día a día y cuanto más pronto los empresarios se unifiquen y se muestren como bloque, su influencia crecerá.

PENDIENTE.- ¿Qué le interesará más a los victorenses: el músculo partidista o la disposición de las y los candidatos a ser transparentes y obligarse a cumplir? Salvo que el músculo sea producto de esteroides.

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / [email protected]

Dejar un Comentario