Compartir
Viene voto cruzado

Viene voto cruzado

Por al diversidad de resultados, partidos, candidatos y postulados, es prácticamente una realidad: la elección de julio próximo tendrá como resultado, muy significativo en la entidad, el fenómeno conocido como “voto cruzado”, en favor de varios partidos según las preferencias de cada elector.

Los expertos consideran que a la fecha no hay una línea que garantice, por ejemplo, el que hayamos invertido nuestro sufragio pro los mejores hombres.

Hay quien piensa que uno de los 4 aspirantes a la Presidencia es el adecuado para llevar su confianza y su voto, y en contraparte, tiene en su filiación partidaria -coalición- a un apersona que no tiene los méritos para ganar la senaduría, por diversos motivos que tienen que ver con hartazgo, corrupción, con corrupción o con un estilo que no convence pro alguna situación.

Igual sucede con los que pretenden ser alcaldes: hay algunos que no llenan las expectativas como el candidato del mismo partido a otros cargos como diputaciones federales, locales, senadurías o presidencia.

Es por ello que los politólogos consideran que habrá de presentarse un fenómeno muy interesante, porque, aunque es algo que se clama a todas voces, la gente no quiere hablar directamente, porque ya se ha demostrado que en la clase política la costumbre de tomar represalias es práctica común. Los ciudadanos hemos de asistir a cumplir con nuestra obligación, eso no tiene duda, pero de ahí a que hayamos sido convencidos por una sola corriente que os lleve a apoyar a todos sus candidatos… nomás no.

Un claro ejemplo es Victoria su capital, donde las preferencias para presidente están muy polarizadas, no así las que llevan a pretender suponer el resultado para senadores o miembros del Congreso de la Unión, donde la verdad sea dicha, los candidatos son muy pequeños para las expectativas. En este nivel -diputados federales- hay el mayor de los desencantos populares.

No se diga a nivel Cámara Alta, porque los criterios son muy distintos en relación a los que votarán por uno de los candidatos a la presidencia: hay un perfecto desacuerdo con sus candidatos al Senado, y muchos, pero muchos han manifestado que votarán por un partido para presidencia, y otro totalmente distinto para la senaduría.

Pero volviendo con las alcaldías, sí se puede presagiar un resultado que puede ser muy sorpresivo, dado el desencanto generalizado y la forma en que nos hacemos notar los que somos ninguneados o ignorados por alguien que gobierna: sin duda alguna, la represalia mayor que la ciudadanía otorga es el llamado “voto de castigo”, y que se refleja no en las encuestas, no en los comentarios cotidianos, sino en ese pedacito de papel que llamamos boleta y es el que realmente vale.

Muchos políticos no se han puesto a pensar en el peso de la decisión popular, y se han olvidado que ya no es como antes que se podía cambiar el mismo inclusive sustituyendo urnas enteras: ya hay mucha vigilancia que evita los grandes fraudes electorales.

La confianza en el proceso es muy grande, tan grande como el desencanto ciudadano.

Lo que tendrán que hacer los institutos políticos, en base a los resultados sorprendentes de julio, es ponerse a trabajar en esas cosas que se han negado a escuchar y abrir su burbuja de cristal a la voz popular, la de los gobernados, y si quieren tener resultados positivos, tendrán que hacer algo por considerar cuando hay inconformidad, expectativas distintas o alguna otra acción.

Tendrán, en otras palabras, que darse un buen baño de pueblo para entender lo que ha propiciado que la gente busque el voto cruzado el 1 de julio, y procurar las acciones necesarias para garantizar un sufragio para su causa.

Porque de otra forma… se irán a la calle.

Comentarios: [email protected]

Dejar un Comentario