Compartir
Los escoltas de los diputados y el congreso blindado

Los escoltas de los diputados y el congreso blindado

Ante el grave clima de violencia, los diputados del Congreso de Tamaulipas, determinaron blindarse para prevenir riesgos de sufrir un atentado, al privilegiarse con la contratación de escoltas armados y vehículos blindados, para circular seguros, tranquilos y cómodos por las carreteras del Estado.

Para estar bien protegidos y nada les pase, requirieron a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, los servicios para proteger el interior y exterior del edificio legislativo, en donde policías realizan recorridos de inspección y vigilancia con metralletas y pistolas de alto calibre, además estrictas revisiones a la gente al momento de cruzar la caseta de vigilancia, instalada en la puerta de acceso a dicho inmueble.

Los diputados están en su derecho de elevar las medidas para protegerse de los infractores de la ley, peeero debieron someter a la aprobación del Pleno Legislativo la correspondiente Iniciativa de Punto de Acuerdo que les autoriza incrementarse la vigilancia en defensa de su vida, esto tuvo que hacerse, simplemente, porque todo ello lo harán con dinero del pueblo.

Si eso es una atribución de la Presidencia de la Junta de Coordinación Política, es legal la medida, pero debería modificarse la ley para que sea una aprobación de los diputados, por el recurso publico que se está gastando.

Sin embargo, su acción para proteger su vida, no puede ser aceptada ni justificada, porque no han realizado el suficiente y correspondiente trabajo legislativo que garantice la eficiente seguridad a los tamaulipecos. Primero tienen que asegurar una buena protección al pueblo y luego protegerse ellos, ya que es por decisión de la gente que son diputados.

Un medio informativo local publicó que se incrementaron las medidas de seguridad en el Congreso del Estado, presidido por el diputado del PAN, Glafiro Salinas Mendiola.

Da a conocer que el temor por la inseguridad llegó al Congreso Local. Especificó que algunos diputados y el propio edificio han reforzado la seguridad interna y personal. Asegura que varios legisladores utilizan escoltas armados y camionetas blindadas, para circular por ciudades y carreteras de Tamaulipas.

Detalló que la sede del Poder Legislativo cuenta con Policías Estatales en el interior del inmueble del Congreso, además Glafiro y su equipo de seguridad han recomendado a los diputados no viajar de noche y que de hacerlo en ese horario este Poder les asignará elementos de seguridad.

Ya cuentan con vigilancia especial los diputados panistas René Cantú Galván, Joaquín Hernández Correo, hijo del ex líder petrolero Joaquín Hernández Galicia “La Quina” y Nohemí Estrella Leal.

Reitero, los legisladores están en su derecho de exigir seguridad especial personal, pero también debería preocuparse por legislar para que se apruebe mayor presupuesto y acciones legales que garanticen una vigilancia y protección de cerquita a los tamaulipecos.

Los diputados saben del riesgo que implica ser un representante popular y por eso precisamente les pagan más de 100 mil pesos y un montón de vales de gasolina, si no quieren arriesgar su vida, sólo es cuestión de que soliciten licencia y le den oportunidad a su suplente de servir a la gente, si se vayan a su casa, en donde estarán muy bien guardaditos y no expondrán su integridad física.

Todos los tamaulipecos corren riesgos y los han enfrentado con valentía, ante el prevaleciente ambiente de violencia existente en la entidad, por lo que los legisladores no deberían ser miedosos y poner el ejemplo trabajando sin seguridad especial, para evitar gastar dinero público que, quizás no está presupuestado.

Cambiando de tema, la reelección de varios alcaldes está generando serios problemas a los ciudadanos, pues los presidentes municipales interinos, simplemente no cuentan con la capacidad y experiencia para desempeñar

con eficiencia el puesto de elección popular, es decir como acertadamente dice la gente, “no están dando el kilo”.

En varios municipios, las familias, el principal problema que enfrentan y que les ocasiona corajes todos los días, es el desabasto de agua potable, pues desde la seis de la mañana les cortan este servicio, fundamental por cierto, para los quehaceres en el hogar y el aseo personal.

También los alcaldes interinos no han tenido la capacidad para gestionar más y mejor seguridad pública y tampoco para promover empleos con buenos salarios, por lo que los integrantes de los cabildos de esos municipios deberían reforzar su chamba para atender las necesidades ciudadanas, sobre todo de agua potable.

El incumplimiento de un trabajo eficiente de los alcaldes interinos, repercutirá el día de la elección en las aspiraciones de los mandatarios municipales que buscan la reelección.

En otro asunto, el que podría enfrentar problemas legales que le generaría el riesgo de ir a la fresca cárcel, es el ex alcalde de Reynosa José Elías Leal, al detectar las autoridades municipales que durante su administración 2013-2016, dejó una deuda de más de 600 millones de pesos.

Corresponde a un adeudo observado recientemente por la Auditoría Superior de la Federación por 600 millones 334 mil pesos, pertenecientes a fondos federales que no fueron solventados por la pasada administración municipal.

“La contraloría Municipal lleva a cabo lo conducente, aquí debemos dejarle claro a la ciudadanía que las observaciones son para la administración anterior, porque en la actual vamos al corriente y acorde con la Auditoría Superior de la Federación”, aseguró el encargado del despacho de la Presidencia Municipal, Alfonso Peña.

Dijo el funcionario que la citada dependencia municipal inició el proceso para solventar la aplicación de los recursos y que para ello podría llamarse a ex funcionarios municipales.

De no acudir el ex alcalde José Elías y funcionarios involucrados, seguramente la actual administración municipal, procederá a presentar la correspondiente demanda penal, para que las autoridades de justicia les apliquen la ley, en caso de no justificar en base al marco jurídico, el gasto de ese presupuesto federal.

Por otro lado, el que externó su enérgica protesta, es el representante de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA) en Tamaulipas, Mario Guerra González, al considerar que la propuesta del candidato presidencial priista José Antonio Meade, de regularizar unidades ilegales de procedencia extranjera que circulan en el país es electorera y que busca ganar popularidad.

Para Guerra González, es una propuesta que no tiene sustento y que busca ganar adeptos y aseguró que como asociación enviaron una carta al aspirante presidencial priista, cuestionando la oferta realizada, en donde lo reconocen como ciudadano pensante, pero le aseguran que en ese asunto al parecer lo único que busca es ganar votos.

“En esa carta le hacemos ver que hablar de cosas que no se van a cumplir, no se vale”, comentó.

El dato: A los priistas ya no les interesa el PRI y permitirán que este instituto muera políticamente. Los priistas de poder económico y político apoyan a MORENA y buscan apropiarse de este partido en Tamaulipas.

Los políticos geñistas, egidistas y tomasistas han formado un frente para ganar posiciones políticas y tener poder a través de este partido de Andrés Manuel López Obrador.

El líder nacional del PRI, René Juárez Cisneros, debería saber que líder estatal priista Sergio Guajardo Maldonado y algunos alcaldes, apoyan el proyecto ordenado desde la cárcel por el ex gobernador Eugenio Hernández Flores y del huésped de Nuevo León, el ex mandatario Egidio Torre Cantú, de respaldar al candidato presidencial tabasqueño, para seguir teniendo poder político en esta entidad.

Están apoyando con fuertes cantidades de dinero a MORENA, por eso la mayoría de los candidatos son priistas, pero lo que debería saber López Obrador, es que en Tamaulipas MORENA ha dejado de ser de izquierda y un partido de los pobres, en donde ahora mandan los ricos.

Correo:[email protected]

Dejar un Comentario