Compartir
El dengue no es merengue

El dengue no es merengue

ANECDOTARIO.
POR JAVIER ROSALES ORTIZ.

Cuando esa enfermedad surgió, cuando los defeños hacían bromas a su costa, nadie pensó que la cosa se pondría en serio, por lo que ahora a nadie más que a la ciudadanía le queda el trabajo de colaborar para evitar que no solo este molesto padecimiento, sino que también peligroso, haga de las suyas en este estado costeño que ahora es gobernado por el PAN.

Y es que ellos, los nativos del Distrito Federal, se morían de risa cuando escucharon el nombre de Dengue y no creían que la dimensión podría rebasar los controles que tiene la Secretaria de Salud de Tamaulipas, la que ahora se multiplica para evitar que un mosquito se deslice para hacer el mal.

Esa secretaría sabe bien que no es con un simple y barato matamoscas como se debe combatir al Aedes aegypti en estos tiempos de acecho, por ello desplegó una serie de acciones para ir con todo no solo contra el Dengue, sino también contra el Zika y la Chikungunya, tres padecimientos que casi son similares en cuanto a los síntomas, pero uno es más peligroso que los otros.

Es por ello que esa secretaría, que es encabezada por la doctora Gloria Molina Gamboa, aboga porque los ciudadanos atiendan los consejos que a través de los medios se difunden para que ese zancudo no los ataque, que no los derribe, porque en el pasado se manejaron estadísticas de afectados que son de cuidado.

Y cómo no, si en el 2005 se reportaron más de 5 mil 500 casos solo de Dengue, enfermedad que provocó el fallecimiento de 23 personas, algo que hace reflexionar sobre el daño que genera este malvado mosquito que se alimenta con la sangre de su víctima y de paso la infecta.

Pero en el 2017, ya con el actual gobierno, se logro alcanzar el 99 por ciento en cuanto al desempeño para combatir a ese zancudo, al grado de que Tamaulipas, a nivel nacional, se coloco en el tercer lugar, por lo que en abril de este año recibió un reconocimiento por caminar hacia la excelencia para cerrar el paso a los vectores.

Por ello las autoridades le piden a los ciudadanos que abran bien los ojos y que le pongan la atención adecuada a este llamado que hace para combatir esas enfermedades mediante el lavado de cubetas, piletas, tinacos y tapar tambos, tinas y asear los macetas, en conclusión evitar el almacenamiento de agua porque es el lugar en donde se reproduce ese bellaco patilargo.

Aconseja también, la secretaría, utilizar repelentes, colocar mosquiteros, usar ropa de color claro, abrir puertas y ventanas cuando operen los fumigadores y deshacerse de neumáticos inservibles donde se acumule agua, porque es una buena forma para combatir ese mosco.

Y es que son importantes los síntomas que comparten esas tres enfermedades provocadas por ese bicho, como lo son fiebre alta, dolor muscular, sarpullido y dolor de cabeza, entre otros, algo que a nadie se le desea.

Algo importante es que no existen vacunas ni tratamientos para estos casos, por lo que se le pide al ciudadano que mediante la prevención se proteja.

La Secretaria de Salud hace lo suyo y ahora a usted le corresponde poner su granote de arena para evitar que las estadísticas se disparen.

Los defeños confundían el dengue, con el merengue.

Ahora, saben que esto no es cosa de broma.

Correo electrónico: [email protected]

Dejar un Comentario